Unos 22.000 guipuzcoanos, a la espera de una respuesta para no pagar la Renta

Esos contribuyentes, que ingresan entre 12.001 y 14.000 euros al año, se ahorrarían entre 120 y 700 euros anuales si se aplica la exención estatal

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

A la expectativa. Desde que conocieron que sus vecinos en el Estado no deben cumplimentar su declaración de la Renta, los contribuyentes guipuzcoanos que ingresan más de 12.000 euros al año pero menos de 14.000 esperan que la Hacienda foral anuncie la aplicación de la misma medida. No es que después de seis meses desde que entrara en vigor la norma en España se hayan producido decenas de cambios de residencia a territorio común para pagar menos impuestos, pero el colectivo considera un agravio no se adopte una medida que significará un pequeño respiro para muchos.

Concretamente en Gipuzkoa se verían beneficiados algo más de 22.000 contribuyentes, que ingresan rentas entre los 12.001 y los 14.000 euros. Prácticamente 12.000 de ellos serían asalariados y, el resto, pensionistas, y se ahorrarían entre 120 y 700 euros anuales. El fisco foral analiza también la reducción de tributación que se ha aplicado a las rentas de entre los 14.000 y los 18.000 euros. Esa disminución afectaría a otros, al menos, 40.000 guipuzcoanos.

En el conjunto del Estado, la cifra de contribuyentes beneficiados por la reforma del IRPF (con todos los conceptos retocados) asciende a 3,1 millones según un informe del Banco de España. En concreto, de la disminución de la cuota del gravamen han resultado favorecidos 2,3 millones de tributantes que se ahorrarán una media de 480 euros en su factura fiscal.

En Gipuzkoa, serían algo más de 160.000 los contribuyentes que no tendrían la obligación de declarar su IRPF de implementarse la subida del límite exento, ya que los ingresos que perciben a lo largo del año no superan la barrera de los 14.000 euros. Actualmente, gracias a la exención de las rentas al IRPF en el territorio por percibir ingresos inferiores a los 12.000 euros, se libran de abonar el gravamen algo más del 25% de los tributantes. Concretamente son unos 140.000 guipuzcoanos (asalariados y pensionistas) de los cerca de 500.000 potenciales contribuyentes, los que no se ven en la obligación de realizar esa declaración al no llegar hasta ese nivel de renta.

El impacto para las arcas forales de la subida de ese límite de exención hasta los 14.000 euros podría rondar los 10 millones al año, lo que supone alrededor del 0,25% de la recaudación total de Gipuzkoa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos