Las empresas del mueble de Gipuzkoa ganan mercados con su apuesta por el diseño

Las empresas del mueble de Gipuzkoa ganan mercados con su apuesta por el diseño

El sector superó la crisis fichando profesionales de prestigio y volcado en las exportaciones. El territorio se ha situado como un referente en los productos de calidad, con firmas que tienen como clientes cadenas hoteleras, palacios de congresos o a Google

Fernando Segura
FERNANDO SEGURA

El sector del mueble vive un periodo de bonanza en Gipuzkoa. La crisis, que se llevó por delante empresas señeras como Xey, fue a su vez un revulsivo que obligó a buscar nuevos mercados. Y, en esa estrategia exitosa, la apuesta por el diseño y la calidad han resultado claves. Los muebles 'made in Gipuzkoa' se venden en todo el mundo y se disfrutan tanto en domicilios particulares como en edificios emblemáticos de Nueva York, París o Londres.

En este reportaje hemos tomado el pulso al sector invitando a tres empresas a que nos expliquen el momento en el que se encuentran y las previsiones de futuro. Predomina el optimismo, porque las tres estiman que seguirán creciendo en nuevos mercados y seduciendo a clientes de postín, como cadenas hoteleras o palacios de congresos.

Este es el caso de Ondarreta (Oiartzun) que ha equipado, por ejemplo, las salas VIP de Iberia, así como las oficinas de Linkedin en Chicago, las del Banco Nacional de París o las de Coca Cola en Madrid. En Gipuzkoa, sus muebles destacan en el hotel Arima, el restaurante Rekondo, la iglesia Iesu (de Rafael Moneo) y el nuevo estadio de Anoeta.

La firma de Oiartzun acaba de recibir el premio TSpain Dessign Awards, que otorga el New York Times a la mejor empresa por su compromiso con el diseño. La compañía, fundada en 1973, es un claro ejemplo de firma renacida. Su gerente, Nora Arratibel, explica que «veníamos de ser líderes nacionales, con más de 3.000 clientes en el sector auxiliar del mueble de cocina. Hoy todo eso prácticamente ha desaparecido, por lo que la evolución de nuestra oferta ha sido brutal en los últimos cinco años. Un cambio generacional en la empresa, acompañado de un cambio profundo del sector, nos ha obligado a adaptarnos a este nuevo contexto, reinventándonos».

La directiva subraya que en esta reinvención «el diseño de calidad ha sido nuestra premisa y por lo que luchamos día a día». De ahí su apuesta por colaborar con profesionales de prestigio como Gabriel Teixidó, Rafael Moneo, Jorge Pensi y Ben Van Berkel. El resultado es una facturación anual de 10 millones de euros, el 50% en el exterior.

Las exportaciones arrancaron en el año 2000, con Francia y Portugal como primeros destinos, pero la crisis obligó a apretar el acelerador, de manera que a la cartera de clientes se sumaron Estados Unidos, Francia, el Benelux, Australia y Corea. Y las redes están echadas para crecer en Oriente Medio y China.

«El cambio en el sector nos ha obligado a adaptarnos al nuevo contexto, reinventándonos» Nora Arratibel, Ondarreta

«Todos nos beneficiamos de transmitir el buen hacer del 'made in Gipuzkoa', aunque seamos competencia» Miguel Jiménez, Sellex

«Hemos firmado un contrato con una empresa de EE UU. Las perspectivas son muy buenas» Irati Diez, Akaba

Arratibel rompe una lanza en favor de las empresas guipuzcoanas. «Nuestro sector es ridículamente pequeño si lo vemos con una perspectiva global, pero si entramos a valorar el número de compañías de nivel que hay en el territorio, para lo pequeños que somos, el número es importante». La gerente destaca que la imagen del País Vasco «es sólida y positiva, generamos confianza. Contamos con un sector auxiliar de la madera y metal con tradición y cualificado».

Arratibel no oculta que existen debilidades. La primera, la dificultad para captar talento, porque las grandes empresas tractoras industriales de Gipuzkoa «resultan más atractivas que nuestro sector». El segundo problema radica en la existencia de competidores que fabrican con menores costes, como los chinos, portugueses o los de los países del Este y, en España, las compañías levantinas.

Otra empresa guipuzcoana volcada en el mueble de calidad es Sellex. Nació en San Sebastián en 1977, cuenta con dieciocho empleados y espera facturar este año 5 millones de euros. Comenzó su andadura enfocada al mundo del hogar. El punto de inflexión se produjo en 1992, gracias a la creación del banco Vacante, de Enric Miralles, que les abrió las puertas al mercado de colectividades. Luego vinieron otros diseños de éxito, como el banco Aero y las sillas Slam (Lievore Altherr Molina) y en la actualidad el taburete Handy (Stephen Philips), situando a Sellex como una de las referencias del sector. De ahí que luzca galardones como el Prize of Excellence, Sidim Desing Show (Montreal, 2013) o el premio Oro ADVC 2009.

«Elemento vital»

Miguel Jiménez, gerente de Sellex, explica que el diseño «es un elemento vital para nuestra empresa. Por esta razón hemos colaborado con profesionales de primera línea, como Lievore Altherr Molina, Gemma Bernal, Carlos Tíscar, Mario Ruiz, Abad Diseño o Burkhard Vogtherr».

Esta estrategia ha permitido a Sellex colocar sus creaciones en el London City Hall (Norman Foster); en el hotel NH Constanza de Barcelona (Moneo y Solá-Morales), donde ha equipado sus 308 habitaciones con sus sillas y butacas; o el polideportivo de Huesca. En Gipuzkoa, sus muebles se pueden ver en el Palacio del Kursaal o en la Estación de Autobuses de Donostia.

En la actualidad se encuentran trabajando en el proyecto del aeropuerto de Ginebra y en el de las sucursales del BBVA Bancomer en México, entre otros encargos. Los principales clientes en el exterior se hallan en Francia, Estados Unidos y Dinamarca.

Respecto a la posición de Gipuzkoa, coincide con Nora Arratibel en que el nivel es alto. «En el territorio ha habido una profunda tradición. La crisis hizo mella tanto en Gipuzkoa como en otras zonas. Las empresas que siguen -señala Jiménez- han salido reforzadas y están reivindicando el papel del territorio en el sector. Hay firmas potentes que están haciendo cosas muy interesantes. Más allá de la competencia que pueda haber entre nosotros, cada uno trabaja con su estilo propio, algo de lo que todos nos sentimos beneficiados, porque transmitimos el buen hacer del 'made in Gipuzkoa'». En este sentido, el gerente de Sellex destaca el papel del cluster Habic y del proyecto Basque Living, exposición permanente ubicada en Tabakalera.

Hostelería y oficina

Akaba (Usurbil), al igual que Ondarreta y Sellex, vive un momento dulce, tras pasar por etapas complicadas. Hace diez años eran líderes en España en el subsector de colectividades (bibliotecas, universidades, auditorios...), pero la drástica reducción de este mercado les obligó a centrarse en hostelería y muebles de oficina.

La compañía, fundada en 1986, cuenta con 42 trabajadores y el año pasado facturó 5,6 millones de euros, con una previsión de crecimiento del 15-20% en el presente ejercicio. Por tanto, ha conseguido dar la vuelta a la situación, también en este caso enfocando el negocio en la calidad. Su catálogo ha sido diseñado por profesionales de la talla de Jorge Pensi, Fracesc Rifé, Iratzoki Lizaso e Isaac Piñeiro. Este elenco ha llevado a la firma de Usurbil a ser galardonada con el Premio Nacional de Diseño (2000) y el Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial (2002).

Entre sus trabajos más relevantes se encuentran el equipamiento de las oficinas de Google y Dropbox en Estados Unidos, la sede de Iberdrola en Madrid, así como las estaciones de Renfe o Tabakalera en Donostia.

Irati Diez, directora de Estrategia y Ventas de Akaba, subraya que «nuestra apuesta es 100% por el diseño», una exigencia que les ha llevado a que la mitad de su facturación se logre en el extranjero, una vocación internacional temprana, porque arrancó en la década de los ochenta con Estados Unidos, Bélgica, Reino Unido, Francia y Australia como principales clientes. La directiva añade que la empresa ha cerrado una alianza con una compañía norteamericana. «Quieren productos atractivos de calidad y diseño, y han encontrado en nosotros lo que buscaban. Han incorporado a su oferta cinco familias de nuestro catálogo. Gracias a esta colaboración, las expectativas para este año son muy buenas».

La directiva de Akaba coincide con los de Ondarreta y Sellex en destacar el óptimo posicionamiento del territorio. «Gipuzkoa es pequeña, pero concentra un número importante de empresas de calidad y reconocidas internacionalmente», concluye Irati Diez.

Más