«En apenas media hora tres personas me han preguntado si la novedad es solo ese sellito»

Mangueras de surtidor con el nuevo indicativo en una gasolinera guipuzcoana. / ARIZMENDIGráfico
Mangueras de surtidor con el nuevo indicativo en una gasolinera guipuzcoana. / ARIZMENDI

Los conductores de Gipuzkoa se muestran más curiosos que preocupados en el primer día del nuevo etiquetado adicional de las gasolinas

ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

«Está usted repostando diésel E plus». La voz en off que salta cada vez se activa la manguera de carburante parece no haber sido configurada todavía para la ocasión. Si estuviera adaptada a la normativa de nuevo etiquetado que arrancó ayer, debería culminar su frase con un «o combustible B7». Pero vaya, tampoco cabe ponerse tan picajoso el primer día, y menos aún si la mayoría del país disfruta de un día festivo. Además, nada ha cambiado en exceso y las nomenclaturas habituales siguen en el mismo sitio. Eso mismo pensaron varios conductores guipuzcoanos con los que DV pudo conversar ayer mientras se afanaban en llenar su depósito, más preocupados por el precio de la gasolina que por la nueva denominación de los carburantes.

«Parece sacado más de Hundir la Flota que de un tipo de gasolina», bromeaba Jaime mientras cargaba de la 'nueva' B7 su depósito. «¿B7? Hundido», apostillaba tras dejar la manguera en su posición inicial. Más que dudas, los conductores guipuzcoanos conversaban con los responsables de las estaciones de servicio para conocer si la fotografía que veían ayer era la que se va a mantener durante los próximos meses. «En apenas media hora tres o cuatro personas me han preguntado si el sellito que aparece en el surtidor es el cambio que se ha hecho», explicaba Txema, en la gasolinera de Repsol situada en el Infierno en Donostia.

Este encargado destacaba que la mayoría de los conductores que sacaban ese tema de conversación ya conocían la implantación del nuevo etiquetado europeo después de leer la prensa o ver la noticia en televisión. Sin embargo mostraban su curiosidad por comprobar la fórmula en la que se iba a instaurar la nueva denominación junto a las habituales de diésel y gasolina. «No ha habido ningún problema ni confusión. Nadie se ha quedado dudando delante del surtidor sin saber qué carburante ponerle a su vehículo», aclaraba.

Nada ha cambiado, solo un pequeño sello en forma circular o cuadrada junto al nombre habitual de cada carburante. La mayoría, casi el 99%, presenta o la pegatina B7 (el grueso de los gasoleos), o la E5 (la mayor parte de las gasolinas). «Es raro ver otro sello que no sea ese para los vehículo particulares», apuntaba el responsable de la gasolinera Cepsa situada en el barrio zumaiarra de Narrondo.

Ya también en los coches

En dicha estación de servicio, que incluye el nuevo sello tanto en el panel del surtidor como en las propias mangueras de combustible, tampoco se distinguía ninguna preocupación añadida a la de un día festivo normal. «Algunos usuarios sí que se han fijado si estaba el nuevo etiquetado, pero más por comprobar que era así que por otra cosa», destacaba. Además, la fórmula de que las dos nomenclaturas convivan los dos próximos años creen que «tranquiliza» a los conductores. «No va a haber ningún problema y los distintos combustibles estarán situados en el sitio de siempre», advertía el responsable de la gasolinera zumaiarra.

Por otro lado y si a algún conductor le generara dudas la nueva denominación, los nuevos vehículos ya tendrán marcadas en su tapa del depósito de la gasolina las dos distinciones del carburante que deben poner en su coche, la habitual, y la común de los 28 países de la Unión Europea.

 

Fotos

Vídeos