Fallece José María Ormaetxea, uno de los fundadores del Grupo Mondragón

Fallece José María Ormaetxea, uno de los fundadores del Grupo Mondragón

Ferviente discípulo de Arizmendiarreta, fue el primer presidente del Grupo cooperativo

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

La gran familia del Grupo Mondragón está de luto. Este sábado falleció José María Ormaetxea, uno de los cinco fundadores de lo que se consideró como el embrión de la experiencia cooperativa de Mondragón, Ulgor, la primera firma de carácter industrial y génesis de la actual corporación, que recibió el nombre de sus creadores.

José María Ormaetxea fue junto a Alfonso Gorroñogoitia, Luis Usatorre, Javier Ortubay y Jesús Larrañaga, el artífice de aquella cooperativa que surgió en 1956 dando forma a unos valores cooperativos que fueron acuñados por el padre Arizmendiarreta.

Desde la Fundación Arizmendiarreta Kristau Fundazioa, de la que fue impulsor en 2016 y ha sido presidente de honor hasta su fallecimiento, destacan que Ormaetxea ha sido «líder y figura clave indiscutible de la experiencia cooperativa de Mondragón durante muchos años». Es más, señalan que «nos deja una persona que, sin duda, ha sido uno de los empresarios vascos más destacados del siglo XX, y que siempre se declaró ferviente discípulo y admirador de Jose María Arizmendiarreta».

Subrayan que una de sus motivaciones profundas fue activar e impulsar el capital simbólico y social de Arizmendiarreta en beneficio del papel transformador del cristianismo en la empresa y en la sociedad.

José María Ormaetxea (Arrasate, 1926) era el paradigma de un hombre hecho a sí mismo. De familia modesta, entró en la Escuela de Aprendices de la Unión Cerrajera cuando tenía 14 años. La lucha por la supervivencia en los primeros años de vida forjó un fuerte carácter y gran personalidad, siendo un trabajador incansable y con una inteligencia sorprendete, destacan desde la Fundación.

En 1941 entra en contacto con Arizmendiarreta y, gracias a sus enseñanzas comienza a forjarse su fuerte sentido de la solidaridad. A la vez que trabaja en la Unión Cerrajera se gradúa como perito químico por la Escuela de Peritos Industriales de Zaragoza. En ese periodo encabeza junto a Alfondo Gorroñogoitia las revindicaciones de los trabajadores, pero la imposibilidad de obtener cambios significativos en la empresa le llevaron a abandonar la mismas y centrarse plenamente en el proyecto de Ulgor.

Desde entonces dedicó su vida profesional por completo al movimiento cooperativo, ocupando numerosos cargos: primer gerente de Ulgor; en 159 pasa a ocupar la dirección general de Caja Laboral. Desde ese puesto, en el que permanece los siguientes 27 años, se implicó en la creación de la división empresarial de la Caja, institución que, bajo su liderazgo, fue la palanca financiera y de gestión que permitió el espectacular crecimiento del grupo empresarial.

Ya en los últimos años de su trayectoria laboral, Ormaetxea fue el primer presidente del Grupo Cooperativo Mondragón, desde 1988 hsata 1990, y posteriormente vicepresidente ejecutivo de la Spri y presidente de la Sociedad de Capital Riesgo.

Casado y con seis hijos, el papa Juan Pablo II lenombró en 2005 'Comendador de la Orden de San Silvestre, Papa'. En reconocimiento a su carrear también gue galardonado con el premio 'Txemi Cantera' de Economía Social y con el 'Lan Onari' del Gobierno Vasco.