El 'Eusko-Renove' tendrá ayudas de entre 2.000 y 3.000 euros

Un cliente en un concesionario de coches guipuzcoano/Arizmendi
Un cliente en un concesionario de coches guipuzcoano / Arizmendi

Busca «impulsar la renovación del parque» y «descarbonizar» las carreteras

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

Por fin se conoce la letra pequeña del plan de subvención a la compra de vehículos (de distintas tecnologías) telegrafiado el pasado día 7 por la consjera de Desarrollo Económico e Infraestructuras y explicado, ya con mayor profundidad, por la propia Arantxa Tapia en las páginas de DV el pasado domingo. Las ayudas, que saldrán del 'bolsillo' del Ente Vasco de la Energía (EVE), irán de un mínimo de 2.000 euros a un máximo de 3.000, cantidad que variará en función de si el coche que salga del concesionario es, por ejemplo, un diésel o un eléctrico puro. Estos últimos se llevarán el empujón más notable (ver la tabla) en un programa que busca la renovación de un envejecido parque automovilístico vasco y que exige siempre el achatarramiento de otro coche para acceder al mismo.

El presupuesto inicial del plan será de cinco millones de euros, pero no se descarta, por un lado, que el Gobierno Vasco incremente la partida y que, por otra parte, sea el propio sector (los concesionarios o las marcas, o ambos a la vez) el que se sume a la iniciativa.

Eso sí, cualquier aportación privada complementaria debería realizarse siempre de modo individual, ya que al ser éste un programa solo para Euskadi (a diferencia de los clásicos PIVE o Renove estatales) no cabe que el sector en su conjunto acuerde promociones o descuentos idénticos. En definitiva, serán los propios agentes del sector de la venta de coches (que ahora deben analizar la situuación) los que decidan si animan a los consumidores con inyecciones complementarias.

Los detalles del programa han sido dados a conocer este martes por la tarde tras una reunión entre el viceconsejero de Industria, Javier Zarraonaindia, el director del EVE, Iñigo Ansola, el presidente del segmento Ventas-Concesionarios de AEGA , Javier Bagües, junto al secretario general de la organización guipuzcoana, Juan María López Osa, el secretario general de SEA-Empresarios Alaveses, Juan Ugarte, y el presidente de la Asociación de Concesionarios de Bizkaia, Jon Lekue.

El 'número dos' de Arantxa Tapia incidió en que la iniciativa pretende también apoyar a un segmento industrial que está sufriendo como es la automoción y que, conviene recordarlo, ocupa a 41.000 personas en Euskadi. Además, el responsable de Industria explicó que el plan tiene como objetivo «contribuir a aumentar la eficiencia en el consumo de energía en el transporte (a través de vehículos que consuman menos) y disminuir su impacto ambiental».

También se pretende, dijo, «dar un espaldarazo estratégico a los combustibles alternativos» en el transporte por carretera (eléctricos puros, híbridos enchufables y de autonomía extendida, GLP, gas natural, hidrógeno). Este 'Renove', que no es tal por aquello de que solo lo promueve Lakua y para Euskadi, premia la adquisición de vehículos eficientes, como los híbridos, los turismos de gasolina o gasóleo de clasificación energética A, y vehículos con emisiones inferiores a 114 gr CO2/km o 184 gr CO2/km, según su MMA.

Según López Osa, el sector planteó a Ansola y Zarraonaindia la conveniencia de otorgar al plan un carácter retroactivo para situar su inicio en el 7 de febrero (el día en que se anunció); petición que no fraguó.

Según resaltó el EVE, que habilitará en su página web una plataforma específica para cumplimentar los pertinentes expedientes del 'Renove', el programa se pondrá en marcha a finales de marzo, una vez esté publicado su contenido en el Boletín Oficial del País Vasco. Esto, lo admitieron todos los protagonistas de la cita, provocará un cierto parón en las ventas este mes. Solo podrán recibir las ayudas personas físicas o jurídicas de naturaleza privada que residan o tengan su domicilio social y fiscal en la Comunidad Autónoma de Euskadi, así como las instituciones locales (Ayuntamientos, Mancomunidades o Cuadrillas)

Chatarra

Uno de los aspectos más importantes del programa es la obligatoriedad de achatarramiento. Este requisito exige dar de baja definitiva un vehículo en uso, con una antigüedad probada igual o superior a siete años en el caso de los vehículos de categoría N1 (furgonetas) sean particulares o de empresa e igual o superior a diez años en el caso de los turismos.

La persona que quiera beneficiarse de la subvención deberá probar que el vehículo a achatarrar era de su propiedad desde antes del 1 de enero de 2019. Y el achatarramiento del coche se deberá producir a partir de la fecha de entrada en vigor de la convocatoria de ayudas.