Un grupo inversor eibarrés se hace con Alfa 'Aero', que incorpora a 60 trabajadores

Vista exterior de la empresa Alfa Precision Casting, de Eibar./MORQUECHO
Vista exterior de la empresa Alfa Precision Casting, de Eibar. / MORQUECHO

Se trata del Grupo Orbea, ajeno a las bicicletas y con varias empresas en actividad, que se adjudica los activos por 3,4 millones

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCEEIBAR

. El Grupo inversor eibarrés Orbea, ajeno a la fabricación de bicicletas, se ha adjudicado la sección aeronáutica de Alfa Precision Casting, que entró en concurso en diciembre de 2017. La sección 'aero', la más rentable, ya que la de mecanizado arrojaba pérdidas, continuará su actividad de la mano de la nueva compañía y bajo el nombre de Eibar Precisión Casting. El juez ha adjudicado los activos de la sección 'aero' por 3,4 millones tras alcanzarse un acuerdo con la administración concursal. Sobre la mesa había dos ofertas: la de Eibar Precisión por 3,4 millones y una segunda por 680.000 euros. Los adquirientes se hacen con la maquinaria y las inversiones, pero no con el inmueble, que pertenece al Grupo Alfa.

Fuentes de esta compañía indicaron que es inminente la entrada de los inversores. «Estamos muy ilusionados porque nos permite seguir adelante con nuestras empresas», explicó Jorge Agirrebeña, directivo del Grupo Alfa. De esta manera, Alfa desgaja la sección 'aero' para el grupo inversor Orbea y mantiene los negocios relacionadas con la fabricación de la máquina de coser, con Alfa-Lan (propietaria de los pabellones), Alfa Hogar, así como Min Tech, la última 'joya' de la firma, que duplica su facturación en el negociode las grandes series de pequeñas piezas de alta precisión mediante moldeo por inyección de polvos metálicos o cerámicos.

El Grupo Orbea cuenta con varias empresas y gestionará la nueva firma bajo una sociedad instrumental. Tras la adjudicación sólo falta realizar la liquidación de las indemnizaciones a los cerca de 131 operarios de Alfa PC, aunque 60 de ellos volverán a ser contratados en el nuevo proyecto en el bienio 2018-2020, según el auto judicial al que ha podido acceder este periódico. El abogado de los trabajadores, José Manuel Aja, declaraba que esperan que se liquiden en breve las cantidades pendientes de abonar a los trabajadores, una vez dictado el auto de la liquidación.

Sobre la mesa había dos ofertas, la del grupo eibarrés y otra que ofreció 680.000 euros

Se hace con la maquinaria y la cartera de pedidos, no así con el inmueble, que pertenece a Alfa Lan

Según ha podido saber este periódico, alguno de los trabajadores de Alfa PC están siendo entrevistados ya para conocer su disposición a entrar en la nueva empresa. De esta manera, se retomaría la actividad en la división 'aero', la que desde un primer momento se descubrió como el área con mayor proyección y mejores resultados de la compañía, pero que ha estado lastrada por los malos resultados de la sección 'auto mecanizado' de Alfa PC.

La compañía solicitó en diciembre del 2017 el concurso de acreedores para Alfa PC por los malos resultados del área de automoción. Desde un inicio la división 'aero'registró el interés de distintos inversores, lo que ha posibilitado que en el proceso concursal se haya concretado una propuesta que reactive esa sección de la compañía y que lo siga haciendo en Eibar. «En 'aero' hay pedidos para 20 y 30 años con clientes muy potentes», apuntaban desde el comité de Alfa PC.

Indemnizaciones

El comité de empresa ya había mostrado su satisfacción por el acuerdo alcanzado previamente con la administración concursal. No solo por la reactivación del proyecto 'aero' sino también por la «mejora importante en las indemnizaciones» conseguida para cerca de 62 trabajadores que no tendrán cabida en el nuevo planteamiento. Además, los empleados que habían mantenido 172 jornadas de paro recibirán una compensación por haber vulnerado la empresa su derecho a la huelga.

El juzgado de Eibar dio el pasado mes la razón a los trabajadores en este aspecto tras denunciar estos que la empresa estaba vulnerando su derecho a la huelga, ya que los puestos de los huelguistas estaban siendo sustituidos por esquiroles, y que los trabajadores movilizados «recibían amenazas, al tiempo que la dirección impedía de manera consciente el trabajo del comité de huelga».

El Grupo Alfa ha padecido diferentes vaivenes. En 1993 entró otro grupo inversor eibarrés, Eteceta, con Enrique Treviño al frente, que relanzó la firma con hasta 13 unidades de negocios diferentes, con lo que llegó a alcanzar una plantilla que superaba las 850 personas. No obstante, en los últimos años Alfa, bajo la dirección de Ion Ander Buenetxea, tuvo que hacer frente a un concurso de acreedores que supuso la desaparición de sus filiales importantes y la supervivencia de algunas, desgajadas del Grupo y con una plantilla muy reducida. La destrucción de empleo y la venta de empresas (Industrias Gol), o la desaparición de otras (Mecánicas Mallabi o Dinalot) dejaron el Grupo en la mínima expresión. La crisis financiera le pasó factura al igual que a otras muchas compañías en un entorno marcado por la debilidad del consumo interno y las dificultades de refinanciación y también por el fracaso en los planes de internacionalización.

 

Fotos

Vídeos