Ulma Packaging refuerza su posición en Asia con una filial propia en Tailandia

Sede de Ulma en Oñati./MARIAN
Sede de Ulma en Oñati. / MARIAN

La cooperativa guipuzcoana potenciará su liderazgo en la fabricación de sistemas de envasado para alimentación

Fernando Segura
FERNANDO SEGURA

Ulma Packging ha abierto una filial propia en Tailandia que refuerza su posición de liderato internacional en el diseño y fabricación de sistemas de envasado, en especial de producto fresco dentro del exigente sector de la alimentación. Con esta nueva implantación consolida su crecimiento en nuevos mercados y, tras casi dos décadas comercializando sus productos y servicios en Tailandia a través de empresas distribuidoras, emprende el reto al establecer su propia filial.

El objetivo de ULMA es ofrecer a sus clientes en este país del sudeste asiático una atención más personalizada y un servicio técnico a medida de las necesidades de cada proyecto. Tal y como destaca Mikel Kortabitarte, director comercial de ULMA Packaging, «decidimos implantarnos en Tailandia ya que muchos de nuestros clientes reclamaban una atención más cercana, y queríamos prestar a la industria tailandesa un servicio técnico de mayor calidad».

La nueva filial, ubicada en Bangkok, estará dirigida por Chuckkrit Apikul, que se incorpora a ULMA tras una dilatada experiencia en el sector. Tal y como señala Apikul, «el mercado tailandés es muy atractivo dado su tamaño actual y su gran potencial de crecimiento. Somos muy optimistas respecto al futuro de esta nueva filial. La cooperativa cuenta actualmente con 19 filiales propias por todo el mundo.

Crédito del BEI

El Grupo Ulma, con sede en Oñati, firmó en febrero con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) un préstamo de 26 millones de euros para financiar su estrategia de innovación y crecimiento. Esta inyección de dinero permitirá a la cooperativa de la Corporación Mondragón (CM) acelerar su expansión. La compañía de Oñati, que cuenta con ocho divisiones entre ellas Packaging- es una de las joyas de la corona de CM, con implantación en ochenta países y una facturación de 850 millones de euros.