Kutxa aprueba su paso a fundación bancaria

Asamblea de Kutxa. /
Asamblea de Kutxa.

Se ha aprobado con los votos de PNV, PSE, PP, CC.OO. y Pixkanaka

JULIO DÍAZ DE ALDAsan sebastián

La asamblea general de Kutxa ha aprobado este viernes su transformación en fundación bancaria. El cambio, impuesto a las cajas vascas por ley, fue aprobado por 39 votos a favor y ninguno en contra, después de que los compromisarios de Bildu abandonaran la reunión en protesta por la negativa de la caja a analizar la propuesta realizada por la Diputación de Gipuzkoa para que Kutxa regalara sus acciones en Kutxabank y se convirtiera en una fundación ordinaria.

La reunión, que se celebró en un tenso ambiente marcado por las declaraciones de los consejeros de la coalización abertzale, aprobó también los nuevos estatutos de la nueva entidad así como el patronato u órgano de gobierno que sustuiturá desde ahora a la propia asamblea general y al consejo de administración.

De este modo, Kutxa sigue el camino ya andado por sus cajas 'hermanas' en Kutxabank. BBK y Vital pasaron ya a ser fundaciones bancarias aunque en procesos más tranquilos y sin ninguna polémica. Los patronos de Kutxa han sido elegidos después de que las Juntas Generales de Gipuzkoa propusieran a los candidatos.

Ese patronato contará con expertos del mundo financiero, acreditados profesionales ligados a la Obra Social y una organización representativa de intereses colectivos del territorio. Junto a ellos habrá un represenante de los trabajadores de Kutxa y, quizás, sendos patronos nombrados por la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de San Sebastián en su calidad de organismos fundadores de la caja. Estos dos últimos no han aclarado si ocuparán los asisntos que les corresponden. Los que no estarán serán los cuatro patronos a los que el grupo juntero de Bildu tenía derecho, pues la coalición renunció a designarlos.

La Fundación Kutxa, que será la encargada de la Obra Social mientras la actividad financiera sigue en manos de Kutxabank, nace con una dotación inicial de 30.000 euros -el mínimo exigido por ley- y un patrimonio de 1.600 millones de euros que, en su inmensa mayoría, corresponde a sus acciones en el banco de las cajas vascas.

La asamblea se ha celebrado, acompañada de protestas de distintos colectivos como las plataformas IPRH Stop, Stop Desahucios y contra la privatización, apoyadas por EH Bildu, Equo y Ezker Anitza.

Tras la celebración de la Asamblea el secretario del Consejo de Administración de Kutxa, el jeltzale Iñigo Barandiaran, ha denunciado que "la izquierda abertzale no ha querido participar ni responsabilizarse y, una vez más, ha optado por situarse detrás de la pancarta, adoptando una actitud irresponsable que perjudica a Kutxa, a Gipuzkoa y al conjunto de la ciudadanía guipuzcoana".

Las acusaciones de EH Bildu

Los representantes de EH Bildu han abandonado este viernes la asamblea de Kutxa en la que se votará la transformación de la entidad en fundación bancaria al no haber podido debatir la propuesta de la Diputación de Gipuzkoa para convertirla en fundación ordinaria.

La consejera Ainhoa Beola ha denunciado el "robo" del que cree que va a ser objeto la caja por parte de PNV, PSE, PP, CCOO y Pixkanaka, que suman mayoría absoluta en la asamblea.

Ha asegurado que en esta reunión se les ha impedido hablar porque han "cortado" la electricidad en el momento en que lo iban a hacer.

Quienes sí han permanecido en la asamblea han sido el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, y el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, como representantes de las instituciones fundadoras de la caja de ahorros.

Garitano ha denunciado antes de entrar en la reunión que "se ha hurtado" el debate de la propuesta foral, que ha calificado de "justa, legal y beneficiosa para el conjunto del territorio" porque, según defiende su gobierno, la fundación ordinaria y la cesión de parte de las acciones de Kutxa en Kutxabank a los ayuntamientos es la única manera de mantener el carácter público y social de la caja.

Ha asegurado que están "explorando todas las vías legales" para que la situación tenga "marcha atrás", pues cree que sí la tiene "si hay voluntad política".

"No vamos a dejar escapar ni una sola de estas posibilidades para que Kutxa vuelva a ser de los guipuzcoanos y no de 15 particulares que puedan manejar la entidad bancaria a su antojo, como si fueran propietarios y fundadores sin serlo", ha destacado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos