Nekane Arzallus: «Cuando llegué al Gipuzkoa Basket, la noticia fue que era mujer y me pareció terrible»

Nekane Arzallus, expresidenta del GBC./Arizmendi
Nekane Arzallus, expresidenta del GBC. / Arizmendi

Nekane Arzallus, expresidenta del GBC, premiada como mejor directiva, reivindica referentes: «No puedes ser lo que no puedes ver»

Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

Nekane Arzallus (Ergobia, 1965) ha sido reconocida en los premios Aspegi en la categoría de mejor directiva/profesional. La expresidenta del Gipuzkoa Basket, que inicia ahora una experiencia política en la plancha del PNV al Ayuntamiento de San Sebastián, ha sido la segunda mujer en la historia del baloncesto estatal en presidir un club de la Liga ACB y la única mujer presidenta de la ACB durante más de una temporada.

En primer lugar, concede mucha importancia a este premio «porque me parece un reconocimiento a muchas mujeres que han trabajado y siguen trabajando de modo anónimo para que el deporte guipuzcoano esté en lo más alto. Además, es una forma de visibilizar el trabajo que hacemos».

Además, Arzallus considera que «te pone en la palestra y así todas las mujeres y niñas que vienen por detrás ven que es posible. ¿Queda mucho por hacer? Claro que sí, porque cuando llegué al Gipuzkoa Basket la noticia fue que yo era mujer y eso me pareció terrible».

Desde su punto de vista, la falta de referentes marca mucho: «Para mí hay una frase muy buena que resume todo esto. No puedes ser lo que no puedes ver. Tienes que salir porque tienes un compromiso con la gente que viene por detrás. Porque es posible que tengan sueños pero no tienen referentes y a lo mejor no se atreven. No hay que dejar de soñar y dar pasos para adelante».

Finalmente, la de Ergobia apunta una de las claves para enderezar esta situación: «Todo empieza por la educación. Ya desde casa, desde los colegios para intentar detectar y eliminar los estereotipos que siguen vigentes. Las mujeres podemos y tenemos que estar ahí. Y dando visibilidad a todo lo que se pueda. El tema de las cuotas quizá no es lo mejor, pero también son necesarias. Ayuda. Al final somos el 50% de la población y por algo será».