Desde hoy se podrá llenar el depósito con 'B7' o con 'E5'

Desde hoy se podrá llenar el depósito con 'B7' o con 'E5'Gráfico

Entra en vigor la nueva normativa europea que obliga a las gasolineras a incorporar en los surtidores las nuevas etiquetas de los combustibles

VICENTE AGUIRRE SAN SEBASTIÁN.

El 12 de octubre, o sea hoy, es festivo. Se celebra El Pilar. Y además, es la fecha en la que entra en vigor la nueva normativa europea sobre etiquetado para carburantes y vehículos. ¿Y esto qué significa? Simplemente que las autoridades europeas, ante la proliferación de nuevas variedades de combustibles disponibles, quieren mejorar la información a los consumidores. Y lo harán en el punto de repostaje, en los surtidores de las gasolineras.

A partir de hoy, en los postes de combustible convivirán las denominaciones actuales -diésel o gasolina- con sus respectivos complementos -95 o 98, superplus...- con unas nuevas etiquetas. «Llénemelo con B7», o con B10, o con E10... Pues sí, desde ahora podremos oír que un conductor pide al empleado de la gasolinera que le sirva ese tipo de combustible. Será el mismo que está hoy disponible, pero con nueva denominación.

Las patronales del sector han aclarado que este nuevo etiquetado no sustituye a la información que se da en la actualidad en las estaciones de servicio, sino que se trata de un complemento para aportar un mayor detalle a los conductores. «Las actuales denominaciones que encontramos en los surtidores no van a ser eliminadas, sino que simplemente se complementarán con las nuevas etiquetas, de manera que el consumidor pueda comprobar la compatibilidad entre su vehículo y los carburantes suministrados, pero sin que cambie el producto a ojos de este».

Las actuales denominaciones que encontramos en los surtidores no van a ser eliminadas, sino que simplemente se complementarán con las nuevas etiquetas

La nueva norma obliga también a los fabricantes a incorporar en los coches que se comercialicen a partir de ahora una etiqueta con la nueva denominación del combustible adecuado para ese vehículo. La llevarán junto al tapón de llenado o en la tapa del depósito.

El nuevo etiquetado especifica las 13 referencias distintas -comunes para los 28 países de la UE- según el combustible: desde los derivados del petróleo hasta los biocombustibles, pasando por el gas natural, los gases licuados del petróleo o el hidrógeno y sus mezclas, entre otros.

Se van a emplear símbolos geométricos para distinguir entre la gasolina, el diésel y los combustibles alternativos, como el LPG -gas natural licuado-, el GNC -gas natural comprimido-, el LNC -gas licuado de petróleo- o el H2 -hidrógeno-. La gasolina utilizará un círculo, un cuadrado identificará el diésel y el resto de combustibles emplearán un rombo.

Dentro de cada símbolo geométrico estarán los nombres de cada carburante en función de su composición. Hasta ahora, la gasolina se identificaba por su octanaje, pero ahora será el contenido de etanol lo que determine su tipología. De esta forma, la gasolina pasará a llamarse 'E' y será de tres tipos: E5, E10 o E85; según el tanto por ciento de etanol que acepta cada coche: 5%, 10% o el 85%.

La gasolina pasará a llamarse 'E' y será de tres tipos: E5, E10 o E85

En cuanto al diésel, se identificará con la letra B, de biodiésel. Cada tipo se etiquetará con un número según el porcentaje de biodiésel que lleve. Habrá tres tipos: B7, que equivale al actual; B10 y XTL, este último para identificar el diésel sintético o parafínico.

Para el resto de carburantes, el hidrógeno se denominará H2, el gas licuado de petróleo, LNC; el gas natural comprimido se etiquetará como GNC y, por último, el gas natural licuado se reconocerá por las siglas LPG (ver gráfico).

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos