Iñaki Escudero: «La digitalización es un reto humano, aprender a aprender»

Iñaki Escudero afirma que la digitalización es un reto innegociable para las empresas. / FÉLIX MORQUECHO
Iñaki Escudero afirma que la digitalización es un reto innegociable para las empresas. / FÉLIX MORQUECHO

Iñaki Escudero, experto en innovación, considera que la clave para triunfar es que las empresas se adapten a las necesidades de sus clientes

Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA SAN SEBASTIÁN.

Iñaki Escudero, nacido en Madrid hace 54 años pero con raíces donostiarras que reivindica con orgullo, regresa a su infancia para hablar de la digitalización: «Es como andar en bici, algo que hay que aprender sí o sí aunque al principio te caigas». Este experto en innovación, invitado a San Sebastián de la mano del área municipal de Fomento a unas jornadas organizadas para ayudar en el diseño de estrategias para la transformación digital de las empresas de Gipuzkoa, considera que la digitalización, un término de moda en las compañías, no es algo abstracto sino humano. «Lo que tenemos que hacer es aprender a aprender», rubrica a modo de eslogan.

Escudero, que ha colaborado en los últimos siete años como speaker y facilitador para 'Hyper Island', calificada por muchos como el Harvard de la innovación digital y catalogada por la CNN como una de las escuelas más interesantes del mundo, pone como ejemplo el periodismo como una de las profesiones que ha encarado con acierto es desafío: «Hace veinte años leías el periódico por la mañana y el ciclo de las noticias duraba 24 horas. Sin embargo, con la irrupción de Facebook, Twitter, Youtube y compañía, que están siempre 'activas', la agilidad en la transmisión de las noticias sube de forma drástica y ello ha provocado que los medios tradicionales se hayan tenido que replantear las cosas y cambiar el modelo de negocio basado en los hábitos de la gente».

Además de los medios de comunicación, Escudero cita los mundos de la música (Spotify), el cine (Netflix) y el transporte (Uber) como otros tres 'adelantados' en este reto. Su tono de advertencia aumenta cuando advierte de que la alternativa a la no adaptación significa la desaparición de las empresas. Aunque él es optimista. «El ser humano ha demostrado que es capaz de aprender, tiene una resiliencia increíble», afirma.

«El 25% de los ingresos del 'New York Times' proceden por primera vez de las suscripciones digitales»

Cuando se le pide que aplique la lupa y ponga ejemplos concretos del día a día, de lo que cada uno puede hacer para contribuir a la mejora de la digitalización en su empresa, señala un aspecto clave: la mentalidad. «Hay que ser más intencional. Antaño, el aprendizaje se ceñía a la escuela y a la universidad pero, hoy en día, se puede renovar nuestro crecimiento cada mes, cada día». Y en caso de dudas, pone especial énfasis en la figura del líder. Un agitador fundamental. Como decía Steve Jobs, «la innovación es lo que distingue al líder de los seguidores».

Un desafío para todos

Escudero, que ha ejercido de director de la 'Miami Ad School' en Nueva York, y de juez en 'Tech Hackathons', 'Angel Hacks' y 'Creative Festivals', no cree que la edad avanzada sea un impedimento para unirse a este tren. «Hay mayores adaptados y jóvenes que miran para otro lado», sentencia. Y saca a la palestra otra de las claves para adaptarse rápido a la digitalización: «Conocer las necesidades de tus clientes y ofrecerles un valor que nadie les da». Pone como ejemplo el 'New York Times', que por primera vez ha logrado que el 25% de sus ingresos totales procedan de las suscripciones digitales -abarcan noticias, pasatiempos y hasta un servicio de recetas de cocina-.

Este experto en la transformación digital se muestra «impresionado» con el nivel de adaptación de las empresas guipuzcoanas a este desafío. Destaca su capacidad ágil de comprender lo que está pasando y desvela que sus incertidumbres están centradas en la petición de ayuda para «navegar los obstáculos del camino, cómo convencer a sus empleados de remar todos juntos».

Escudero vuelve a la metáfora de la bicicleta para zanjar la conversación: «Aprendimos a montar en bici con la ayuda de nuestros padres, hasta que nos dejaron solos. A las empresas de Gipuzkoa sólo les falta eso. Atreverse a andar solas».