Un fenómeno nuevo que deja sin resolver el 10% de los procesos de reclutamiento

J. D. A. SAN SEBASTIÁN.

La carencia de perfiles cualificados es un fenómeno relativamente nuevo y, según los expertos, general. Se aprecia también en el conjunto del Estado, donde, según un reciente estudio de Adecco, se deja sin cubrir un 10% de los puestos. Al tiempo, el 20% de las ofertas han de redefinirse.

Esa redefinición es, en realidad, una adecuación a la baja de las expectativas -o necesidades- de las compañías ante la ausencia del candidato o candidata ideales. Dicho de otra forma, la aceptación de un profesional menos cualificado para un puesto ideado en origen para alguien con mayores capacidades. Unos mayores conocimientos o experiencia que, en definitiva, iban a ayudar a la empresa en cuestión a subir escalones en la pirámide de la competitividad.

Javier Paniagua, director de la zona norte de la firma, señala que aunque el fenómeno se reproduce en el conjunto del Estado, «aquí es más acusado por la tipología de la industria y la menor tasa de paro». «Hay sectores, como la automoción o el metal, donde hay puestos que se quedan sin cubrir». Eso sí, asegura, «los sueldos han subido tanto por abajo en el País Vasco en virtud de la negociación colectiva y los convenios que queda poco margen entre un peón cualificado y un ingeniero».

Esta cuestión ha llevado a la compañía de colocación a crear una división especializada en estos profesionales llamada Modis. «Ocho de cada diez empresas tienen problemas en España para encontrar a estos profesionales, que protagonizan ya una de cada cinco ofertas de empleo cualificado que se publican», señala Carlos Pérez, director de esta nueva filial.