El Gobierno Vasco apuesta por un modelo de relaciones laborales «más cooperativo» y orientado a la calidad del empleo

El Gobierno Vasco apuesta por un modelo de relaciones laborales «más cooperativo» y orientado a la calidad del empleo

La contribución vasca a la Iniciativa del Centenario de la OIT sobre el Futuro del Trabajo se centra en la 'Declaración de Oñati'

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

La Consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, aboga por un modelo de relaciones laborales «más cooperativo y orientado a la calidad del empleo en términos de estabilidad y condiciones de trabajo». Dos de los ejes que centran la 'Declaración de Oñati: Decálogo para un modelo renovado de relaciones laborales', presentado esta mañana en la segunda y última jornada del Congreso Internacional de Oñati, que se ha centrado en el futuro del trabajo y que ha reunido a diversos expertos y agentes sociales, además de representantes institucionales. El cónclave se ha desarrollado en la sede del Instituto Internacional de Sociología Jurídica (IISJ), dentro de la serie de eventos que conmemoran el centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La titular vasca de trabajo ha indicado que, en forma de decálogo, la contribución vasca a la Iniciativa del Centenario de la OIT sobre el Futuro del Trabajo tiene el objetivo de «avanzar hacia un modelo de relaciones laborales más cooperativo que asegure su estabilidad mediante acuerdos de ámbito sectorial y que impulse la participación e implicación de las personas en las empresas». «Un modelo, ha destacado, orientado a la calidad del empleo, en términos de estabilidad y condiciones de trabajo, un modelo renovado que estabilice e impulse la negociación colectiva, garantice la cualificación profesional y se dote de instrumentos de articulación de los marcos generales con los acuerdos en las empresas», ha señalado

Declaración

La 'Declaración de Oñati' consta de diez puntos. De este modo, se insta a que el modelo «se oriente a la calidad del empleo, en términos de estabilidad laboral y condiciones de trabajo, como premisa necesaria para el desarrollo por las personas de proyectos de vida dignos» y que garantice la cualificación profesional y la adecuación permanente de competencias «como un elemento clave de la competitividad y la sostenibilidad empresarial».

También apuesta por que «estabilice e impulse el enriquecimiento progresivo de la negociación colectiva como instrumento básico para la distribución de la riqueza colectiva y la extensión del bienestar» y que avance hacia modelos «dinámicos» de relaciones laborales y que favorezca «el uso de la flexibilidad interna negociada en el seno de las empresas». En esa línea, aboga por que se dote de «instrumentos eficaces de articulación» de los marcos generales con los acuerdos en las empresas para permitir la adaptación de aquellos a las necesidades específicas de estas, y que se desarrolle en el contexto de un diálogo social «tripartito de base amplia» que aspira a «integrar en su seno a todos los agentes sociales sin excepción, para avanzar hacia un modelo de concertación de las políticas públicas que sea un elemento de identidad propio de Euskadi».

También que asuma como un objetivo central la promoción de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres para «incrementar la corresponsabilidad, garantizar la equidad y activar el talento sin sesgos de género» y que preserve la salud y el bienestar de las personas en el ejercicio de sus actividades laborales.

Finalmente, apuesta por un modelo que sea capaz de crear «condiciones objetivas y herramientas legales y convencionales» que favorezcan el incremento de la participación de las personas en las empresas y que se oriente con carácter general a favorecer la implicación progresiva de las personas en los proyectos empresariales.

El Congreso Internacional sobre 'El futuro del trabajo que queremos: un debate global', que fue inaugurado este pasado miércoles por el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha contado con la participación de representantes de las organizaciones empresariales y sindicales (confebask, ELA, LAB, CCOO y UGT).

También han participado un amplio número de expertos académicos como la catedrática Margarita Ramos Quintana y la presidenta de la Asociación Española de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, María Emilia Casas; los profesores Vincenzo Ferrari, Pierre Guibentif, Amir Paz-Fuchs, Paolo Pascucci, Isabelle Daugareilh, José Luis Goñi, Javier Lucas, Antonio Baylos, Juan Pablo Landa; el presidente del Instituto Europeo de Relaciones Industriales, Antonio Ojeda, y el Director de la Oficina OIT-España, Joaquín Nieto.