Sarralle entra en Turquía de la mano de Befesa

Sede de Sarralle en el polígono Landeta de Azpeitia/Eli Aizpuru
Sede de Sarralle en el polígono Landeta de Azpeitia / Eli Aizpuru

La azpeitiarra construirá la nueva planta del gigante del reciclaje

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

Sarralle crece en el exterior y abre la puerta de un nuevo mercado: Turquía. El grupo azpeitiarra se ha adjudicado el proyecto de construcción de las nuevas instalaciones en aquel país de Befesa, una firma de referencia mundial en el sector del reciclaje de residuos para la industria del acero y el aluminio, cuyo objetivo es prácticamente duplicar la capacidad productiva de su instalación, inaugurada en 2010. Según los protagonistas de operación, la inversión del proyecto supera los 25 millones de dólares.

La firma azpeitiarra -que cuenta con una plantilla global de 400 personas y factura más de 100 millones de euros anuales- realizará para Befesa un proyecto llave en mano que incluye la fase de diseño, ingeniería, fabricación, montaje y puesta en marcha de la nueva planta.

Sarralle subrayó que el contrato le permite intentar «nuevos proyectos y colaboraciones en el país a medio plazo». De hecho, desveló, la compañía ha abierto un centro de trabajo en Ankara, desde el que aspira a acometer los nuevos proyectos que puedan surgir allí.

Con la modernización de la planta, Befesa tratará anualmente 110.000 toneladas de polvo de acería, frente a las 60.000 actuales. Este incremento permitirá valorizar más cantidad de polvo para obtener Zinc y de escoria.

Ambos materiales serán reutilizados en otros sectores, convirtiéndose en una fuente de materia prima renovable, contribuyendo a la sostenibilidad medioambiental del planeta, al permitir cerrar el proceso de producción de forma sostenible reutilizando todos los elementos del proceso, explico Sarralle.

La gestión de residuos y posterior valorización de los mismos, es una de las principales líneas de actuación del Grupo Sarralle. Dentro de este área de negocio ha participado en proyectos de generación de energía (Waste to Energy), utilizando residuos sólidos como combustible. Entre ellos se pueden destacar la ampliación de la incineradora de Vantaa (Finlandia), la modernización de la incineradora de Sant Adriá del Besos (Barcelona), la participación en la incineradora de Zubieta, aquí en casa, o el horno de plasma para recuperación de materiales preciosos desde circuitos electrónicos en USA.

Así mismo, se han realizado proyectos dentro del área de la valorización de residuos en campos tan diversos como el Proyecto de Línea de Marpol (Tanger), un residuo generado durante el servicio de los buques petroleros.

Sarralle explico que ofrece «soluciones que abarcan el diseño, ingeniería, fabricación, montaje y puesta en marcha de máquinas e instalaciones para dichos sectores a nivel mundial». El grupo tiene cinco líneas de negocio: acería, laminación, procesamiento de bobinas metálicas, muebles metálicos y soluciones de ingeniería para distintos sectores, como el energético y medioambiente.