Los jubilados donostiarras cambian en verano el formato de las protestas

Los pensionistas donostiarras volvieron a manifestarse ayer tras la concentración de Alderdi Eder. /
Los pensionistas donostiarras volvieron a manifestarse ayer tras la concentración de Alderdi Eder.

Interrumpen las concentraciones de los lunes, aunque seguirán reuniéndose para realizar otro tipo de actividades

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

El verano, con todo lo que conlleva -vacaciones, cierre de colegios...-, impone su propio ritmo no solo a los trabajadores y a las familias sino también a los pensionistas guipuzcoanos, que tras debatirlo en varias ocasiones han decidido en algunos casos interrumpir las tradicionales concentraciones de los lunes ante los consistorios y darle a dicho formato un respiro hasta septiembre, aunque no dejarán de protestar. Eso sí, lo harán de otra manera, con actividades que se adecuarán al estío, a los programas de fiestas o incluso a los cursos de verano u otros acontecimientos donde pretenden seguir teniendo visibilidad para que el eco de sus protestas siga llegando a los responsables políticos y más en concreto al Gobierno central.

Ese es el caso de los pensionistas donostiarras, que interrumpen las asambleas y la posterior manifación hasta el 10 de septiembre, aunque seguirán reunióndose en Alderdi Eder para decidir qué otras actividades llevarán a cabo durante el verano. De entrada, ya tienen previsto realizar el lunes 23 de julio una marcha por el Paseo de La Concha hasta el Palacio de Miramar, donde quieren llevar su protesta con motivo de la celebración del curso de verano de la UPV/EHU sobre la 'sostenibilidad actual del sistema de pensiones'.

No será la única, para Semana Grande también tienen previsto realizar en Sagüés un barricote, con chorizo a la sidra, de 11 de la mañana a 3 de la tarde. Son algunas de las actividades previstas a priori, aunque se irán convocando otras sobre la marcha «adaptándolas a la actividad que se registre en verano en la ciudad», según indica Maritxu Serrano, portavoz de Duintasuna.

Y es que a pesar del cambio de Gobierno, los pensionistas siguen convencidos de que sus reivindicaciones siguen siendo «válidas y justas». «Los políticos deben recapacitar, tomarnos en serio y empezar a trabajar», remarcó Marian Esnaola, de la plataforma de jubilados de Donostia, antes de que los congregados iniciaran la tradicional manifestación.

Ayer también hubo concentraciones en algunas localidades del territorio, entre ellas Irun y Zumaia, aunque poco a poco va bajando la intensidad, ya que las plataformas de algunos municipios ya decidieron en junio suspender las movilizaciones hasta después del verano.

Los pensionistas alaveses decidieron el lunes de la semana pasada suspender las protestas, en este caso hasta el 17 de septiembre. Sin embargo, los vizcaínos mantendrán las concentraciones habituales también durante el estío. «Mientras haya una cantidad de gente significativa, seguiremos aquí», anunció Jon Fano, uno de los portavoces.

Los pensionistas vizcaínos no ven problema en que el Gobierno Vasco se encargue de la «gestión administrativa» del pago de las pensiones pero «sin meter la mano» en la caja única de la Seguridad Social, según indicó José Antonio Perea, presidente de la Asociación de Jubilados de Bilbao, quien censuró la política del Gobierno Vasco, que pasa, a su entender, por «imponer las pensiones privadas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos