Los precios se desploman en la recta final del año

Los precios se desploman en la recta final del año

El IPC de diciembre cae hasta el 1,2%, casi un punto menos que hace solo dos meses, por la bajada de los carburantes | Pensionistas y funcionarios ganarán poder adquisitivo porque la inflación sube menos quel alza de su nómina

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Los precios se moderaron en noviembre después de un año marcado por una inflación en torno al 2% y bajó hasta el 1,7%, seis décimas menos que en octubre, sobre todo por la luz, pero también por los carburantes. Este mes de diciembre la caída se hace más visible y el IPC cae hasta el 1,2%, casi un punto menos que solo dos meses antes, según el indicador adelantado publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La razón vuelve a ser la bajada del precio de los carburantes (gasoil y gasolina), según aclara el INE, aunque al ser un indicador adelantado no muestra desglosado la variación de los precios por productos y saber con detalle qué partidas de la cesta de la compra han disparado sus precios y cuáles han bajado. Habrá que esperar a su publicación definitiva a mediados de enero.

Aumenta el poder de compra

Este IPC del 1,2% es la vigésima octava tasa positiva que encadena la inflacion interanual. Esto implica que los precios son hoy un 1,2% superiores a los de hace un año. Aún así, muchos ciudadanos ganarán poder adquisitivo en el año que comienza. Por un lado, los pensionistas verán cómo se incrementa su nómina un 1,6% con carácter general y un 3% en el caso de las mínimas y no contributivas, lo que supone al menos cuatro décimas más que el IPC.

Es más, los pensionistas dejan atrás la revalorización automática del 0,25% decretada por el Gobierno de Rajoy y no volverán a experimentar una pérdida de poder de compra en los próximos años -como ocurrió en 2016 y 2017-. Este mismo viernes el Consejo de Ministros ha aprobado la nueva fórmula de actualización de acuerdo con el IPC anual. Este año será, por tanto, del 1,7% al hacer una media de la tasa de inflación desde diciembre de 2017 a noviembre de 2018, una décima más del 1,6% pactado previamente. Por tanto, el Gobierno deberá abonar en una sola paga esa décima de diferencia antes del próximo 1 de abril (fecha límite que establece por ley), aunque fuentes del Gobierno consideran que se ingresará previsiblemente en la nómina de febrero y supondrá un coste adicional para el Estado de unos 128 millones de euros.

De esta forma, si el Ejecutivo no hubiera adoptado esta nueva fórmula de revalorización de pensiones, se hubiera ahorrado ese dinero porque el IPC de diciembre ha quedado cuatro décimas por debajo del 1,6% previsto.

Los funcionarios también ganarán poder adquisitivo después de la subida del salario un 2,25% pactada por el Gobierno y aprobada por real decreto en Consejo de Ministros del pasado viernes en Barcelona. Además hay otro medio punto variable: un 0,25% ligado a la evolución que registrase el PIB y otro tanto en función de los fondos adicionales que pudiera aportar el Ejecutivo.

Incluso la subida de los sueldos en los nuevos convenios colectivos están pactadas con los sindicatos en el 1,95% de media, lo que supone un aumento del poder de compra de más de siete décimas.