El Gobierno Vasco propone un trueque con Portugal que evite cerrar la costera de bonito

Descarga de bonito en el puerto de Pasaia en una campaña anterior./ARIZMENDI
Descarga de bonito en el puerto de Pasaia en una campaña anterior. / ARIZMENDI

La Secretaría de Pesca decreta la suspensión precautoria el día 18 por agotamiento de cuota | Los arrantzales reconocen que el cierre de la campaña no les sorprende dado que las capturas alcanzan ya el 80% del total autorizado

V. AGUIRRE Alberto Echaluce
V. AGUIRRE ALBERTO ECHALUCESAN SEBASTIÁN.

La campaña de pesca del bonito de este año amenaza con convertirse en la más corta de la historia reciente. Si las negociaciones en marcha no fructifican, el proximo sábado, día 18, la flota deberá cejar en las capturas después de que el jueves por la noche la Secretaría de Pesca marítima ordenara el cierre precautorio de la costera ante el previsible agotamiento de la cuota y para proceder a un recuento exhaustivo.

La medida no ha cogido por sorpresa a los arrantzales, que reconocían ayer que al cierre de la semana anterior ya habían capturado el 75% de la cuota disponible para este año, fijada en 15.015 toneladas y que el ritmo de capturas ronda las 2.000 toneladas semanales. Desde el Gobierno Vasco, Leandro Azkue, director de Pesca del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, informaba de que los datos llegados ayer confirman que se ha alcanzado el 80% de la cuota -12.020 toneladas- y que las capturas avanzan a un ritmo de entre el 8% y el 10% semanal.

Desde su responsabilidad, Azkue considera que las autoridades pesqueras han actuado «si no con precipitación, al menos si con cierta prisa» a la hora de decretar el cierre de la pesquería ya que a su juicio, con el 20% de cuota restante disponible sería posible prolongar la campaña hasta finales de agosto «o al menos una semana más, hasta el día 25». En respaldo a esta opinión, el director de Pesca, que mantiene un contacto permanente con la Dirección estatal de Recursos Pesqueros, ha pedido formalmente que se retrase el cierre y en paralelo que se negocie con Portugal un trueque de su cuota de bonito -pesquería a la que no dedica un especial esfuerzo- a cambio de otra especie de menor interés para la flota española. Azkue resalta que existen antecedentes exitosos de intercambio con las autoridades lusas por lo que considera factible el acuerdo.

Especie cercana

El Gobierno Vasco cuenta con recibir una respuesta antes de que concluya la semana próxima, después de que la directora general de Recursos Pesqueros se reincorpore al Ministerio y valore la propuesta. «Con lo que queda de cuota y con alguna cesión de Portugal no habría impedimento para poder continuar pescando bonito por los menos hasta final de mes», sostiene Azkue.

A la situación actual se llega después de una inusual campaña de excelentes capturas, con el añadido de la cercanía del bonito, que se ha encontrado en abundancia a apenas dos horas de los puertos vascos.

El cierre de la costera supondría un imponderable para los arrantzales debido a que habitualmente se prolonga hasta octubre, pero en esta ocasión el ritmo de capturas, con descargas de 40.000 kilos de media por barco, han desembocado en que la flota tenga que apurar los últimos días de faenas antes del cierre. El parón conllevará que a partir del día 18 los barcos de arrastre pelágico de Francia e Irlanda serán los únicos que tendrán cuota, con lo que la oferta de bonito sería exclusivamente de esta flota. La vasca de cerco, la mayoritaria, deberá dedicarse a otras especies, como la sardina y el chicharro, mientras que la de cacea, integrada sobre todo por barcos vizcaínos, tendrá que amarrar hasta febrero, cuando se abra la pesquería del verdel.

Las cifras

12.020 toneladas
de bonito se habían capturado hasta ayer sobre una cuota total de 15.015, el 80,05%, según informó el Gobierno Vasco.
6.700 toneladas.
El pasado año las descargas en los puertos vascos se quedaron en esa cantidad, con un valor en primera venta de 26,3 millones de euros y un precio medio de 3,89 euros/kilo. Getaria lideró el capítulo de descargas con cerca de 2,8 millones de kilos, seguida de Hondarribia con 2 millones. En Bermeo se desembarcaron 701.000 kilos y en Ondarroa se contabilizaron 603.000 kilos.

Los arrantzales comenzaron en julio la campaña de bonito con buenas capturas. Así, para el día 27 llevaban descargados 8.182.611 kilos, más de la mitad de la cuota, con lo que se encendieron las luces rojas. Sin adoptar ninguna autorregulación esperaron a la llegada de las fiestas de Getaria y Hondarribia, puertos principales de captura, para aminorar el ritmo con el parón festivo de ambas flotas . No obstante, se lanzaron para adelante encontrándose ayer con la orden del Gobierno para que paren las descargas ante el presumible agotamiento de la cuota.

Los arrantzales han encontrado muy cerca el pescado, lo que ha contribuido a esas capturas significativas. Ello ha aumentado la rentabilidad, ya que se reduce el consumo de gasoil si se compara con las largas travesías cuando tienen que acudir a los caladeros de Irlanda. Otro factor que incide es la elevada temperatura de la mar, que posibilita la concentración de los túnidos en nuestra costa. También favorece la presencia de anchoa, principal alimento del bonito, lo que facilita su localización y su pesca con caña.

Respecto a la cotización, se ha registrado la entrada de dos tipos de bonito: uno de 4 a 7 kilos de peso, que ha alcanzado un precio en lonja de 3,40 a 3,70 euros; y otro de 8 a 9 kilos, a entre 4,50 y 4,90 euros. El pasado año, el precio rondó los 3,89 euros por kilo, 13 céntimos por encima del precio medio registrado en 2016.

Hace dos años se produjo un cierre prematuro de la campaña, el 11 de septiembre, que originó un enorme malestar entre los arrantzales ya que, aunque inicialmente se pensó que obedecía al elevado registro de capturas, se supo que España había cedido 1, 2 millones de kilos de bonito a Francia sin el conocimiento del sector pesquero.

Más

 

Fotos

Vídeos