El comprador vasco seguirá pagando el impuesto hipotecario si no es vivienda habitual

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros./EFE
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en la comparecencia posterior al Consejo de Ministros. / EFE

Euskadi se desmarca del Gobierno Sánchez que obliga desde el lunes a los bancos a hacerse cargo del tributo | Las Haciendas forales estiman que la seguridad jurídica que ofrece el fallo del Supremo les permite aplazar los cambios aprobados ayer por el Gobierno, aunque no descartan adoptarlos

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

El jeroglífico sobre quién debe pagar el impuesto hipotecario parece que comienza a descifrarse. Después de dos semanas en las que el poder judicial, en la figura del Tribunal Supremo, ha debatido en su fuero interno quién debió, debe y deberá pagar ese tributo con resultado de que en todos los casos es el consumidor el que debe pagar la minuta, el poder ejecutivo a través del Gobierno dio luz verde ayer al decreto a través del cual establece que es y será la banca la que responda por el gravamen de Actos Jurídicos Documentados. Será así desde el lunes en todas las comunidades autónomas, salvo en Euskadi y Navarra, territorios forales que no han adaptado a su normativa fiscal la medida urgente de Pedro Sánchez y donde, por tanto, los consumidores tendrán que seguir haciéndose cargo del impuesto -cuando no se trate de una hipoteca sobre la vivienda habitual- y las entidades seguirán libres, de momento, de esa carga fiscal por la que sí que deberán responder en el resto del Estado.

Desde la consejería de Hacienda del Ejecutivo vasco reiteraron ayer a DV que se continuará analizando la idoneidad de adaptar las modificaciones implementadas por decreto por el Gobierno central. A saber, la modificación del artículo 29 de la ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, con la inclusión de un párrafo que aclara que cuando se trate de escrituras de préstamos con garantía hipotecaria se considera sujeto pasivo al prestamista; y también la revisión del artículo 15 de la Ley del Impuesto de Sociedades para establecer que las entidades financieras no podrán deducirse dicho pago en el gravamen de Sociedades.

¿Qué grava el impuesto en Gipuzkoa?

Documentos notariales
Escrituras, actas y testimonios realizados ante notaria o notario. Primera copia de escrituras y actas notariales, siempre que su objeto sea valorable y recojan actos y contratos que puedan inscribirse. Por ejemplo: - Actos relacionados con el IVA de bienes inmuebles. Por ejemplo, escritura de compra de un bien inmueble nuevo. - Reparto, división, agrupación o unión de bienes inmuebles. Por ejemplo: división, o bien agrupación, de viviendas o fincas en el Registro de la Propiedad. - Declaración de nuevas obras, distribución horizontal. - Constitución y liquidación de préstamos garantizados con hipoteca.
Documentos administrativos
Anotaciones preventivas realizadas en el Registro Público; por ejemplo: embargos, demandas sin resolver en relación con una propiedad...
Documentos mercantiles
Todo documento semejante a letras de cambio, pagarés, recibos y giros.

¿Cómo se calcula la cantidad a pagar?

Base imponible
Valor manifestado por el escrito a documentar.
Reducciones en la base
Solo existentes en situaciones especiales.
Base liquidable
Es la cantidad que resulta de restarle a la base imponible las reducciones correspondientes.
Tarifa o tipo
En todos los casos, el 0,5%.
Exención
Cuando el préstamo o crédito se destine a la adquisición o rehabilitación de una vivienda habitual.
Cuota
Es la cantidad que resulta de aplicar a la base liquidable la tarifa o tipo que le corresponde.
Deducciones
No hay.

Las Haciendas forales reconocen que el citado artículo 29 que resultaba confuso en la normativa estatal también está incluído de forma idéntica en la legislación propia, pero estiman que las particularidades que presenta la propia normativa en el País Vasco resta urgencia a cualquier tipo de cambio a realizar que pudiera resultar precipitado.

Fuentes forales consultadas apuntan que «podemos hablar de que es prácticamente distinto el impuesto que se aplica aquí y el del resto de comunidades». Destacan, sobre todo, el hecho de que la adquisición de vivienda habitual no está gravada con el AJD, por lo que un porcentaje muy importante de las operaciones no están sujetas a tributación. Una particularidad que se seguirá manteniendo, ya que los territorios consideran que ese ahorro para los contribuyentes es una medida «social» para favorecer la adquisición de una primera vivienda y todavía, como señalan, no se han planteado que la norma cambie para que de esa exención se beneficien las entidades de crédito.

Y además de ser la única comunidad en la que existe una exención al pago del AJD (en vivienda habitual), para el resto de casos -segunda propiedad o locales, entre otros- el tipo establecido es del 0,5%, el más bajo en todo el Estado, donde hasta siete regiones presentan una tasa tres veces superior, del 1,5% (Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia). Por ejemplo, por una hipoteca de 120.000 euros, el AJD a abonar en Euskadi sería de 600 euros, mientras que en Andalucía se situaría en los 1.800 euros.

Las Haciendas explican que las particularidades del impuesto en Euskadi lo hacen «distinto» al estatal

Una hipoteca de 120.000 euros responde a un AJD de 600 euros en el País Vasco frente a 1.800 en Andalucía

Tras adaptar la exención del IRPF a las ayudas de maternidad, el OCT analizará las hipotecas

Las diputaciones consideran que el pronunciamiento del Supremo, que estableció esta semana que deben ser los adquirientes del inmueble los que abonen el impuesto de las hipotecas, no crea una situación de inseguridad jurídica por la que se deba realizar una modificación normativa de forma urgente. Más bien todo lo contrario, ya que el pronunciamiento del Alto Tribunal refuerza el giro tributario actual.

Reunión del OCT el día 22

Las instituciones vascas aplazan cualquier decisión formal en torno a modificar o no las normas forales hasta la próxima reunión del Órgano de Coordinación Tributaria (OCT), comisión en la que participa el Ejecutivo vasco y las tres diputaciones y en la que se consensúan y se armonizan los cambios en materia fiscal. El siguiente encuentro se celebrará día 22 de este mismo mes y posiblemente de ese encuentro surja la decisión definitiva que se adoptará el Euskadi. Curiosamente, en el último OCT de octubre las instituciones decidieron acometer otro cambio en la normativa referente al IRPF, que fue declarar exentas de ese tributo las prestaciones de maternidad. A diferencia de esta ocasión, en esa una sentencia del Supremo apremiaba a realizar ese cambio.

Por otro lado, y a diferencia con la cuestión de la maternidad, cualquier decisión no afectaría a la recaudación por tributos de las Haciendas vascas, ya que el gravamen no desaparecería, solo los sujetos de su abono, por lo que los ingresos por Actos Jurídicos Documentados no variarán por causas normativa. Concretamente el pasado ejercicio, las tres Haciendas recaudaron 38,9 millones por el gravamen, de los que cerca de 16,2 millones fueron ingresados por el fisco guipuzcoano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos