Las plataformas digitales piden fijar por ley que los riders son autónomos

Un repartidor de Deliveroo. /Archivo
Un repartidor de Deliveroo. / Archivo

Proponen a su vez flexibilizar la figura del TRADE y a cambio ofrecerles mayores coberturas, como formación, indemnizaciones o bajas laborales

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La relación laboral que media entre plataformas digitales como Glovo o Deliveroo y sus colaboradores, los conocidos como 'riders', son objeto de controversia, hasta el punto que numerosos jueces han tenido que pronunciarse sobre si consideran a estos trabajadores realmente autónomos o, por el contrario, son falsos autónomos y deberían ser contratados como asalariados. Hay ya numerosas sentencias a favor y en contra sin que por el momento haya un criterio común que fije estas nuevas formas de modelos de negocio. Una de las últimas tuvo mayor repercusión al tratarse de una demanda colectiva promovida por la Inspección de Trabajo de Valencia contra Deliveroo y en la que el juez falló que casi un centenar de repartidores eran empleados de dicha empresa, y no autónomos.

Para terminar con esta judicialización, Adigital, la patronal de las plataformas digitales, junto a sus asociados Glovo, Stuart, Uber Eats y Deliveroo presentó hoy una propuesta para reformar la legislación laboral e incluir en ella estos nuevos modelos de profesionales. Lo que quieren es que la ley deje claro que son autónomos y que, por tanto, entre ellos y las empresas a las que dan servicio no media una relación laboral, sino mercantil.

Para ello, proponen reformar la Ley 20/2017 que regula el trabajo autónomos para incluir una nueva figura especial que ponga fin definitivamente a este conflicto y que se establezcan una serie de criterios para poder acogerse a esa relación especial, como el hecho de que la plataforma desarrolle su actividad como prestadora de servicios de la sociedad de información (básicamente serían plataformas de intermediarios), que la prestación de servicios y pago se realice a través de un soporte digital y que el usuario proveedor disponga de autonomía, no exclusividad y aporte las herramientas necesarias para el desempeño de su actividad. De igual forma, el contrato también se formalizará exclusivamente a través del soporte digital. El usuario podrá escoger la forma, los días y el horario sin tener penalizaciones, algo que estará garantizado por ley.

Cambio de condiciones

Al mismo tiempo, Adigital pide en la nueva normativa que va a enviar al Gobierno en funciones y partidos políticos modificar la actual figura del TRADE (Trabajador Económicamente Dependiente) y rebajar sus actuales requisitos, como reducir el umbral que está fijado ahora de que al menos un 75% de los ingresos provengan de una única empresa para así poder trabajar con más empresas.

A cambio, ofrecen dotarla de una serie de coberturas y beneficios, como recibir una indemnización en caso de que haya una rescisión unilateral del contrato, mejorar los seguros de coberturas, derecho a formación o a bajas laborales.

Según esta propuesta, los 'riders' tendrían dos modalidades laborales a las que acogerse para desarrollar su actividad: bien a través de la nueva figura que se crearía en la que les aseguran flexibilidad horaria sin ningún tipo de penalización (so pena de multa para la empresa), dejando a las compañías la opción de ofrecerles otro tipo de beneficios como formación, indemnizaciones o bajas, o bien a través de la figura del TRADE -con requisitos más relajados-, donde ya esas mayores coberturas quedarían establecidas por ley.

Autor: Óschar Chamorro y Virginia Carrasco
Vídeo: 'Rider' por un día