El interés de las conserveras vascas ha mantenido el precio

V. AGUIRRE | ALBERTO ECHALUCE

El elevado volumen de capturas en apenas dos meses de campaña conllevaba el riesgo de tirar los precios del bonito a la baja y provocar un 'agujero' en las previsiones económicas de la flota vasca. Pero las conserveras locales han acudido a las subastas con más interés que nunca, con lo cual han permitido mantener unas mejores cotizaciones de la escecie. Leandro Azkue considera necesario valorar el apoyo de estas industria. Y asegura que el beneficio ha sido doble porque, al tiempo que garantizaban unos buenos ingresos a los arrantzales «han dispuesto de un producto de calidad, ultrafresco, ya que las costeras han sido muy cortas, y en abundancia» cuando otros años tenían que comprar bonito fuera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos