La OCU critica la «persecución» al diésel y afirma que es «ineficaz»

Surtidores en la gasolinera de Allerru, en Lasarte-Oria. / LOBO ALTUNA
Surtidores en la gasolinera de Allerru, en Lasarte-Oria. / LOBO ALTUNA

La organización de consumidores pide que la equiparación del nuevo impuesto al gasóleo con el de la gasolina sea a la baja

DV Y AGENCIAS MADRID.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que el aumento del impuesto al diésel es «injusta» para los consumidores e «ineficaz» desde el punto de vista medioambiental, subrayando que la «persecución» no debe ir dirigida a los vehículos de gasóleo, sino a los más contaminantes, sean del combustible que sea.

La OCU no se opone a que se igualen los impuestos entre la gasolina y el diésel, pero sí pide que la equiparación se aplique a la baja o que la recaudación extra que se consiga se utilice para subvencionar la compra de nuevos coches más ecológicos y el achatarramiento de los más antiguos, «que son verdaderamente los que contaminan más». En este sentido, la organización reclama que se tenga en cuenta que los consumidores con vehículos más antiguos son aquellos que suelen contar con menos recursos y, por tanto, con menor posibilidad de adquirir uno nuevo, por lo que se deben fomentar las ayudas .

Además, la OCU estima que con la subida fiscal al diésel caerán las ventas de este tipo de vehículos y en consecuencia aumentará el parque móvil con vehículos más antiguos. «De seguir en esta línea, habrá un aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en los próximos años, muy al contrario de lo que supuestamente se pretende evitar con la actual propuesta fiscal». Para la OCU, es necesario que, de momento, coexistan ambos motores, hasta que los coches eléctricos sean una posibilidad real.

Por último, la organización propuso que, si realmente existe interés por reducir el impacto medioambiental de los vehículos, la primera medida que se debería tomar es la de marcar unos límites de contaminantes durante el proceso de homologación de los coches, como las que ya existen actualmente, pero mediante una comprobación en condiciones reales, para que no vuelvan a suceder casos como el 'dieselgate'.

Por otra parte, la patronal del transporte por carretera, Fenadismer, señaló que un tercio de los transportistas de mercancías por carretera, aquellos con vehículos más pequeños, se verán afectados por el nuevo impuesto al diésel, dado que actualmente no se incluyen como beneficiarios del gasóleo profesional. Fenadismer concretó que los afectados serán aquellos que cuentan con vehículos de menos de 7,5 toneladas, que «soportarían íntegramente el impuesto».

La asociación recordó que la articulación del impuesto coincidirá con la entrada en vigor en enero de la equiparación del tramo autonómico sobre los carburantes, tanto para gasolinas como para gasóleos. Según Fenadismer, este hecho supondrá en la práctica una subida de «hasta el 100%» del impuesto en algunas regiones, que verán aumentada en hasta 4,8 céntimos por litro la fiscalidad de los carburantes que reposten en dichas comunidades.

3,3 euros más

Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha señalado que los ciudadanos que utilizan vehículos diésel pagarán una media de 3,3 euros más para llenar sus depósitos. Ese incremento llegará cuando Hacienda ponga en marcha la subida del tributo, que será de 38 euros por cada mil litros vendidos (es decir, 3,8 céntimos de euro por litro). Será un primer paso para homogeneizar el coste del gasoil con el de la gasolina, uno de los objetivos fiscales que persigue el Gobierno. «Espero que no tenga una repercusión importante en el bolsillo del consumidor», afirma la ministra. «Va a ser su granito de arena para que nuestros nietos puedan disfrutar de un planeta verde», resalta.

 

Fotos

Vídeos