Euskadi lleva 18 años pagando el Cupo por encima de lo que le corresponde por su PIB

Montoro y el consejero Azpiazu, tras la firma del último acuerdo sobre el Cupo. / EFE/
Montoro y el consejero Azpiazu, tras la firma del último acuerdo sobre el Cupo. / EFE

Los últimos datos del INE reflejan que el País Vasco aporta el 6,13% de la riqueza estatal, por debajo del 6,24% que sirve como referencia

Manu Alvarez
MANU ALVAREZBILBAO.

Aunque suponga reconocer que la economía vasca vivió tiempos mejores, que ya no es lo que era y que otras regiones españolas le han quitado una parte, por pequeña que sea, de su participación en la generación de riqueza estatal, el PIB de la comunidad autónoma sigue sin rozar el 6,24%. Esa tasa ya mítica, pactada en 1981 en la negociación con el Estado de la primera Ley Quinquenal del Cupo y que se ha mantenido inveriable desde entonces. En realidad, en los últimos 18 años, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística, Euskadi ha pagado el Cupo al Estado con una tasa superior a la que le correspondería en función de su participación en el PIB español.

El cálculo del Cupo, la aportación que hace el País Vasco al Estado para financiar el gasto público no transferido -Casa Real, el Ejercito, las embajadas o el sueldo de los ministros, sin ir más lejos-, siempre ha resultado controvertido. No sólo las cifras que se manejan para componer el resultado final, sino también el propio mecanismo de cálculo. Una fórmula para financiar las competencias no transferidas y quedarse con el resto de la recaudación fiscal que tan sólo se utiliza en el País Vasco y Navarra. Pero lo cierto es que los datos del INE demuestran que ese 6,24% que se utiliza como eje del cálculo, pudo ser real en 1981 pero hace tiempo que ha dejado de serlo. Desde entonces han sido muy contadas las ocasiones en las que el PIB vasco ha superado ese umbral. El año 2000, momento en que se alcanzó el 6,30%, marcó el punto de inflexión.

Los datos sobre la distribución del PIB regional que acaba de publicar el INE -los que corresponden a 2017 y 2018 aún están matizados con la advertencia de que son «provisionales»- dibujan una fotografía bastante clara. En los años de la burbuja inmobiliaria, cuando la construcción se reveló como la locomotora del crecimiento económico español, el País Vasco perdió peso relativo. Así, en el año 2007, el último gran año de la economía española antes de la crisis, el PIB vasco tocó suelo para suponer tan sólo el 6,02% del valor agragegado de los productos y servicios generados en España. Desde entonces, aunque de forma moderada, la economía vasca ha recuperado posiciones gracias al mayor peso de la industria y que ésta se comporta en formato 'diésel': no es tan brillante en los momentos de subida, pero retiene mejor la inercia en las etapas de recesión.

Las claves

Evolución
Desde el año 2000, que se alcanzó el 6,3% , el PIB vasco se ha mantenido por debajo de la tasa del Cupo
Consenso político
Las administraciones central y vasca nunca han querido revisar esa parte de la fórmula de cálculo

Teóricamente, al menos, el porcentaje de referencia que sirve para el cálculo del Cupo debe revisarse cada cinco años. Es lo que determina el Concierto para la Ley de Cupo que debe formularse en cada quinquenio y que debe recoger los cambios sustanciales que se hayan producido en ese periodo. Pero lo cierto es que la tasa jamás se ha modificado pese a que existan razones técnicas para ello. Los responsables políticos de cada momento, tanto en la Administración central como en el Gobierno vasco, siempre han argumentado que no merecía la pena entrar en una batalla para modificarlo. Para el Ejecutivo de Vitoria y las diputaciones siempre ha sido una especie de as en la manga, que han cedido para conseguir mayor flexibilidad en otros criterios que se tienen en cuenta en el cálculo final del Cupo.