La falta de perfiles técnicos revoluciona el mercado laboral vasco

Iñaki Tamayo, en el centro, ha combinado sus estudios de Mecatrónica Superior con su trabajo en Danobat bajo la modalidad de formación dual./MORQUECHO
Iñaki Tamayo, en el centro, ha combinado sus estudios de Mecatrónica Superior con su trabajo en Danobat bajo la modalidad de formación dual. / MORQUECHO

La escasez de ciertos profesionales en Euskadi, alentada por el auge del 4.0, obliga a las empresas a 'enamorar' al candidato y aprieta a las pymes

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

Desde hace ya algún tiempo, las organizaciones empresariales vascas -bien por separado, bien desde la plataforma unitaria de Confebask- vienen advirtiendo del problema que para el país supone la falta de talento; en especial, de determinados perfiles ligados a algunas ingenierías y grados medios o superiores de Formación Profesional. Hablamos de profesionales que, al calor de la imparable Industria 4.0 y de los cambios impuestos en buena parte del tejido productivo por la robotización y la digitalización de muchos procesos, cotizan al alza. De hecho, confiesan algunos actores principales de la industria vasca, no todos a micrófono abierto, empieza a surgir cierta burbuja inflacionaria. Incluso, asegura uno de los primeros espadas de la máquina-herramienta vasca desde el anonimato, «plataformas como LinkdIn, en las que están presentes todos los cazatalentos, se convierten en un polvorín al acelerar de manera extraordinaria la rotación de esos profesionales». «Es como en el fútbol, les interesa mover los fichajes por que algo se llevan de cada uno», añade.

DV ha hecho un repaso de la situación con responsables de recursos humanos de algunas de las principales compañías y agencias de colocación del territorio y el resultado es meridiano: faltan esos perfiles de la industria avanzada, de las biociencias o de la programación.

La cuestión no se queda aquí, ya que esa circunstancia está generando una revolución en el mercado y, aún más, un cambio de paradigma según el cual (en términos generales) ya no son los candidatos los que, nerviosos antes de la entrevista de trabajo, se miran en el espejo, sino las empresas las que, apuradas por la guerra por el talento desatada, se esmeran por aparecer 'guapas' a los ojos de ese mirlo blanco.

«Sí que hay guerra por determinados perfiles; ahora es imprescindible 'vender' la compañía» Javier Paniagua | Adecco

«El verdadero reto en esto del talento es fidelizar a la gente y hacer que estén contentos en la empresa» Iker Usabiaga | Grupo Danobat

Otra mutación del escenario, esta vez más peligrosa, es la que afrontan las pymes, que cada día lo tienen más complicado para 'robar' esos profesionales a las firmas más grandes. A esto se suma, es evidente, la necesidad de ampliar/adecuar la oferta formativa y de concienciar a los jóvenes de las posibilidades que ofrecen esos estudios más ¿difíciles?

La voz de alarma no es nueva, pero en la presentación del último informe de coyuntura de Adegi (la semana pasada) sus responsabl es elevaron el tono hasta convertirla en un S.O.S. de cierta sonoridad.

Según explicaron, se trata de la principal preocupación de las empresas del territorio -y por extensión de Euskadi-, por delante de la pérdida de rentabilidad, el coste de personal o la debilidad de la economía española.

El 43% de las empresas dice tener problemas para contratar a las personas que necesitan. Según la patronal guipuzcoana, el tejido del territorio generará este año una contratación neta de 7.000 personas, de las que 1.800 entrarán en la industria. ¿Qué está sucediendo? ¿De qué estudios hablamos? En términos generales, ingenieros electromecánicos, determinados grados medios o superiores de FP o todo lo relacionado con el llamado IT ('internet of things' o internet de las cosas) son muy demandados. «Sí que hay guerra por determinada gente», declara, Javier Paniagua, director de la zona norte de Adecco.

A pesar de reconocer que si se pesca en caladeros internacionales los 'precios' de los candidatos son más altos que en Euskadi, el experto resalta que, a su entender, «los salarios no han de ser un problema».

«La calidad de vida de aquí es una baza poderosa; hay que hablar de poder adquisitivo y no de salario» Iñaki Goyeneche | IeTeam

«El mercado laboral está superconvulso, se dan los ingredientes para una tormenta perfecta» Isabel Busto | i68

Marketing

Curiosamente, desvela Paniagua, una de las necesidades crecientes de las empresas vascas es la relativa al márketing comercial. «Está bien ir a las ferias de empleo o situar tu compañía en las redes sociales, pero se hace imprescindible vender la empresa, darle difusión en los medios de comunicación, tener una estrategia de negocio que aborde esto, contar con un director de comunicación...», dice. ¿Y, a pesar de esta fotografía, hay sobrecualificación en Euskadi? Paniagua asegura que a veces son los idiomas los que marcan la frontera. «Le puede suceder a un ingeniero sin idiomas; es creciente la demanda de perfiles altos con Alemán o chino», asegura.

Iker Usabiaga, director de gestión social del Grupo Danobat, pone de relieve que «el mundo 4.0 ha intensificado» la falta ingenieros electrónicos o especializados en automatismos o con ciclos de FP en mecatrónica, producción o mecanizado.

Formación continua

Con vocación de mirar siempre primero en casa y de apostar por los jóvenes, dice, «la situación nos ha llevado a volcarnos en la formación continua», dice, para matizar que «solo como segunda opción buscamos fuera». «El verdadero reto en esto del talento es fidelizar a la gente y hacer que esté contenta», resalta.

Eso en lo que respecta a candidatos jóvenes; pero «si hablamos de seniors con experiencia en máquina-herramienta la cosa cambia y, sí, probablemente haya cierta inflación, aunque somos una cooperativa y sabemos nuestras prioridades», dice. «Somos una marca empleadora atractiva, y la clave es incorporar personas cuanto antes, mientras realizan sus estudios, para que te conozcan», relata.

Para ello, apunta, el grupo trabaja muy cerca de las universidades y centros de FP de Euskadi. Y, al tiempo, participa en iniciativas como el 'Be Basque Talent', que el fin de semana pasado promovieron las diputaciones de Gipuzkoa y Bizkaia en Londres para poner en contacto a profesionales en el extranjero con empresas vascas. «Es dejarte una puerta abierta, un contacto con alguien interesante al que seguir después», explica.

¿Y en España? ¿Busca Danobat ingenieros en Santander o Madrid? La respuesta de Usabiaga es clara: «No lo descartamos». El técnico lanza otro desafío no menor, el de crear cantera con la que alimentar esa industria 4.0 en la que se está especializando el País Vasco.

«Hay que tratar de acercar los estudios técnicos a los más jóvenes, a los niños y niñas que cursan la educación más básica», expone. «No hablo de muy, muy pequeños, pero sí de chavales de 14 o 15 años, a los que convendría explicar y ofrecer el mundo de los estudios técnicos antes de que tomen la elección pertinente para empezar a orientar su carrera o su vida profesional», insiste.

El responsable del manejo del talento en el Grupo Danobat aborda otra de las aristas que presenta el mercado: la distancia que separa a las grandes de las pequeñas empresas en el desafío por el talento.

«Una pyme que necesite un ingeniero electrónico lo va a tener más complicado», sentencia. Esto podría añadir peso al plato de la balanza que aconseja que las pequeñas empresas vascas (que son legión) debieran ir pensando en aliarse o fusionarse para ganar el tamaño necesario para afrontar el actual panorama industrial.

«También falta personal de taller; las buenas escuelas que tenemos aquí no dan abasto a toda la demanda» Amaia Ibarmia | Ibarmia

«No creo que el que pague más se lleve a la persona, muchos de los candidatos apuestan por el proyecto» Juncal de Lucas | Salto Systems

Tormenta perfecta

Isabel Busto, directora general de I68, asegura que el mercado «está superconvulso» y habla de «una tormenta perfecta». «Hay poco paro, gran rotación y las empresas están con la actividad y la cartera de pedidos en máximos mientras falta gente», afirma. ¿Se encarece ese objeto de deseo?

La responsable de la firma especializada en 'software' de gestión empresarial asegura que «en algunas firmas, sí». Y añade que «en i68 pensamos tanto en el que queremos contratar de fuera como en el que tenemos dentro». «Procuramos tener siempre una política salarial ordenada», dice.

«Huímos de los fichajes tirando de talonario», explica la directiva cuando se le cuestiona por el encarecimiento del mercado, más acusado si cabe en el mundo digital. Y pone el acento en el citado cambio de paradigma: «Antes era el candidato el que se vendía y ahora es la empresa la que lo hace».

«Nosotros ofrecemos claramente un proyecto completo; un proyecto que está conectado, además, con la Nueva Cultura de Empresa y que, esto está más que demostrado, a la gente le interesa», relata.

Tras recordar que la patronal guipuzcoana ha comenzado a vislumbrar el mercado burgalés (ha visitado allí alguna feria de empleo) y reconocer que i68 «no está cerrada a la gente de fuera», constata que «las empresas pequeñas lo van a pasar mal».

Iñaki Goyeneche, director del área de Personas de la consultora ieTeam, coincide en la falta de determinados candidatos más técnicos en Euskadi (entre los que añade a los ya mencionados los relacionados con la ciberseguridad o el Big Data), y apunta que el grifo cerrado de la contratación durante la crisis hizo que muchos recién licenciados volaran, además, a mercados en los que les pagan mucho más que aquí.

Calidad de vida

«Al regresar de países con salarios más altos ha de haber un ajuste por ambas partes; es hora de empezar a hablar de poder adquisitivo y no tanto de salario bruto anual», subraya, mientras recuerda que los fichajes internacionales no han de romper nunca la «equidad interna» de las empresas. «Se tiene que tratar con delicadeza el asunto, se han de subir los salarios, pero siempre con cabeza», remacha.

Al charlar con él sobre el regreso a casa y el handicap que suponen los elevados salarios de Reino Unido o Alemania, Goyeneche explica que la empresa vasca puede jugar otra carta, la del arraigo. «La calidad de vida, que ellos saben que aquí es infinitamente más alta, es una baza poderosa», afirma. En este sentido, pone también en valor experiencias como el 'Be Basque Talent' «que permiten una trazabilidad de esos candidatos que no van a regresar hoy pero que lo harán en algún momento de su vida, y no será tarde».

Sobre el tira y afloja salarial, Goyeneche remarca que más allá del aspecto crematístico y del 'efecto morriña', «las empresas han de ser flexibles, apostar por el teletrabajo y ofrecer proyecto a las personas». El experto pone números al debate y cifra en entre 40.000 y 50.000 euros el salario de un ingeniero con cinco años de experiencia. Y aclara: «Los más demandados son los FP industriales». «Depende de cada empresa pero puede que se les pague igual que al ingeniero», concluye.

Amaia Ibarmia, responsable de personal de la empresa del mismo nombre, reconoce el desafío y lo amplía también al personal de taller. «La máquina-herramienta es muy exigente y avanza rápido, y más allá de los ingenieros, faltan montadores o mecanizadores; de las buenas escuelas que tenemos salen pocos cada año para toda la demanda que hay», asegura. Por eso, explica, la firma «apuesta al máximo por la formación dual».

Juncal de Lucas, responsable de Recursos Humanos de Salto Systems, cree que «hay que matizar al hablar de falta de talento, pues puede parecer ofensivo cuando hay tanta gente en el paro, y limitarlo a determinados perfiles que, es verdad, queremos muchos». De Lucas apuesta por fomentar el interés por lo técnico desde la juventud, y también por «contratar y formar al personal en casa». «No me gustaría estar en la piel de una pequeña tecnológica», coincide con el resto de expertos.

Y rompe el discurso general al rechazar que el candidato tenga ahora una posición de ventaja: «Es algo al 50%; tú tienes un poder y yo tengo otro». «No estoy de acuerdo en que el que paga más se lleva a la persona, muchos optan por un proyecto y una filosofía más allá del dinero», afirma, tajante.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos