El FMI recomienda un ajuste fiscal y advierte del impacto de la subida de las pensiones

El FMI recomienda un ajuste fiscal y advierte del impacto de la subida de las pensiones

El organismo calcula que el déficit llegue al -2,8% en cinco años y que la deuda de las administraciones seguirá por encima del 92% para entonces

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Poco han durado las buenas noticias. Después de conocer que el año pasado se cerró con un déficit del 2,6%, una cifra que a pesar de estar muy por encima del objetivo del Gobierno ha permitido salir del brazo corrector de Bruselas en el que estábamos desde hacía diez años, las previsiones a medio plazo no son positivas. Los cálculos que el Fondo Monterario Internacional (FMI) hace en su informe sobre fiscalidad publicado este miércoles revelan que España no solo no reducirá el déficit público en los próximos cinco años, sino que lo aumentará hasta llegar a un 2,8% en 2024, rozando de nuevo el límite del 3% que impone la Comisión Europea.

El organismo estima que España terminará 2019 con un agujero fiscal del 2,3%, lo que supone una reducción de tres décimas respecto a 2018, que se mantendrá en este nivel en 2020 y a partir de ese momento volverá a subir aproximadamente una décima al año hasta llegar al 2,8% de déficit dentro de cinco años. Son unas previsiones mucho peores que las de otros organismos económicos como la propia AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), que cifra este parámetro en el 2,1% para este año y prevé una paulatina bajada del mismo con el paso de los años.

Ajuste «gradual»

Eso sí, en sus previsiones los organismos no tienen en cuenta las posibles reformas fiscales que vaya a hacer el futuro gobierno que salga de las urnas del 28 de abril de cara a reducir déficit y deuda pública. Por ahora, la ministra de Economía, Nadia Calviño, es optimista al recordar que el déficit se redujo cinco décimas el año pasado, cerrando 2018 en los casi 32.000 millones de euros, una cifra que prevé reducir hasta el 2% este 2019 a pesar de que el objetivo enviado a Bruselas habla de un 1,3%. «Haremos todo lo posible» por reducir los niveles de endeudamiento, «no porque lo manden nuestros socios, sino porque no podemos gastar hoy y dejar dinero a deber a nuestros hijos».

El FMI también ha puesto el foco en su informe en ese endeudamiento de las administraciones públicas, que prevé que seguirá por encima del 92% en cinco años. Un dato mucho mejor que el de diez años antes, cuando España se encontraba en 2014 en un ratio deuda/pib del 100%, pero que sigue siendo de los más elevados de las potencias mundiales. Así, el organismo advierte de que las economías endeudadas como Canadá, Francia, Japón, Reino Unido y España, deberían «buscar un ajuste fiscal gradual» a no ser que haya signos de una importante recesión económica.

Y es que los técnicos afirman que los cambios demográficos, los avances tecnológicos y la integración internacional ha dejado a la fiscalidad «insostenible u obsoleta». Por ello, receta algunas políticas de actualización fiscal porque en los últimos diez años, tras la crisis económica, «se ha puesto poco énfasis en las reformas para promover el crecimiento inclusivo a largo plazo mediante la adaptación a demografías cambiantes, los avances de la tecnología y la profundización de la integración global».

El envejecimiento y la deuda

Así, insiste en que los países con deuda más elevada deben conseguir reducirla para poder hacer frente a una futura recesión. De hecho, pone el foco de atención en lo que puede suponer el pago de intereses cuando los tipos empiecen a subir cuando muchos de ellos «se enfrentan a necesidades de financiación anuales que van del 10% al 40% en los próximos años». Concretamente en España, el Fondo calcula que se necesitará financiar aproximadamente un 17% del PIB al año, lo que suponen unos 200.000 millones de euros anuales a unos tipos más elevados, lo que dejaría mucho menos margen a políticas de gasto social, entre otros gastos. Actualmente España paga 90 millones de euros al día solo en intereses y es el undécimo país del mundo más endeudado. Al año, supone que el pago de intereses de la deuda asciende a más de 33.000 millones de euros, el 2,6% del PIB, según los datos extraídos del informe 'Deuda Pública 2018' elaborado por expertos de EAE Business School.

Ademas, el FMI explica que en las economías avanzadas donde la esperanza de vida es más alta el endeudamiento seguirá subiendo después de 2024, lo que «endurecerá» las condiciones financieras por el mayor pago de intereses. En este sentido, recuerda que salvaguardar la viabilidad de los sistemas de pensiones públicos en España requiere de un «conjunto integral de medidas» para «compensar las implicaciones de su reciente relajación», que ha llegado por el abandono del índice de revalorización que aprobó el Gobierno de Rajoy del 0,25% de subida anual y asumir el aumento conforme al IPC como hizo el de Sánchez.

Por ello, el organismo recomienda fomentar la migración, como medida aparte del ajuste fiscal para hacer frente a la crisis y lograr un crecimiento económico «más equitativo». «La migración puede ayudar a aliviar las presiones fiscales en las economías envejecidas», dice el FMI, tras indicar que una «rápida integración» de los migrantes en el mercado de trabajo ayudaría a «maximizar» estos beneficios.

Más información