Confebask advierte de que el desgobierno en Madrid puede frenar la inversión y el empleo

Confebask advierte de que el desgobierno en Madrid puede frenar la inversión y el empleo

Zubiaurre afirma que un país «sin un responsable al mando» no puede resolver sus desafíos

julio díaz de alda
JULIO DÍAZ DE ALDABilbao

Eduardo Zubiaurre tomó este jueves las riendas de Confebask de manos de Roberto Larrañaga, que terminaba su mandato de cuatro años, presentando como primera idea de su discurso «la necesidad de un mayor reconocimiento a la empresa como garante de la creación de empleo y riqueza». «Los hombres y mujeres de empresa de Euskadi son contribuyentes netos al desarrollo del país», afirmó en la primera intervención en su nueva responsabilidad.

El empresario eibarrés se estrenó en el cargo repasando la buena situación económica vasca. «Tenemos niveles récord de contratación indefinida, los salarios han crecido siete puntos más que el IPC desde el inicio de la crisis, los que han podido subirlos los han subido, y la tasa de paro está por debajo del 10%», dijo.

Una fortaleza que atribuyó en parte a la estabilidad política e institucional que se vive en la comunidad autónoma. Zubiaurre contrapuso esa balsa de aceite vasca al desgobierno que se vive en Madrid, donde nadie descarta nada, incluida una repetición de los comicios generales en otoño.

«Desde 2016 se vive un bucle de elecciones constante que impide formar un Gobierno y una política estables; esto es algo que no ayuda en absoluto ni a la economía en general ni a la inversión empresarial», aseguró. Y remachó: «El no tener un responsable al mando de un país hace que los problemas se agranden y los retos no se afronten». Y destacó que, junto a la incertidumbre internacional, el Brexit, la guerra comercial o el repunte de los populismos, el País Vasco también afronta el riesgo de esa falta de un nuevo Ejecutivo latente en la capital española.

Zubiaurre aseguró que esa parálisis inversora no afecta por ahora a Euskadi, pero advirtió de que el País Vasco no está exento de ningún riesgo. Por eso explicó que «para no perder el tren de la competitividad», y además de «mantener la estabilidad», Euskadi necesita una fiscalidad empresarial «más ajustada a la realidad de los países de nuestro entorno». Al tiempo urgió a acometer cambios para moderar el coste de la energía y para modernizar las relaciones laborales para «adaptarlas a los nuevos tiempos».

Cuestionado en concreto por qué aspectos de la fiscalidad querría revertir la patronal, Eduardo Zubiaurre centró el tiro en las cotizaciones sociales, «que encarecen de manera notable las contrataciones si nos comparamos con Europa».

El presidente de Confebask se refirió (sin mencionar su nombre) a ELA para resaltar que «hay que dejar atrás el modelo de confrontación que aún mantienen algunas organmizaciones sindicales, que choca con el clima de entendimiento que se vive en la mayoría de nuestras empresas». Al tiempo, confirmó que mantendrá a partir de ahora la tradicional ronda de contactos «con todos los agentes sociales e institucionales del país». «Nosotros estamos siempre abiertos a dialogar, a participar, a aportar... y nunca nos levantamos de ninguna mesa», dijo.

Contrarreforma laboral

Al hilo de las negociaciones que se mantienen en Madrid para la conformación de un Gobierno y la eventualidad de que pudieran comportar una contrarreforma laboral, Eduardo Zubiaurre rechazó por lesiva para la contratación esa posibilidad –«sería algo muy negativo», dijo– y resaltó que la modificación acometida en 2012 permitió un grado de flexibilidad a las empresas que, a su entender, se esconde tras la mejora del empleo vivida desde entonces.

El presidente de la patronal vasca no eludió las cuestiones relativas a la elevada temporalidad (un 25,8%) en Euskadi, y afirmó que «a pesar de ese récord de indefinidos, si los empresarios no contratan con mayor estabilidad es por incertidumbre, porque tienen dudas o por rigideces legales».

En su despedida, Roberto Larrañaga agradeció la «cercanía» de las organizaciones y los equipos de SEA, Cebek, Adegi y Confebask y recordó emocionado el reconocimiento a las víctimas empresariales de ETA celebrado en octubre de 2017.

«Tenemos que hacer las empresas vascas más atractivas al talento»

Eduardo Zubiaurre puso el foco en el reto del talento, y lo situó como uno de los grandes 'deberes' de país de Euskadi. Además de recordar que este asunto trasciende al ámbito empresarial, no eludió la enorme responsabilidad de las compañías vascas a la hora de generar, captar y mantener a los mejores profesionales al destacar que «la pelota también está en nuestro tejado». «Tenemos que hacer las empresas más atractivas al talento», sentenció. En este sentido, el nuevo responsable de la patronal vasca explicó que en los últimos tres años este aspecto ha pasado de suponer una preocupación para el 50% de las empresas a incomodar al 70%.

«Es una de las principales amenazas, y hemos de reaccionar», dijo, abogando por poner todos los esfuerzos como país en la promoción de las políticas de Formación Profesional, la fluidez en las relaciones entre empresas y universidades y la mejora de las labores de orientación profesional en los entornos educativos. Al tiempo, resaltó la importancia de incorporar de una manera más intensa a la mujer al mercado laboral, sobre todo –apuntó– al ámbito industrial: «No podemos de ningún modo permitirnos prescindir del 50% de nuestro talento».

El empresario eibarrés se refirió también a otro aspecto en el que centrar la atención como es el de la seguridad laboral, que definió como «una clara prioridad para las empresas». En este sentido, aseguró que pese a repuntes circunstanciales, las cifras de los últimos años ofrecen una clara mejoría de la siniestralidad, «gracias a un trabajo de todos; de las compañías, los sindicatos y los propios trabajadores».

El 'estilo Adegi' se apreció entre líneas en la comparencia de Zubiaurre que, de saque, dejó su impronta al realizar casi la mitad de su intervención en un fluido euskera.

Al ser cuestionado por la Nueva Cultura de Empresa que promueve la patronal guipuzcoana, Zubiaurre aplaudió la iniciativa y recordó que «la corresponsabilidad y la implicación de todos en las empresas es algo ya imprescindible; es, claramente, un factor de competitividad».

El presidente de Confebsak explicó que la patronal vasca también ha adoptado esa filosofía y aplaudió los incentivos de la Diputación Foral de Gipuzkoa a la participación de los trabajadores en sus respectivas empresas.