El ITC cierra después de veinte años ofreciendo formación al transporte guipuzcoano

Acceso a las instalaciones del Instituto de Transporte, Comercio y Marketing, en Zaisa./F. DE LA HERA
Acceso a las instalaciones del Instituto de Transporte, Comercio y Marketing, en Zaisa. / F. DE LA HERA

La fundación no resultó adjudicataria de ni un solo curso en la última convocatoria de Lanbide que, por primera vez, tenía además una vigencia de dos ejercicios

IÑIGO MORONDOIRUN.

La Fundación ITC (Instituto de Transporte, Comercio y Marketing) ha anunciado el cese de su actividad, un cierre que se hará efectivo mañana miércoles. Terminan así casi dos décadas de trabajo en la promoción de formación y capacitación de desempleados y personal laboral para puestos relacionados, fundamentalmente, con el sector del transporte y la logística.

«Ha sido una decisión triste y muy dura», asegura José Ramón Lecároz, que como presidente de Ateia (Asociación Empresarial de Transitarios de Gipuzkoa) ha ostentado la presidencia de la Fundación ITC en el último año. «La razón del cierre es bien sencilla. Esta fundación lleva 20 años en una labor de ofrecer formación y aproximadamente el 70% de la financiación la aportaban los cursos de Lanbide. En la última convocatoria, que además, por vez primera, en lugar de para un año era para los dos próximos, se nos han adjudicado cero cursos».

La cifra

400 alumnos al año
ha formado de media la Fundación ITC, de los que un 35% eran desempleados. Su porcentaje de inserción laboral ha rondado el 70% y ha mantenido una bolsa de empleo gratuita y actualizada a disposición del sector.

Sí ha recibido, por contra, el 100% de las formaciones que propuso en Hobetuz, pero representan muchísimas menos horas que los cursos para desempleados de Lanbide y, por tanto, una subvención mucho menor. «Sin cursos de Lanbide esto no tiene razón de ser. Planteamos recursos a la resolución, pero el día 22 se publicó la decisión definitiva y seguíamos igual, con cero». El problema, apunta Lecároz, no era solo la dificultad de mantenerse en pie los dos próximos años, sino que «en la siguiente convocatoria se puntuará la formación realizada en el periodo anterior. Tendríamos cero puntos y, por tanto, ninguna opción práctica de que nos adjudicaran curso alguno. Es decir, ya estamos fuera de Lanbide y ante esa situación y con la perspectiva económica también muy presente, los patronos tomamos el día 23 una decisión que nos resultó durísima, pero seguir sería como mantener abierta una carpintería en la que ya no hay madera».

Los datos

Nacimiento
La Fundación ITC nació en 1999 derivada del trabajo realizado por el Instituto de Transporte, Comercio y Marketing que puso en marcha la agencia de desarrollo del Bidasoa en 1993.
Patronos
Ateia Gipuzkoa-OLT (Asociación de Transitarios-Organización para la Logística y el Transporte), presidencia; Bidasoa activa (agencia de desarrollo del Bidasoa), vicepresidencia; Colegio Oficial de Agentes de Aduanas de Irun, secretaría; Zaisa; Instituto Plaiaundi.
Otras actividades
Entre 2005 y 2009 llevó la secretaría técnica de Gizloga, el Foro de Logística de la Diputación foral de Gipuzkoa, y ha mantenido la web de competitividad sectorial Garraiodata con noticias e información actualizada del sector.

La resolución de Lanbide no ha sido ni mucho menos la esperada, «pero sí que llevábamos un tiempo viendo que los nuevos criterios que se iban incorporando a las valoraciones no nos beneficiaban, más bien lo contrario». Con todo, estos últimos años el número de cursos para desempleados que se adjudicaban al ITC ha oscilado entre seis y diez. En el último ejercicio, por ejemplo, fueron nueve. «Podíamos temernos que este año hubiera una reducción, pero algo como lo que ha pasado no lo veíamos venir». Lecároz quiso dejar claro que no buscan culpables. «Lanbide debe preocuparse por detectar las necesidades en distintos sectores y ofrecer una formación que responda a la demanda existente y yo creo que lo está haciendo. Eso no quita para que la resolución de este año nos haya resultado sorprendente».

Una de las cosas que más ha preocupado en el ITC, sobre todo entre sus patronos, es que los cursos concretos a los que había optado el ITC no se han adjudicado a otros centros, academias o fundaciones. Se han priorizado otras formaciones en otros sectores y el esfuerzo dirigido al sector, especialmente en Gipuzkoa, ha quedado sensiblemente reducido respecto a convocatorias previas.

«La formación es esencial»

A lo largo de todos estos años, miles de personas han encontrado en la Fundación ITC un espacio de formación que en ocasiones les ha servido incluso de plataforma directa para saltar al mercado laboral. Si bien los cursos de Lanbide han sido claves en el sustento económico del proyecto, la agilidad para responder a las necesidades formativas que planteaban las empresas del sector ha sido su mejor aval.

«Los criterios de Lanbide han cambiado y eso no nos beneficiaba, pero esto no lo vimos venir en absoluto» José Ramón Lecároz, Presidente del Patronato del ITC

«No impartir cursos los próximos dos años nos deja sin opciones en las próximas convocatorias»

«La decisión del cierre ha sido dura, pero seguir era mantener una carpintería en la que no hay madera»

La patronal guipuzcoana del transporte por carretera Guitrans valora que «en el Bidasoa, donde el sector es uno de los pilares de la economía comarcal, el cierre del ITC es una mala noticia». Sostiene que «la formación en transporte es fundamental para el desempeño de la actividad. En algunos casos se trata de formación obligatoria para desarrollar la actividad; en otros es formación para la adecuación de los profesionales a los nuevos modelos de gestión, de empresa y a la revolución tecnológica que estamos viviendo. Tan importante es una como otra».

Por esa razón, la asociación empresarial tiene claro que «a pesar del cierre del ITC, inevitablemente hay que dar respuesta a la imperiosa necesidad de formación que existe en el sector». Recuerda que «Guitrans Fundazioa lleva años diseñando programas de formación especializados para las empresas de transporte de toda Gipuzkoa y vamos a seguir trabajando para que ningún profesional del transporte tenga problemas para mejorar su cualificación».