En Euskadi hay 74 convenios con salarios inferiores a 1.000 euros

Arza, Ballesteros y Gonzalo Pino. / IGNACIO PÉREZ
Arza, Ballesteros y Gonzalo Pino. / IGNACIO PÉREZ

UGT llama de nuevo a los sindicatos abertzales a la negociación sectorial ante los casi 370.000 vascos sin pactos

ERLANTZ GUDEBILBAO.

UGT presentó ayer un informe donde revela que 74 de los 126 convenios sectoriales de Euskadi contemplan categorías con salarios inferiores a 1.000 euros. El documento está vinculado a la campaña 'Ponte a mil' lanzada por la central en 2017, y que exigía el aumento del Salario Mínimo a 1.000 euros en tres años.

El sindicato socialista recurrió al informe para reivindicar una vez más la negociación colectiva en un contexto donde el SMI se ha fijado por ley en 900 euros. Su líder, Raúl Arza, llamó a las centrales nacionalistas a retomar la negociación colectiva, ya que su concurrencia es clave para desbloquearla. Casi 370.000 trabajadores vascos tienen sus convenios decaídos o pendientes de renovar.

En el ámbito autonómico, el convenio de enseñanza privada contempla menos de 1.000 euros para los asistentes en educación infantil y los aprendices; abundan a su vez estos exiguos sueldos en los centros de educación ambiental o granjas-escuela.

En el convenio del transporte de mercancías por carretera de Álava, los salarios son mayormente inferiores a esta cifra entre el personal administrativo. Entre el personal superior técnico también hay una categoría que no la alcanza. Directamente todo el personal administrativo de la industria maderera se mueve en un salario por convenio de menos de 1.000 euros.

Oficinas y despachos

En el convenio vizcaíno de despachos de abogados -sin vigencia ya y con tablas de 1997- nueve de sus once niveles están por debajo de la cantidad mensual demandada. Asimismo, el mediático pacto laboral del sector de oficinas y despachos -con tablas en su caso del año 2001- recoge categorías que ni siquiera llegan a mil euros. Es el caso del ayudante de oficios varios y el auxiliar técnico, mientras que el conocido como botones no alcanza los 650 euros.

En Gipuzkoa, el convenio de los trabajadores de la OTA tienen una categoría en esta precaria tesitura: el llamado mozo o peón, que no ingresa ni 900 euros. El convenio de oficinas y despachos -con tablas de 2007- deja por debajo de la barrera marcada a encuestadores o clasificadores, entre otros.

El secretario general de UGT, Raúl Arza, denunció que la subida del SMI a 900 euros puede no ser suficiente ante las «triquiñuelas» de empresas que alcanzan «de forma fraudulenta» esta cantidad, «sumando complementos como la antigüedad». UGT prevé exigir a quienes incumplan el pago retroactivo.