El Parlamento Vasco apuesta por la participación del trabajador en la empresa

Trabajador en una empresa. /dv
Trabajador en una empresa. / dv

La Cámara insta por unanimidad al Gobierno a promover un modelo 'inclusivo-participativo'

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

Los cinco grupos con representación en el Parlamento Vasco aprobaron este jueves sin fisuras una proposición no de ley inspirada en el trabajo de la Asociación de Amigos de Arizmendiarrieta (ALE) y presentada por todas las fuerzas políticas en defensa de un nuevo modelo de empresa para Euskadi que, principalmente, basado en las personas ponga por delante el proyecto colectivo frente a las necesidades de cualquier grupo de interés y favorezca la participación del trabajador en su compañía. Esa fórmula, definidida como inclusiva y participativa, aboga -entre otras cosas- por la equidad, la igualdad salarial, la protección del entorno y la información en el seno de las compañías.

En la práctica, la aprobación de esa proposición no de ley lo que hace es instar al Gobierno Vasco (y también a otras administraciones, como las diputaciones forales de los tres territorios) a promover ese modelo, a medio camino entre las coooperativas (mundo del que, evidentemente, viene ALE) y la empresa mercantil tradicional.

La aprobación por unanimidad, que ya en sí supone todo un hito en el actual Parlamento Vasco, más si cabe las distancias existentes en Euskadi en el ámbito sociolaboral, es, subrayaron todos sus promotores, un punto de partida. Un inicio para un trabajo que se entoja largo y no exento de complicaciones, y que deberá suscitar la colaboración de las fuerzas sociales y económicas vascas.

El 'modelo inclusivo-participativo vasco de empresa', que así se denomina, busca que el Gobierno Vasco apoye la difusión y la implantación del mismo, asi como que estimule la implantación de sistemas por los que los trabajadores se puedan incorporar al capital, la gestión y los resultados de sus firmas. Los grupos parlamentarios sugieren también la conveniencia de crear un Registro de este tipo de empresas y hasta de crear algún premio que las reconozca.

Durante el debate previo a la votación, en el que todos agradecieron el trabajo y la dedicación de ALE, el PNV, el PP y PSE alabaron las posibilidades de esta fórmula como complementaria a las empresas de capital tradicionales, mientras Elkarrekin Podemos y EH Bildu apostaron más bien por situarla como alternativa a la que representan las firmas pertenecientes a Confebask y sus asociadas, a las que las dos formaciones criticaron con dureza.

 

Fotos

Vídeos