Idoia Iturbe: «Internacionalizarse requiere un cambio en la mentalidad de toda la empresa»

Idoia Iturbe creó Globalik Consulting cuando, tras una vida azarosa y viajera, quiso dar un giro y acometer su propio proyecto./LOBO ALTUNA
Idoia Iturbe creó Globalik Consulting cuando, tras una vida azarosa y viajera, quiso dar un giro y acometer su propio proyecto. / LOBO ALTUNA

Idoia Iturbe aconseja «no caer en modas» a la hora de buscar expandirse a otros mercados, «se debe valorar cuál es el más óptimo para cada empresa»

ION FERNÁNDEZSAN SEBASTIÁN.

«Las empresas grandes, más o menos, saben en qué país o países quieren implantarse. Las pequeñas y medianas tienen más dudas». Para unas y para otras Globalik Consulting, con Idoia Iturbe a la cabeza, ofrece sus servicios. La empresa donostiarra ayuda a todas las organizaciones a internacionalizarse, un proceso que «no es sencillo».

- ¿Por qué debe una empresa apostar por internacionalizarse?

- Para algunas empresas no es una opción, sino un imperativo. El mercado en el que se encuentran está cayendo y no les queda más remedio que salir y expandirse. Para esa empresa supone una necesidad. Si no lo hace, muere. Lo ideal es internacionalizarse cuando se tienen recursos y un producto o servicio diferencial que se quiere llevar a otros mercados. A su vez, internacionalizarse permite incrementar las ventas y ganar competitividad, concretamente ayuda a mejorar los productos y a adquirir unos estándares de calidad mayores.

«El tamaño ya no es necesario para salir fuera, hoy en día premia el aportar un valor añadido»

- ¿Todas las empresas tienen capacidad para ello?

- Prácticamente la mayoría. Eso sí, también unas tienen más probabilidades de éxito que otras. La internacionalización no depende hoy en día del tamaño de la organización, está más relacionado con el desarrollo del producto o servicio, la diferenciación, o el hecho de ofrecer una ventaja competitiva con respecto al resto. Tampoco vamos a negar que los recursos de las grandes compañías ayudan, pero destaca el contar con un producto o servicio con un valor añadido.

- ¿Qué organizaciones son más propensas?

- Hay tres tipos que siguen este camino. Primero están aquellas que tienen en su ADN la internacionalización, siguen apostando por ello y quieren seguir consolidando su presencia en nuevos países. Luego, nos encontramos con las empresas que observan que la internacionalización es imprescindible para su crecimiento. En este grupo se incluyen hoy en día muchas startup, para las cuales se ha acuñado el término 'born global' o nacidas para un mercado global. En tercer lugar hay que hablar de las compañías que tienen la necesidad de salir para sobrevivir. El tejido empresarial de Euskadi, muy industrializado, hace que principalmente sean este tipo de organizaciones las que se decanten por internacionalizarse.

- ¿Cómo se sabe si merece la pena para una empresa?

- A partir de un análisis. Hay que comprobar nuestras capacidades, recursos, productos y competitividad. En base a ello se valora si existe algún mercado interesante y en el que podamos tener encaje. Finalmente, se debe analizar con detenimiento la rentabilidad de lanzarse a otros mercados. En mi opinión, siempre merece la pena, porque optas a incrementar la facturación y la competitividad de la compañía.

La empresa

2013
año de fundación.
2013
La empresa donostiarra cuenta actualmente en plantilla con seis trabajadores.
2013
Actividad
Servicios de internacionalización
Desde el análisis de partida de la empresa, reflexión y realización de la hoja de ruta hasta la puesta en marcha de la implantación en el país de destino.

- Todo el proceso resultará complicado.

- Se trata de un camino largo, que requiere mucho esfuerzo y en el que tiene que haber un cambio de mentalidad por parte de toda la empresa. Internacionalizarse no es mandar un producto a otro lado, hay que adaptarse al nuevo mercado.

- ¿Qué mercados resultan hoy en día más atractivos?

- No existe uno idóneo para todas las empresas. No hay que caer en tendencias. Hubo un tiempo en el que todas las organizaciones tenían que ir a China. Y en otro momento, todas debían estar en Brasil. Esos países pueden resultar interesantes para algunas, pero no para otras. Hay que valorar cuál es el mercado óptimo para cada compañía. La clave se encuentra en llevar a cabo un análisis, tomar la decisión en función del producto o servicio y las capacidades de cada empresa.

- ¿Cuál es la esencia de Globalik?

- La experiencia del equipo en este campo y nuestra capacidad para comprender las necesidades del empresario vasco. Hemos vivido, trabajado y experimentado de primera mano la internacionalización de diferentes organizaciones. Sabemos cómo hacer este camino. Y también conocemos las raíces de las organizaciones del País Vasco. En Globalik nos reunimos con nuestros clientes y buscamos entender cuáles son sus demandas. Definimos cómo les podemos ayudar y acompañar desde la experiencia de haber recorrido ese camino antes. Hacemos un servicio a medida para cada compañía.

- ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional antes de crear Globalik?

- Realicé la carrera y un Máster en Gestión Internacional en San Sebastián. Después decidí estudiar un Máster en Emprendimiento en Mercados Internacionales en Suecia. Posteriormente, llevé a cabo unas prácticas en un centro tecnológico de Euskadi. Y, más tarde, me trasladé a Oriente Medio para llevar a cabo proyectos de oportunidades de inversión en diferentes países para una multinacional con sede en Bruselas. Para esta organización trabajé cinco años y luego vine aquí para ejercer de directora de exportación de otra empresa. Me encargué de los mercados de Oriente Medio, Asia y Estados Unidos.

- ¿Qué le llevó a fundar Globalik?

- Formar una familia. La maternidad me llevó a que no pudiera estar seis meses viajando. Tuve que plantearme si hacer un parón en mi trayectoria profesional o continuarla desde otra perspectiva. Aquí entró en juego mi visión emprendedora, heredada de mi padre. Fue el momento de dar el salto y ofrecer mi experiencia en el campo de la internacionalización a las empresas. Por esto decidí fundar Globalik Consulting.

- ¿Resultó duró el comienzo?

- No tengo la sensación de que fueran complicado. No obstante, es cierto que no resulta nada fácil presentarse en una empresa siendo una compañía nueva. En Euskadi las organizaciones no están acostumbradas a invertir en consultoría. Hubo que hacerles entender sus beneficios y que tuvieran confianza en mí. Desde el inicio me ha tocado dedicarle mucho tiempo a Globalik.

- ¿Qué ha aprendido estos años al frente de la empresa?

- A tener una dedicación extra para la gestión de una compañía. Si fundas una empresa te preocupas por ella de otra manera que si trabajas por cuenta ajena. Te adaptas a tus clientes y te dedicas a ellos, pero no tienes que olvidar destinar tiempo a la gestión de la empresa. Tienes un sentido de la responsabilidad mucho mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos