Se estanca la creación de empresas en Gipuzkoa

Imagen de archivo de una empresa. /dv
Imagen de archivo de una empresa. / dv

El nacimiento de nuevas compañías en Euskadi sube la quinta parte que en España

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

El ejercicio 2019 no comienza bien en lo relativo al pulso empresarial en el País Vasco. Tampoco en Gipuzkoa. Así lo demuestran los datos del informe que la patronal Confebask ha dado a conocer esta mañana, en el que se constata que el número de compañías se encuentra más bien estancado o, lo que es lo mismo, que la recuperación del tejido productivo no acompaña a la del conjunto de la economía. Todo, después de un enero que, como se esperaba, pues acostumbra a ser un mal mes en este sentido, en el que los registros de compañías inscritas en la Seguridad Social han experimentado un descenso notable respecto a los números de diciembre.

En esta tesitura, además, la organización presidida por Roberto Larrañaga llama la atención sobre el hecho de que el ritmo de crecimiento en el número de firmas en el País Vasco «es claramente inferior al del Estado». Tanto es así, que mientras en Euskadi el registro apenas avanza un 0,2% interanual (58.740 empresas este enero frente a un año antes), en España esa velocidad alcanza un 1,1%.

Dicho de otro modo, la creación de empresas en Euskadi es 5,5 veces más débil que en el conjunto del Estado. En el caso de Gipuzkoa, la situación es algo peor, puesto que el tejido empresarial del territorio no ha mejorado entre enero de 2018 y enero de 2019, presentando un avance del 0%, con 20.572 empresas hoy por las 20.577 de entonces. En puridad, se evidencia una ligera caída, que convive con modestísimos repuntes en Araba (0,2%) y Bizkaia (0,4%).

La patronal vasca ofrece datos algo más detallados, en los que se aprecia claramente que este fenómeno se viene repitiendo de manera inexorable desde el momento, hace ahora cinco años exactos, en que se abandonó la recesión. Solo en 2014 Euskadi cerró con un avance en el número de empresas registras por encima del español.

Peor en la industria

El panorama incluye una atonía mucho mayor en el campo de la industria, puesto que tras el el 0,2% de mejora interanual se esconden una subida 1,4% en la construcción (que se está demostrando un segmento tremendamente activo) y un incremento del 0,1% en los servicios, que conviven con la caída del 0,3% en la industria. Así, si respecto a enero de 2019 Euskadi apenas se ha apuntado 95 nuevas firmas inscritas, éstas surgen de la suma de las 70 ganadas en el andamio, las 30 de los servicios y las 18 del sector primario, a las que hay que restar las 23 perdidas en el ámbito manufacturero.

El informe explica también que el número de autónomos, como también suele ocurrir en enero, se redujo; en concreto, en 922 personas, sumando un total de 171.564, lo que, de otra parte, supone 51 emprendedores menos que un año antes. Este apartado también es preocupante, si tenemos en cuenta que desde lo más profundo de la crisis el número de autónomos apenas ha crecido un 0,1%.

Confebask reconoce que «el 2019 comienza con un aumento muy leve del número de empresas (ese 0,2% interanual) y un estancamiento en el de autónomos». «Ante esta situación, que dura ya varios años -añade- hay que insistir en la necesidad de cuidar y fomentar las vocaciones empresariales y de trabajar en consolidar el tejido productivo existente, tratando de lograr un entorno que propicie y facilite tanto la actividad empresarial como el emprendimiento y, por tanto, la generación de riqueza y empleo en Euskadi».