El 'hambre' inversor de las 'startup' obliga a renovar con antelación el programa Aurrera

Azpiazu, Tapia y Sánchez firmaron ayer en Miramón el acuerdo para renovar el programa Aurrera de apoyo a las 'startup'./IREKIA
Azpiazu, Tapia y Sánchez firmaron ayer en Miramón el acuerdo para renovar el programa Aurrera de apoyo a las 'startup'. / IREKIA

La Spri, el IVF y Elkargi aportan 5 millones a una segunda ronda de financiación, tras agotarse la primera, de 4,5 millones, tres años antes de lo previsto

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

Una buena idea empresarial se queda en el limbo si carece de financiación. El programa Aurrera quiere facilitar el despegue de 'startup' y de pymes de nueva creación inyectando dinero en condiciones favorables para evitar que

estos proyectos naufraguen. La iniciativa, impulsada por la Spri, el Instituto Vasco de Finanzas (IVF) y Elkargi, arrancó en marzo de 2018 con un presupuesto de 5 millones de euros a invertir en cuatro años. El 'hambre' inversor de las 'startup' ha sido tal que en poco más de un ejercicio la partida se ha consumido.

128.000
euros
ha sido el importe medio de las operaciones aprobadas en el programa
El importe máximo de los préstamos es de 250.000.

La buena acogida del plan ha llevado a sus impulsores a renovar el acuerdo tres años antes de lo previsto y evitar así un parón. La consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia; el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu; y el presidente de Elkargi, Josu Sánchez, revalidaron ayer en el parque tecnológico de Miramón el acuerdo que, en esta ocasión, dota a la iniciativa con 5 millones de euros.

Bizkaia ha captado el 38% de las operaciones del plan, Gipuzkoa el 35% y Álava el 27%

Este presupuesto servirá para conceder préstamos a largo plazo a pequeñas y medianas empresas de nueva creación, con un máximo de tres años de antigüedad desde el inicio de su actividad. Deberán desarrollar una actividad emprendedora y comprometerse con un proyecto empresarial que genere al menos tres empleos en tres años.

Azpiazu explicó que el Instituto Vasco de Finanzas concede préstamos directos con un importe mínimo de 50.000 euros y máximo de 250.000, con un tipo de interés de Euribor +1,25%, un plazo de amortización de hasta siete años y una carencia de hasta dos. La empresa solicitante aportará al menos un 30% de la necesidad de financiación del proyecto, por lo que los 5 millones de euros aportados por IVF se convertirán en al menos en 7,15 millones de inversión directa.

Las operaciones financieras se formalizan directamente por el citado instituto y deberán contar con el aval de Elkargi. Esta última evaluará las solicitudes aplicando los criterios de análisis y decisión que utiliza habitualmente en su actividad avalista. Destaca el hecho de que en ningún caso se exigen garantías hipotecarias a las personas solicitantes, ni firmas de familiares u otras personas diferentes a aquellas promotoras e impulsoras de los proyectos.

El presidente de Elkargi, Josu Sánchez, basándose en el resultado de la primera convocatoria, no dudó en afirmar que ha sido un «éxito», de ahí la segunda ronda de financiación rubricada ayer.

34 operaciones

Desde marzo del año pasado hasta hoy se han aprobado 34 operaciones por cerca de 4,5 millones de euros, habiéndose formalizado hasta la fecha 30 operaciones por casi 3,6 millones. Éstas se distribuyen entre diversos sectores de actividad, destacando la biotecnología, industria aditiva, nuevos materiales y tecnologías de la información. Aunque la mayoría de las empresas de nueva creación que se han beneficiado del programa acreditan un alto perfil tecnológico, también han tenido cabida otras iniciativas vinculadas a sectores más tradicionales, como el textil o la fisioterapia.

La distribución entre los tres territorios ha sido uniforme. Bizkaia ha sido la principal receptora (38% de las operaciones), seguida de Gipuzkoa (35%) y Araba (27%). El importe medio por proyecto ha rondado los 128.000 euros, habiéndose creado 182 empleos.

En la presentación de la nueva edición del plan participaron Alberto Delgado y Eider Sánchez, fundadores de la firma alavesa Veltium y de la compañía guipuzcoana Naru Intelligence, respectivamente. Ambas 'startup' han utilizado la línea de financiación del programa.

Alberto Delgado explicó que el plan ha ayudado a su 'startup' a financiar las primeras etapas de fabricación de sus productos, una vez finalizados los desarrollos. La firma se dedica a sistemas de recarga de vehículos eléctricos.

Por su parte, Eider Sánchez explicó que Aurrera «nos ha servido para acelerar el desarrollo y llegada al mercado del sistema Step de inteligencia artificial, dirigido a la mejora de resultados del seguimiento de pacientes con cáncer».

Más