El comité reitera su petición a CAF de retirarse del proyecto en Jerusalén

Imagen del tranvía que CAF construirá en Jerusalén/CAF
Imagen del tranvía que CAF construirá en Jerusalén / CAF

Advierte de que «no podría garantizarse» la seguridad del personal que se desplazara a la zona

EFE

El comité de empresa de CAF ha reiterado este martes su petición a la dirección de la compañía guipuzcoana de que no participe en la construcción del tren ligero de Jerusalen que unirá «asentamientos ilegales» en territorio palestino. El comité ha advertido, además, de que «no podría garantizarse» la seguridad del personal que se desplazara a la zona.

El consorcio TransJerusalem J-Net Ltd, formado por el Grupo CAF y la constructora Shapir, fue seleccionado por la autoridad JTMT (Jerusalem Transportation Masterplan Team) como adjudicatario del proyecto del tren ligero de Jerusalén por un importe que supera los 1.800 millones de euros.

El importe de la parte del suministro para Grupo CAF es de más de 500 millones de euros y abarca tanto la fabricación de las nuevas unidades como la rehabilitación de las existentes, así como el suministro de los sistemas de señalización, energía y comunicaciones, y la integración del proyecto.

A esto hay que sumar su participación del 50 % en la sociedad SPV, que gestionará la actividad de operación y mantenimiento de las dos líneas y cuyo volumen de negocio en el periodo contratado se estima aproximadamente en unos 1.000 millones de euros.

El comité de empresa de CAF ha señalado este martes en un comunicado que con este proyecto las autoridades israelíes «pretenden legitimar» una «ocupación dotando a sus habitantes de medios de transporte e infraestructuras normalizadas» y recuerda que la ONU declaró «ilegalmente ocupadas las tierras de Jerusalén Este».

El pasado mes de febrero la representación de los trabajadores pidió que «se retirase de este concurso» pero la dirección de la empresa lo rechazó, explica el comunicado.

El comité ha mostrado su preocupación por «la repercusión pública y las consecuencias» que pueda acarrear a la compañía al adjudicarse contratos en otros concursos en los que participa y ha remarcado que compañías como Alstom, Siemens y Systra (filial de la francesa SNCF), la canadiense Bombardier y la australiana Mcquarie se retiraron del proyecto israelí antes de su licitación. Afirman asimismo que Autoridad Nacional Palestina se ha puesto en contacto con el Gobierno para que pida a CAF que desista de participar. A esta situación se suma que «nadie podría garantizar la seguridad del personal de CAF en el caso de que tuviera que desplazarse a pie de obra», señala el comunicado que acusa a la dirección de «poner en el ojo del huracán a trabajadores».

Temas

Caf