El Gobierno Vasco pondrá en marcha en otoño su fondo de inversión público-privado

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, el lehendakari Iñigo Urkullu y el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu. /IREKIA
La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, el lehendakari Iñigo Urkullu y el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu. / IREKIA

Urkullu afirma que el Ejecutivo «va a seguir mostrando cercanía» a la empresa vasca. En primera instancia estará dotado con 75 millones

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

El Gobierno Vasco ha presentado este lunes las líneas generales y algunos detalles de dos nuevos instrumentos financieros que ya anunció hace más de un año. Se trata del fondo de capital riesgo público-privado (más privado que público), que estará dotado inicialmente de 100 millones de euros y que servirá para apoyar a pymes (no solo de Euskadi), y del vehículo estrictamente público, que rebautizado ahora como Finkatuz estará dotado inicialmente de 75 millones y que iniciará su actividad mediado el año 2020 con la vocación de favorecer el arraigo en Euskadi.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha recordado que «el Gobierno Vasco va a seguir mostrando cercanía al mundo empresarial en todos los ciclos de su actividad». «En la medida de nuestras competencias y posibilidades, y de acuerdo con el conjunto de instituciones públicas, vamos a seguir invirtiendo en consolidar la actividad empresarial con una visión de largo plazo y avanzando paso a paso», ha asegurado.

«Este conjunto de instrumentos -ha destacado el jefe del Ejecutivo- consolida tanto la industria vasca como los nuevos sectores estratégicos de futuro». El lehendakari ha aseverado que su prioridad es «favorecer el arraigo empresarial y fomentar la generación de empleo y riqueza en el país».

El instrumento público-privado estará pilotado por una gestora creada 'ad hoc' llamada ABE Capital Partners y contará con el apoyo de las Diputaciones Forales (cada una pondrá un millón de euros), la Corporación Mondragon (con unos cuatro millones), algunas EPSV y distintas entidades financieras, aún por determinar. El objetivo del Gobierno es captar también como compañeros de viaje al Instituto de Crédito Oficial (ICO) y al Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Según defendieron los consejeros de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, estos dos vehículos, junto con otros instrumentos públicos ya existentes (como la sociedad de capítal riesgo del País Vasco, dedicada a inyecciones inferiores a cinco millones de euros), suponen un abanico lo suficientemente amplio para atender «todas las necesidades de financiación» del tejido productivo vasco.

Tapia aclaró que el Gobierno Vasco inyectará al fondo público-privado 12 millones de euros, lo que le dará una posición minoritaria. Los gestores ya han enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la pertinente solicitud de inversión, y se prevé que la autorización llegue en otoño. La previsión es que esos primeros 100 millones se conviertan después en 200.

La consejera no aclaró, sin embargo, cuándo se empezarían a materializar las primeras inversiones desde este vehículo, que pretende acompañar a las empresas en sus procesos de crecimiento e internacionalización. El fondo podrá estar hasta 8 años en las empresas, lo que supone un periodo de tiempo algo superior a lo normal en el sector.

Por su parte, Azpiazu resaltó que el Instituto Vasco de Finanzas (IVF) ya ha acudido a la ampliación de capital del fondo público Finkatuz con 75 millones, que serán, dijo, 100 el próximo año. Este vehículo invertirá en firmas con ventas superiores a los 100 millones de euros y plantillas superiores a las 50 personas. Eso sí, las inversiones se harán en el segundo semestre de 2020 porque, dijo, «es mejor hacer las cosas con fundamento».