Comienzan a instalar los 67.000 paneles solares del mayor parque vasco en Arasur

Operarios colocan las placas fotovoltaicas en el parque solar del polígono alavés de Arasur./IGOR MARTÍN
Operarios colocan las placas fotovoltaicas en el parque solar del polígono alavés de Arasur. / IGOR MARTÍN

El recinto, que generará la energía equivalente para abastecer a 15.000 viviendas, iniciará su producción a final de año tras invertir 24 millones

SAIOA ECHEAZARRAVITORIA.

Las obras del parque solar más grande del País Vasco, ubicado en el polígono alavés de Arasur, avanzan a buen ritmo con la colocación de las 67.000 placas que tendrá la planta, de las cuales ya se han instalado alrededor de un millar, así como cerca del 30% de la estructura que soportará estos paneles fotovoltaicos. Desde el inicio de las obras, el pasado abril, se han movido un total de 150.000 metros cúbicos de terreno en esta finca con 55 hectáreas de extensión denominada 'La Lágrima' y perteneciente al municipio de Ribera Baja.

Y es que en los tres meses que llevan trabajando los vehículos y operarios, el terreno ha sufrido una visible transformación que ya permite apreciar la forma que tendrá el recinto, que espera comenzar a producir a final de año la energía equivalente al consumo de 15.000 viviendas. Según trasladaron ayer los impulsores de este proyecto impulsado desde el Gobierno vasco, a través del Ente Vasco de la Energía (EVE), y el grupo Krean, integrado en la Corporación Mondragón, el pasado día 8 se recibió en el puerto de Bilbao la primera remesa de paneles fotovoltaicos policristalinos de 355 varios cada uno, los elementos que contienen las células solares capaces de producir voltaje eléctrico cuando incide la radiación del sol sobre ellas.

Ekian, el nombre de esta gran instalación, prevé tener completado el montaje sobre su estructura soporte hacia la segunda quincena de septiembre, momento en el que comenzará la fase final de la obra con la conexión eléctrica a la red. Si todo va en plazo, como hasta ahora, en noviembre se realizarán las primeras pruebas de producción y se generarán los primeros kWh (kilovatio hora) a modo de ensayo, de forma que «a finales de 2019» se procederá a su puesta en marcha definitiva.

LAS FRASES Iñigo Urkullu Lehendakari «Es un proyecto clave para el sector industrial y también para nuestra competitividad» Iñigo Ucín Presidente del Grupo Mondragón «Tenemos que hacer algo para cambiar y que la energía sea conseguida de forma sostenible»

La planta sumará en conjunto una potencia instalada total de 24 MW (megavatios) que «duplica la potencia solar actual de Euskadi», recalcan los promotores. Cuando funcione a pleno rendimiento se prevé que genere aproximadamente 40.000 megavatios-hora (MWh) anuales, lo equivalente al consumo eléctrico de 15.000 viviendas. Si bien el suministro que produzca este parque se destinará al consumo de empresas (se han adherido 22 firmas de diferentes sectores al proyecto) y también se inyectará a la red.

Con una inversión total de 24 millones de euros junto con un promedio de 40 puestos de trabajo creados en los ocho meses que se prolongarán las obras, el parque supondrá una «pieza clave» como resaltó el lehendakari, Iñigo Urkullu, que visitó el terreno junto con la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, el director del EVE, Íñigo Ansola, el presidente de Arasur, Peio Ruiz, y otros responsables.

«Oportunidades» de empleo

El jefe del Ejecutivo autónomo explicó que su gobierno está elaborando un Plan Territorial Sectorial de renovables en el que «se recupera la planificación de energía eólica además de la intensificación de la fotovoltaica, marina, geotérmica y la biomasa. En definitiva, más energía limpia y más desarrollo de tecnología para las empresas vascas».

A través de la construcción de este parque solar enclavado al sur de Álava, «nos sumamos a favor de una transición energética que contribuya a a hacer frente al cambio climático y además impulse las nuevas oportunidades económicas y de empleo», enfatizó Urkullu. En la misma línea, el presidente del grupo Mondragón, Iñigo Ucín, subrayó que «algo tenemos que hacer para cambiar y que la energía sea conseguida de una manera sostenible», además de poner en valor la colaboración público-privada como una fórmula «fundamental para que las empresas y la sociedad se desarrollen de manera sostenible».