La creación de empresas en el País Vasco se estancó en 2017 al crecer solo un 0,2%

El pasado año acabó con apenas un centenar de sociedades mercantiles más de las que había al inicio del ejercicio

JESÚS L. ORTEGASAN SEBASTIÁN.

Pese a que la economía vasca continuó el año pasado creciendo a un ritmo del 3%, la creación de empresas no fue acorde con ese avance y prácticamente se estancó al aumentar tan solo un 0,2%. Un exiguo incremento que es la mitad del ya escaso 0,4% que se registró en 2016 y muy por debajo del 1,1% que se había anotado tanto en 2015 como en 2014. En concreto, según el informe sobre la evolución del tejido empresarial elaborado por Confebask y dado a conocer ayer, 2017 acabó con únicamente 96 sociedades más de las que había al inicio del ejercicio inscritas en la Seguridad Social, con lo que el año se cerró con un total de 59.045 empresas.

La parte positiva es que por cuarto año consecutivo se logró sumar más compañías creadas que destruídas, después de seis años -de 2008 hasta 2013- de saldos negativos. Aunque el estudio de Confebask no lo especifica, un informe publicado la pasada semana por la agencia de 'rating' Axesor cifraba en 2.970 nuevas empresas las creadas en Euskadi a lo largo del pasado ejercicio, con lo que, por contra, se habrían cerrado algo más de 2.870. Pero la negativa es la evidente ralentización sufrida en los dos últimos años -hasta llegar casi al punto de la paralización en 2017-, ya que en 2016 el saldo fue de 251 compañías más, mientras que tanto en 2015 como en 2014 se superaron de largo las 600.

En cifras

59.045
empresas figuraban inscritas
59.045
en la Seguridad Social al acabar el año en el País Vasco.
172.272
autónomos vascos estaban dados de alta
172.272
en el sistema al concluir 2017.

El dato total del año pasado tampoco se vio muy favorecido por el parcial registrado en el último mes, pues en diciembre el número de empresas en el País Vasco sólo creció en 17 respecto al noviembre precedente. Así, las poco más de 59.000 sociedades mercantiles que hay en la actualidad en la CAV se encuentran aún muy lejos de las las 64.635 registradas en mayo de 2008, el máximo alcanzado antes del inicio de la crisis. Confebask señala que desde entonces y hasta el mínimo contabilizado en enero de 2014 el número de compañías se redujo en 7.963, un 12,3%. Ahora, casi cuatro años después tan solo han aumentado en 2.081, un 3,7%, por lo que aún hay mucho camino por andar hasta recuperar los niveles precrisis en cuanto al número de empresas.

Reclama políticas y medidas

Para la patronal vasca, estos datos reflejan que «las dificultades que muestra la economía de Euskadi para recuperar el tejido empresarial perdido durante la crisis en un período de tiempo razonable son evidentes». En este sentido considera que «acelerar la recuperación del tejido productivo de Euskadi requiere intensificar y profundizar en políticas y medidas que faciliten la generación de nuevos proyectos empresariales y el mantenimiento de los existentes», y para ello pide crear «unas condiciones favorables para la actividad empresarial en Euskadi, lo que se traducirá en una mayor generación de riqueza y empleo».

Y si el balance de 2017 fue pobre en empresas, en el de autónomos vascos fue malo sin paliativos. El peor de los últimos cinco años. Tras un diciembre en el que los registros de la Seguridad Social restaron 76 personas respecto a noviembre, en el conjunto del año su número se redujo en 1.372 para acabar el ejercicio en 172.272 trabajadores por cuenta propia, un 0,8% menos que al empezar el año y su segunda caída consecutiva tras el descenso de 769 personas registrado en 2016. A este respecto, de los más de 18.400 autónomos que llegaron a reducirse con la crisis, sólo se han recuperado poco más de 900.

Tampoco fue nada bueno el cómputo en cuanto a las empresas en procedimiento concursal. Según el informe de Confebask, en los nueve primeros meses de 2017 -faltan aún por cerrar los datos del último trimestre-, un total de 223 sociedades vascas entraron en concurso de acreedores, lo que supone un 11,5% más que en el mismo período de 2016. Este aumento denota además un cambio de tendencia después de haberse registrado tres años de caídas consecutivas por encima del 20% en este tipo de procedimientos.

 

Fotos

Vídeos