UGT evidencia la brecha de género en pensiones: las mujeres cobran 661 euros menos

Manifestación de pensionistas en Errenteria. /Arizmendi
Manifestación de pensionistas en Errenteria. / Arizmendi

Advierten que la temporalidad y el trabajo a tiempo parcial influirá en el futuro en las pensiones y las prestaciones por desempleo de los afectados, en su mayoría mujeres

AGENCIAS

La pensión media de jubilación que cobran las mujeres en Euskadi (cifrada en 907 euros al mes) es 661 euros inferior a la que perciben los hombres (1.568 euros mensuales), según datos de 2017 evidenciados por el sindicato UGT de Euskadi.

El secretario general de UGT de Euskadi, Raúl Arza, y la responsable de Política Sindical del sindicato, Maribel Ballesteros, han difundido un estudio sobre pensiones elaborado por la central a partir de datos oficiales, en el que vuelve a reflejar el déficit del sistema en Euskadi entre cotizaciones y pensiones contributivas, cifrado en 2016 en 2.427 millones de euros.

Arza, que ha preguntado a quien defiende la transferencia de la gestión de las pensiones a Euskadi "de dónde se va a sacar" para cubrir ese desfase, ha comparecido ante los medios, al igual que su compañera, portando un lazo de color marrón en denuncia de "la mierda de subida del 0,25 %" aplicada a las pensiones.

Euskadi, una de las comunidades con pensiones más altas, contaba al cierre de 2017 con 498.613 pensionistas. La pensión media fue de de 1.151 euros, algo superior la de jubilación, situada en 1.324 euros y 254 euros mayor que la media en España.

El estudio evidencia que las mujeres cobran pensiones más bajas de media. En concreto, el 73 % de las mujeres perciben pensiones por debajo de 1.000 euros al mes, lo que sólo afecta al 29 % de los hombres.

Arza ha explicado que esta situación tiene que ver con las menores pensiones de jubilación que cobran ellas y también con el hecho de que de las mujeres que cobran una pensión en Euskadi, el 45 % son viudas (la pensión media de viudedad es de 785 euros al mes).

También está relacionada con la realidad de un mercado de trabajo caracterizado por "una alta temporalidad" en las nuevas contrataciones y con "la segregación por sexo" en la contratación a tiempo parcial (según sus datos, casi el 30 % de las mujeres que trabajan lo hacen con contrato a tiempo parcial frente a cerca del 10 % de los hombres en esa situación).

Según ha advertido, la temporalidad y el trabajo a tiempo parcial influirá en el futuro en las pensiones y las prestaciones por desempleo de los afectados, en su mayoría mujeres.

Arza ha destacado también el papel "relevante" que juega en Euskadi la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) para complementar las pensiones más bajas: uno de cada cuatro perceptores de esta ayuda social son pensionistas, en su mayoría (dos de cada tres) mujeres, según ha dicho.

El sindicalista ha vuelto a reivindicar pensiones dignas y ha llamado a los partidos vascos con representación en el Congreso a que "no se olviden de los pensionistas" y trabajen por la derogación de la reforma en la materia de 2013 y por que el IPC vuelva a ser referencia para su revalorización.

El responsable de UGT ha reiterado que el sistema no tiene un problema de gasto, sino un problema de ingresos, y ha urgido a buscar alternativas a su financiación "sin descartar los impuestos".

Ha recordado que con el fin de mejorar sus ingresos, UGT ha propuesto la desaparición de las deducciones a las empresas o que no se financien con cuotas sociales, el "destope" de las bases máximas de cotización y que los gastos de la Seguridad Social se paguen a través de los presupuestos del Estado y no con cotizaciones.

Estas medidas, según cálculos de UGT, supondrían unos ingresos adicionales de unos 16.000 millones de euros, que servirían para afrontar la mayor parte del déficit de unos 18.000 millones de la Seguridad Social.