«El diésel no contamina más que la gasolina»

Un concesionario de coches. /DV
Un concesionario de coches. / DV

Las cinco patronales del sector del automóvil publican una carta conjunta para pedir que cesen los ataques al gasóleo

ANA BARANDIARAN SAN SEBASTIÁN.

Todo el sector del automóvil se ha unido para pedir que cesen los «ataques» al diésel y desmontar las falsedades que se están difundiendo sobre su carácter contaminante. Las cinco principales patronales del sector publicaron ayer una carta conjunta en la que advierten del daño que está causando ese discurso y reivindicando la reducción de emisiones que se ha logrado en los nuevos motores. «El diésel no contamina más que la gasolina e incluso emite menos CO2», proclaman. Aunque la misiva no lleva destinatario, va en gran medida dirigida al Gobierno, que no sólo ha anunciado una subida al impuesto a este combustible sino que lo ha justificado en su negativo impacto sobre el medio ambiente.

La 'carta abierta del sector de automoción a la opinión pública' está firmada por las asociaciones Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (vendedores), Aniacam (importadores) y Sernauto (componentes). Su objetivo declarado es desmontar las 'fake news' que se están propagando sobre el diésel, dadas las graves consecuencias que ello conlleva para las empresas, los particulares e, incluso, el propio medio ambiente que se quiere defender.

Recuerdan, por un lado, la potente industria que existe en España vinculada al diésel -se ensamblan 1,4 millones de vehículos con este tecnología, el 42% del total, con un empleo de 40.000 personas- y el riesgo de que «vean afectadas negativamente las inversiones en nuestro país y el empleo directo e indirecto». De hecho, la incertidumbre generada ya ha provocado desajustes e incluso caída de pedidos en algunas fábricas, como la de Mercedes-Vitoria y VW en Pamplona.

También advierten de que los «compradores recientes de vehículos diésel, indefensos, ven cómo pierde valor su inversión de cara al futuro». A ello se suma un efecto pernicioso sobre el aire que respiramos porque, según alertan, «lo único que está provocando la penalización es un incremento de las emisiones de CO2», ya que se han disparado las ventas de coches gasolina mientras caen las de gasóleo.

Esta tendencia, que ya viene de lejos, se ha intensificado en los últimos meses, sobre todo a raíz de los anuncios realizados por el Gobierno sobre aumentar los impuestos al diésel y equipararlos a los aplicados a la gasolina. En lo que va de año, la cuota del gasóleo en las matriculaciones ha caído del 42% al 37%.

El sector del automóvil insiste en que, gracias a los avances logrados, los nuevos motores han reducido considerablemente sus emisiones. «Si los comparamos con vehículos gasolina equivalentes, presentan un consumo un 25% inferior y unas emisiones de CO2 por kilómetro un 15% inferiores», se explica en la carta. En cuanto a otros gases como el óxido de nitrógeno (NOx), el punto débil de los diésel, los niveles son muy parecidos, aclaran.

En su opinión, el problema está en los coches viejos que circulan por nuestras carreteras, ya que sí son mucho más contaminantes. Así que la solución pasa por renovar el parque automovilístico español, que tiene una edad media de más de 12 años. «Los nuevos diésel emiten un 84% menos de NOx y un 91% menos de partículas que los vehículos de hace 15 años», argumentan.

Para ello llevan tiempo pidiendo al Gobierno que, a la hora de reformar la fiscalidad, adopte un enfoque más amplio y se guíe por esa necesidad de incentivar la renovación del parque y también de incorporar más vehículos híbridos y eléctricos. Con ese objetivo han planteado propuestas como eliminar el impuesto de matriculación y reconfigurar el de circulación para que grave más a los vehículos más contaminantes.

Pero el Ejecutivo socialista mantiene su intención de subir el impuesto al gasóleo, que podría elevar su precio en 10 céntimos por litro en los surtidores. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que en julio causó un gran malestar al anunciar que «el diésel tiene los días contados», insistió el miércoles en el Congreso en adoptar la citada medida. La enmarcó dentro de lo que denominó una fiscalidad 'verde', el mismo color con el que acudió vestida a la Cámara. El sector del automóvil respondió ayer con la misiva, aunque evitando cualquier referencia explícita al Gobierno. Pero sí recordó que constituye el 10% del PIB.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos