La Fed cede ante Trump y baja los tipos ya dos veces en 2019

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, este miércoles en rueda de prensa. /REUTERS
El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, este miércoles en rueda de prensa. / REUTERS

Lo justifica en que la inversión de las empresas y las exportaciones se han debilitado en Estados Unidos, pero su división interna descarta más bajadas

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Victoria del mandatario estadounidense Donald Trump ante uno de sus aparentes 'enemigos' internos, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, aunque de alcance tan limitado que puede resultar algo aislado. Con una clara división interna, que parece descartar a priori que se produzcan nuevos descensos de tipos de interés en EE UU a corto plazo, la Fed los rebajo este miércoles por segunda vez este año y en apenas mes y medio.

Oficialmente, el supervisor norteamericano no atisba grandes males e incluso habla de un mercado de trabajo aún «solido» en la primera potencia económica mundial y un crecimiento «moderado» de la actividad económica. Pero el Banco Central Europeo (BCE) profundizó la semana pasada en su política de tipos negativos y Trump había presionado en las últimas horas para que la Fed también bajara el precio del dinero allí, ante el temor de que el dólar se revalorizase frente al euro y condicionara sus exportaciones.

De hecho, uno de los argumentos de la Reserva Federal para bajar sus tipos de interés en 25 puntos básicos y dejarlos ahora en una horquilla de entre el 1,75% y el 2% es que las ventas a otros países desde EE UU y las inversiones de las empresas se han debilitado. A ello une las «débiles presiones inflacionistas» y que los «desarrollos globales» para la economía siguen alineados a la baja, es decir, que se presume que la ralentización económica que se viene observando hace meses va para largo.

Las previsiones no bajan

Estados Unidos, sin embargo, no lo acusaría especialmente en su PIB según la Fed, que eleva una décima su estimación de crecimiento para 2019 hasta el 2,2%, al tiempo que la mantiene en el 2% para 2020. La guerra arancelaria con China y las tensiones geopolíticas en Oriente Medio no le pasarían, por tanto, la factura que se podía temer.

Lo que no está claro es cómo trasladarán los bancos estadounidenses esta nueva bajada de tipos. El tipo de interés efectivo, por el que se prestan unos a otros, roza ya el techo del 2,25% que marca hoy en día la Fed ante un aparente problema de escasez de reservas bancarias, esto es, de liquidez.