«Por fin nos van a devolver lo que es nuestro»

María Martínez, Nagore Jiménez y Aloña Pulido, tres madres guipuzcoanas que han reclamado a la Hacienda foral./UNANUE
María Martínez, Nagore Jiménez y Aloña Pulido, tres madres guipuzcoanas que han reclamado a la Hacienda foral. / UNANUE

Las madres a las que la Hacienda guipuzcoana negó el reembolso del IRPF por maternidad muestran su satisfacción por el acuerdo del Órgano de Coordinación Tributaria

Fernando Segura
FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

«Estamos contentas, por fin nos van a devolver lo que es nuestro». Así de satisfecha se mostraba ayer Nagore Jiménez, una de las madres guipuzcoanas que lleva meses reclamando a la Hacienda foral el reembolso del IRPF correspondiente a las prestaciones por maternidad. «Llevamos toda la mañana 'wasapeando' entre nosotras, comentando lo que habéis publicado -en referencia al acuerdo alcanzado el miércoles en el Órgano de Coordinación Tributaria- y la sensación general es de alivio. Nos van a devolver lo que es nuestro, porque nadie nos regala nada. Lo malo -critica Nagore- es que ha habido poco diálogo, poca empatía. Nos tenemos que enterar de que han encontrado una solución por los medios de comunicación, cuando les hemos llamado muchísimas veces y siempre nos han negado una segunda reunión». El primer y único encuentro entre las reclamantes y los responsables de la Hacienda foral tuvo lugar en mayo.

Nagore recuerda que las opciones que planteó el abogado que contrataron para exigir el reintegro «fueron desechadas por la Diputación. Nos decían que la devolución resultaba inviable, cuando ahora se ha visto que no era así. Está claro que Gipuzkoa ha ido a remolque del Estado, de Bizkaia y de Araba. Nuestra Diputación se ha quedado sola».

El dato

76
contribuyentes se beneficiarán de las devoluciones del IRPF de las prestaciones por maternidad, declaradas exentas por el Supremo. La Diputación se ha negado hasta ahora al reembolso. Tras el acuerdo del OCT, se les reingrasará una media de 1.184 euros. Las arcas forales reintegrarán en total 90.000 euros.

Nagore confía en que este asunto se cierre «definitivamente con el visto bueno de las Juntas Generales y nos comuniquen qué tenemos que hacer para que la devolución sea efectiva».

María Martínez también lleva meses esperando una solución al conflicto. Ayer mostraba su alegría, aunque con alguna matización. «La decisión adoptada es de justicia. No estábamos solicitando ningún tipo de ayuda, sino algo que era nuestro y que nunca se nos tenía que haber quitado».

No obstante María, al igual que Nagore, se muestra molesta por la actitud de la Diputación a lo largo del proceso. «Nos decían que querían devolver el IRPF, pero que no podían, porque tenían miedo a sentar un precedente. Sin embargo, podían haber seguido la línea marcada por la ministra o por Bizkaia, pero Gipuzkoa ha acabado quedándose sola. Ahora ya toca que nos paguen, aunque los plazos no son tan importantes, porque como lo teníamos todo perdido...», concluye María.

Revocación o revisión

El abogado de las solicitantes, Nicolás Seijás, también muestra su satisfacción. «Nosotros defendíamos la revocación o la revisión de actos nulos, medidas permitidas dentro de la norma actual, pero la Diputación las rechazó porque conllevaban reconocer su error. No obstante, si se aprueba una norma específica y se efectúan las devoluciones, nos parece bien».

Nicolás Seijás añade que la Hacienda foral basaba su negativa a los reintegros en que las sentencias iniciales que avalaban los reembolsos eran de tribunales superiores y, por tanto, no creaban jurisprudencia. «Posteriormente -explica el abogado- el Supremo se pronunció a favor de los reintegros. Ante este hecho, la Diputación podía haber optado por revisar o revocar las decisiones previas, al existir un nuevo fallo que modificaba el escenario. Había herramientas para dar ese paso, pero entiendo que la Diputación ha optado por una nueva norma para que no se genere la misma situación con otro tipo de impuestos.

Al final, resalta Seijás, «lo importante es que se devuelva el IRPF a estas personas, aunque se ha actuado tarde. La Hacienda estatal se movió antes. Las diputaciones vascas perdieron la oportunidad de adelantarse al Estado y marcar el terreno en este tema de derecho social».

Respecto a los siguientes pasos a dar como letrado, Seijás señala que estará «expectante» ante el contenido de la nueva norma. «Irá a las Juntas Generales en septiembre y la devolución supongo que se efectuará en octubre. Me imagino que la Diputación abrirá un procedimiento en la web mediante un formulario para que el cobro sea rápido. Si han decidido crear una norma nueva, bienvenida sea si así se ejecutan las devoluciones».

Solución en el OCT

La Hacienda guipuzcoana comunicó la solución adoptada en una nota remitida el miércoles, tras la reunión mantenida por el Órgano de Coordinación Tributaria (OCT), en el que están representadas las tres diputaciones y el Gobierno Vasco. Finalmente, como era previsible, Gipuzkoa se sumó a la solución que adelantó Bizkaia el lunes de la semana pasada, es decir, la tramitación de una nueva norma foral.

La Diputación guipuzcoana explicó en el comunicado que la norma en vigor «no presenta ninguna posibilidad de volver a abrir un expediente firme», como es el caso de los cerrados entre 2014 y 2017, en los que se negó la devolución.

El giro dado por la Hacienda guipuzcoana beneficiará a 76 contribuyentes, a los que se reingresará una media de 1.184 euros. Las arcas forales tendrán que desembolsar en torno a 90.000 euros para cerrar definitivamente la controversia.