Azpiazu insiste en la importancia de un sistema de previsión paralelo al público

Azpiazu insiste en la importancia de un sistema de previsión paralelo al público

Reitera su apuesta por generalizar una fórmula similar a la de Geroa que permita «complementar» la prestación general de la Seguridad Social

V. A. SAN SEBASTIÁN.

El consejero de Hacienda y Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, reiteró ayer su apuesta por, de alguna manera, generalizar en Euskadi la fórmula de las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) de empleo para lograr que los trabajadores vascos dispongan de una cobertura «complementaria» a la que ofrece el sistema público 'oficial' de la Seguridad Social.

Tras repasar la actualidad de la economía de la comunidad autómoma, Azpiazu, reconoció en una entrevista radiofónica que éste es «un asunto complicado», al tiempo que mostró su comprensión a las reticencias que a su propuesta (aún en ciernes) han mostrado tanto los sindicatos como las patronales. «Los trabajadores prefieren tener el dinero hoy y las empresas no quieren aportar más porque es un sobrecoste», dijo.

«No estamos hablando en ningún caso de sustituir» las prestaciones de la Seguridad Social, resaltó el consejero, quien no obstante apeló a «ser conscientes de que las pensiones públicas pueden tener en un futuro un límite determinado y a que hacer un esfuerzo actualmente y a lo largo de la vida laboral puede ser una manera de ahorrar que puede venir bien a todo el mundo».

Por ello, indicó que «todos» deben «buscar medidas» para «hacerlo de manera que sea positivo para el conjunto». En su opinión, la fiscalidad puede ser «un elemento que ayude a impulsar y desarrollar este instrumento».

Este último mensaje tenía como destinatario claro los tres departamentos de Hacienda de las diputaciones forales. De hecho, y a la vista de las reticencias mostradas por empresas y sindicatos, Azpiazu ha orientado el tiro hacia los territorios, de los que espera un gesto para, con ese 'caramelo' fiscal, intentar atraer a los que hoy rechazan de plano su propuesta.

Preguntado por la posible rebaja del IRPF para las rentas más bajas, el consejero recordó que se trata de un asunto que -como el anterior- compete a las Juntas Generales, si bien añadió que en este momento el sistema tributario vasco es «relativamente estable» y ya se hizo una reforma el año pasado que «está dando los frutos».

«Y vamos a dejar que funcione. No hay que cambiar las cosas mientras están funcionando y yo creo que están funcionando de una manera razonable», concluyó.

Azpiazu se refirió también a la situación económica vasca y explicó que pese a «una cierta ralentización», el año que ahora comienza será «positivo, con un crecimiento suficiente, sólido y capaz de generar empleo y aumentar la productividad».

La estimación oficial del gabinete Urkullu pasa por que el Producto Interior Bruto (PIB) del País Vasco repunte un 2,3% interanual en 2019, lo que permitiría generar cerca de 13.500 empleos netos a tiempo completo, mientras la tasa de paro caería por debajo del 10%, incluso a mediados de ejercicio.

Pedro Azpiazu dijo coincidir con el lehendakari, Iñigo Urkullu, en que Euskadi dispone de «un microclima económico positivo» y también político, con «una estabilidad considerable» que son «elementos positivos». Sin embargo, añadió, a pesar de esa ventaja comparativa con otros lares «no se debe caer en la autocomplacencia».

 

Fotos

Vídeos