Dia cambia de consejero delegado y ultima la refinanciación de su deuda

Dia cambia de consejero delegado y ultima la refinanciación de su deuda

La cadena de supermercados ficha a Borja de la Cierva y admite que su patrimonio neto es negativo

E. M.Madrid

Dia sigue su andadura por el desierto. En solo cuatro meses ha cambiado por segunda vez de jefe debido a la profunda crisis que atraviesa la cadena de supermercados. Este viernes la guerra se ha cobrado el puesto de Antonio Coto, que había sustituido hace solo cuatro meses a Ricardo Currás. La empresa ha informado a través de un hecho relevante remitido a la CNMV, de que Borja de la Cierva sustituirá a Coto al frente del consejo, al que además entran Jaime García Legaz, expresidente de Aena, y Miguel Ángel Iglesias.

Además, el consejo de administración ha anunciado que propondrá en junta de accionistas una ampliación de capital por al menos 600 millones de euros, mientras «ultima» un acuerdo con la banca para refinanciar su deuda. Explica que el análisis de sus cuentas realizado en los últimos meses refleja «un deterioro de 184 millones de euros» que obligará a aumentar las provisiones y conllevará que la firma cierre 2018 «con un patrimonio neto negativo», situación que prevé revertir con el aumento de capital. La cadena, que ha estado suspendida de cotización, ha regresado con una subida de más del 10%.

Sus acciones suben 13,41%, hasta los 0,499 euros por acción, a unas horas de volver al mercado después de estar suspendidas de cotización durante toda la sesión, tras anunciar el nombramiento de De la Cierva como consejero delegado. El grupo, también ha apuntado que pondrá a la venta las marcas Max Descuento y Clarel por «no formar parte del negocio principal» y ha confirmado que acabará el ejercicio con su ebitda ajustado entre los 350 y los 400 millones de euros, un 30% por debajo de sus expectativas iniciales.

En el marco del proceso de revisión de sus cuentas de 2017, Dia también ha revelado que ha encontrado nuevos ajustes a realizar por los resultados de su filial en Brasil, con un impacto negativo de 1,6 millones de euros en su resultado neto de 2017 y de 9,7 millones de euros en las reservas a cierre del pasado ejercicio.