Más de diez millones de kilómetros recorridos con cero emisiones

El fabricante polaco celebra que su apuesta por el autobús eléctrico, que cumple ocho años, ha llevado ya sus vehículos a 38 ciudades

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Solaris (o Solaris Bus & Coach, que es su nombre oficial, aunque es conocido por la versión corta) es toda una referencia en el sector de la movilidad urbana en Europa y, especialmente, en el apartado de los vehículos eléctricos e híbridos, que poco a poco copan ya casi la mitad de sus ventas, de las que el 60% tienen como destino la exportación.

La firma, que cuenta con dos plantas de producción en el país (Bolechowo y Sroda), celebra estos días sus ocho años de apuesta no contaminante, y ofrece unos números que dan buena cuenta de la seriedad de la misma.

Y es que el primer autobús eléctrico de Solaris (aunque ya antes sacó al mercado un trolebus movido por esa energía) se presentó en el año 2011. Desde entonces, la firma ha completado en sus factorías 400 'Urbinos' -es el nombre comercial de ese tipo de vehículo- que, a su vez, han recorrido por encima de los diez millones de kilómetros.

CAF no renuncia a los autobuses de combustión, pero asegura que la ola eléctrica «no va a parar»

«Esto se corresponde a más de doscientas vueltas a la tierra con cero emisiones», presume la firma, que destaca que ese modelo ya circula por 38 ciudades como, por ejemplo, Düsseldorf, Berlín, Barcelona, Gran Canaria, Zaragoza, Saint-Etienne, Cracovia y otras muchas localidades polacas, Hamburgo, Tampere, Bérgamo, Oslo, Bruselas o Milán.

Solaris, que fue fundada en el año 1996 por el matrimonio formado por Solange y Krzysztof Olszewski, está presente en más de 700 ciudades de todo el mundo. Como curiosidad, sus autobuses también circulan por Donostia, basta fijarse en la parte delantera de los mismos y buscar su logo, una 'S' achatada con aspecto de círculo.

La filial de CAF cuenta con una presencia y tradición fortísima en los países del este y norte de Europa, lo que le abre la puerta a CAF a mercados que -dentro de su estrategia de crecer en lugares 'seguros' y rentables- le resultan tremendamente interesantes y con un alto grado de seguridad jurídica.

Futuro

«Los pronósticos de los expertos indican que, en 2030, las líneas eléctricas supondrán casi la mitad de todos los pedidos de autobuses nuevos en Europa, mientras que los motores diésel se instalarán en apenas el 7% de esos vehículos», resalta Solaris. «Los autobuses eléctricos tienen un uso mucho más económico, no emiten ruidos ni emisiones, y representan el futuro del transporte urbano, por lo que seguimos reforzando este segmento de nuestra producción», añade la polaca.

El director Corporativo y de Tecnología de CAF, Josu Imaz, incide en esa apuesta por subirse al «tren del futuro», pero matiza que Solaris no se va a limitar a esa parte del negocio. De hecho, advierte de que «no vamos a eliminar del catálogo los autobuses de combustión, como tampoco vamos a renunciar a los trenes diésel; es solo que hablamos de una realidad que no va a parar y cuando más fuertes seamos, mejor».