La huelga del Metal en Bizkaia acaba hoy tras arreciar la presión y los incidentes

Trabajadores en la marcha entre Sestao y Barakaldo. /  M. SALGUERO
Trabajadores en la marcha entre Sestao y Barakaldo. / M. SALGUERO

DV

La cuarta y penúltima jornada de huelga en el metal vizcaíno deparó ayer un alarmante repunte de la tensión. El recrudecimiento de los piquetes, esencialmente en el Duranguesado, derivó en cortes de carretera y enfrentamientos con agentes del orden, con un saldo de dos detenidos, luego puestos en libertad. La gravedad de los hechos condujo a ELA, sindicato hegemónico del sector, a llamar en un comunicado a evitar conflictos que «desvirtúan y devalúan» la presión sindical, con el añadido de la unidad lograda entre las cuatro grandes centrales. El sindicatona cionalista acompañó con todo su advertencia de una crítica a la «desproporcionada» respuesta policial. La Federación Vizcaína de Empresas del Metal, por su parte, condenó de forma enérgica los episodios protagonizados por piquetes. Con este panorama, las partes han de pactar una fecha de julio para sentarse a negociar. El director gerente de FVEM, Adolfo Rey, avisa de que las cinco huelgas desde mayo no alterarán su hoja de ruta.