El frenazo de las matriculaciones en el último tramo de 2018 solo eleva las ventas un 7% en todo el año

Cirulación de vehículos en Madrid. / R. C.

El mercado automovilístico puso en la calle 1,3 millones de unidades, después de que diciembre cerrara con el primer descenso de ventas en ese mes desde 2012

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La matriculación de vehículos no ha conseguido aguantar el ritmo al que venía creciendo ese mercado tras los duros años de crisis económica al registrar un incremento del 7% en las ventas de coches, con 1,3 millones de unidades comercializados durante 2018. Se trata de la menor subida interanual de los cinco últimos años, en los que las alzas habían sido del 7,7% en 2017, del 11% en 2016, del 21% en 2015 o del 18% en 2014, tras los retrocesos acumulados entre 2010 y 2013, por la recesión.

El débil comportamiento del consumo automovilístioc registrado en los concesionarios desde que finalizó el último verano ha lastrado el alza que se acumulaba durante los ocho primeros meses de 2018. De hecho, hasta agosto, el incremento de las matriculaciones se situaba alrededor del 12%, una cifra que se ha reducido casi a la mitad por la acumulación de cuatro meses consecutivos de descensos en las ventas, incluido diciembre, un periodo caracterizado habitualmente por repuntes al incrementarse la demanda y sucederse las ofertas de las marcas antes de cerrar el año.

Sin embargo, diciembre ha cerrado con un descenso de ventas del 3,5%, con 99.291 coches matriculados. Se trata del primer mes de diciembre en el que caen las ventas desde 2012. Y se encadena un cuatrimestre completo de retrocesos, otra circunstancia que no ocurría desde hace cuatro años. Septiembre arrancó con caídas en las ventas, después de que en agosto se dispararan, por la necesidad de los fabricantes de quitarse el 'stock' de vehículos acogidos al anterior protocolo de emisiones. Por eso, se esperaba que el mercado tuviera un mal comportamiento ese mes, aunque posteriormente se ha ido prolongando esa agonía con descensos de las ventas en octubre (un 6,6% en términos interanuales) y noviembre (un 12,6% menos).

Las patronales del sector achacan este comportamiento a «una debilidad real de la demanda», que se ve «más claramente» entre los particulares. Los ciudadanos de a pie estarían «retrasando las decisiones de compra», según explican Anfac, Faconauto y Ganvam -las organización de fabricantes, concesionarios y vendedores- por la actual «incertidumbre» económica y la que afecta al propio mercado automovilístico con las decisiones anunciadas en torno a los diésel.

Las dudas generadas en torno a los vehículos de gasóil ha provocado que la brecha entre las matriculaciones de estos modelos y los que funcionan con gasolina se haya agrandado de forma relevante durante todo 2018. El año ha cerrado con una cuota de mercado cercana al 59% en el caso de los de gasolina, mientras que las ventas de diésel representan poco más dle 31% del total. Es el segundo ejercicio en el que se produce esta situación aunque en 2017 la diferencia entre uno y otro combustible era del 48% y del 47%, respectivamente.

En el caso de los modelos eléctricos o híbridos, sus matriculaciones alcanzaron en el último cuatrimestre tasas superiores al 8%, aunque la media del año se mantuvo entre el 5% y el 6%.