Nuevo etiquetado para las gasolinas desde octubre

Nuevo etiquetado para las gasolinas desde octubreGráfico

Fabricantes y concesionarios arremeten contra Ribera por desahuciar a los vehículos diésel. Anfac advierte de que este tipo de automóviles da empleo directo en España a 40.000 personas y cuenta con diecisiete fábricas

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

«Los diésel tienen los días contados». Como era de esperar, la afirmación de la ministra Teresa Ribera, pronunciada el miércoles en el Congreso, no se la ha llevado el viento. Todo lo contrario. Ha levantado durísimas críticas de las asociaciones de fabricantes y de vendedores. Denuncian al unísono que la titular de Transición Ecológica ha pasado por alto el esfuerzo tecnológico realizado por el sector para reducir las emisiones, poniendo además en peligro una actividad industrial de primer orden.

Y es que como recordó ayer la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), los vehículos diésel dan trabajo directo a 40.000 personas en las diecisiete plantas fabriles, donde se producen 1,2 millones de unidades al año, y en los concesionarios.

En este sentido, el presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, subrayó que la incertidumbre solo puede provocar que se pierdan oportunidades de nuevas adjudicaciones de modelos a las plantas españolas, lo que puede conllevar que la industria nacional «se debilite gravemente». Añadió que las fábricas «trabajan cada día en la adecuación de sus líneas de producción para integrar cuanto antes las exigencias normativas medioambientales».

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo, Mario Armero, destacó que los desarrollos tecnológicos han hecho posible que los automóviles diésel actuales puedan considerarse «de ultra bajas emisiones», aunque resaltó que el incremento del parque en las ciudades y la mayor preocupación por la calidad del aire, «imponen nuevos retos» que deben ser afrontados recurriendo a nuevas mejoras de los sistemas convencionales y, sobre todo, a la renovación del parque.

Desde la organización, explicaron que los 14,5 millones de vehículos de más de diez años que circulan por España emiten un 90% más de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y de partículas que los actuales. Aseguraron que no existe ninguna iniciativa europea que tenga un calendario de prohibición de vehículos nuevos diésel, ni de vehículos de combustibles fósiles.

Los concesionarios también están que trinan. El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam), Lorenzo Vidal de la Peña, exigió ayer al Gobierno que encauce la «cruzada» contra las motorizaciones diésel y evite lanzar «dardos sin fundamento» contra este carburante, «cuando es un hecho que los nuevos propulsores Euro 6 emiten la misma cantidad de partículas que uno de gasolina, pero menos dióxido de carbono (CO2)».

«Puede provocar que se pierda la adjudicación de nuevos modelos a plantas españolas» José Vicente de los Mozos, Anfac

«Los propulsores Euro VI emiten la misma cantidad de partículas que los de gasolina, pero menos CO2» Lorenzo Vidal de la Peña, Ganvam

«La ministra se ha precipitado al sentenciar una tecnología que usan millones de españoles» Faconauto

En la misma línea se manifestó la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), que ha solicitado al Gobierno que, antes de «sentenciar públicamente» a la tecnología diésel, lidere un proceso hacia la descarbonización de la movilidad, de una forma progresiva, ordenada y con medidas que aporten una alternativa real a los ciudadanos. Desde la organización calificaron como «precipitado» que el Ejecutivo sentencie a una tecnología como el diésel, que en la actualidad utilizan millones de españoles y que forma una parte importante de los vehículos que se fabrican en España y que se venden en los concesionarios.

UGT también terció en la polémica, señalando que «no admitirá» medidas unilaterales en perjuicio de los intereses de los trabajadores del sector «referente para la industria de España». El sindicato criticó que el Gobierno se esté planteando una medida que penaliza a los vehículos diésel y que tendrá «serias» repercusiones para la industria.

Defensa guipuzcoana

La defensa de los diésel manifestada por las organizaciones estatales coincide con la realizada por la Asociación de Empresas de Automoción de Gipuzkoa (Aega) en un reportaje publicado por DV el domingo. En aquella información, realizada cuando la ministra todavía no había efectuado sus polémicas declaraciones, se preguntaba al presidente de la sección de Ventas de Aega, Ander Aramburu, si consideraba que los vehículos diésel llevaban camino de desaparecer. Respondió que confiaba en su continuidad, porque «con la nueva tecnología Euro VI, los fabricantes se han comprometido a que en 2020 las emisiones medias de las flotas que vendan en Europa no emitan más de 95 gramos de CO2 por kilómetro. Los motores Euro VI como máximo llegarán a 80 gramos».

Los tres concesionarios guipuzcoanos consultados por este periódico - Lurauto, Easo Motor y Carza- coincidieron con Aega. Luis Miguel García, director general del primero de ellos, destacó que los fabricantes están tomando medidas «determinantes para reducir el mínimo el impacto en el medio ambiente».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos