Sabadell acusa a algunos políticos de «hacer vudú» con la banca al decir que no pagan impuestos

El consejero delegado del Sabadell, esta mañana en Barcelona. /EFE
El consejero delegado del Sabadell, esta mañana en Barcelona. / EFE

El consejero delegado, Jaime Guardiola, admite que el banco seguirá ajustando su red de oficinas ante el «movimiento global» del uso de Internet para la operativa bancaria

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La coincidencia temporal de las elecciones generales de este domingo con la comparecencia de los banqueros para rendir cuenta de sus resultados trimestrales ha puesto en el centro de la diana de algunos partidos políticos al pago de impuestos que realizan las entidades financieras, por una parte; y la respuesta de estas corporaciones, por otro. Hoy le ha tocado el turno al Banco Sabadell, cuyo consejero delegado, Jaime Guardiola se ha quejado de que se está convirtiendo a la banca «en un objeto de vudú» contra el que se cargan todos los males de la economía y la crisis. «Sé que esa imagen vende» ante el electorado, ha indicado el ejecutivo, quien ha claro que «los números y la realidad son más sabios» que algunas proclamas políticas que se escuchan estos días.

Guardiola ha afirmado que las cargas que abonan los bancos, entre impuestos y otro tipo de tasas, «son altísimos», por lo que «no se puede decir que la banca no paga» lo que le corresponde legalmente. Ha recordado que en el caso del Impuesto de Sociedades abonan «un tipo superior al resto» de empresas; que «no se puede repercutir el IVA» como en otros sectores; que soportan «la tasa de depósitos o la del Fondo de Garantía». «Probablemente somos el sector económicos que más impuestos paga», ha indicado. Lo hace ante la acusación de Unidas Podemos de que las entidades no tributan lo suficiente, o la idea del PSOE de imlpantar un impuesto específico a la banca para financiar las pensiones, aunque quedó enterrada en la negociación de los Presupuestos del Estado.

En el plano puramente bancario, Guardiola ha insistido en la estrategia de «ir ajustando la red de oficinas» a medida que se está generalizando el uso de las aplicaciones móviles entre los clientes del Sabadell. «Es un movimiento global», ha indicado, aunque a la vez ha reconocido que «hay que buscar fórmulas para que esa tendencia no provoque desinclusión financiera o que determinazas zonas con poca población tengan problemas de acceso a servicios financieros». «La tecnología les permitirá adaptarse», ha afirmado el ejecutivo, una idea que ayer ya planteó el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán al apostar por un mayor uso de Internet para paliar el cierre de oficinas en núcleos pequeños.

Por otra parte, Sabadell ha confirmado que no hay «ninguna intención ni plan de vender» su filial británica TSB, según Guardiola, quien ha augurado «un futuro muy prometedor», pues espera que aporte un 20% de los beneficios del grupo en los próximos años.

En la presentación de los resultados del primer trimestre, en el que el Sabadell ganó 258 millones de euros, Guardiola ha ratificado que TSB seguirá formando parte del grupo, sobre todo ahora que los problemas de la migración informática están resueltos y después del «esfuerzo» y los sobrecostes que ha asumido el banco por los contratiempos tecnológicos registrados. «No hay ninguna intención ni plan de vender TSB», ha recalcado el directivo, que ha concretado que el foco ahora está puesto, «sin discusión», en mejorar la rentabilidad y la eficiencia de la filial británica, lo que será posible, principalmente, gracias a la nueva plataforma tecnológica, que ha calificado «de primera categoría» y que permitirá notables sinergias de costes.