Los arrantzales no podrán descargar más bonito a partir del día 18

Los arrantzales no podrán descargar más bonito a partir del día 18

La Secretaría de Pesca ordena un cierre precautorio por estar próximo el agotamiento de la cuota

Alberto Echaluce
ALBERTO ECHALUCE

La Secretaría de Pesca Marítima ha emitido un comunicado en el que ordenará el cierre de la costera de bonito para el próximo día 18, momento en el que se presume que la cuota habrá quedado agotada. El fuerte ritmo de capturas de atún blanco alcanzaba el pasado día 3 los 10.362.398 de kilos, para un tope de cuota de 15.015.580. No obstante, los desembarcos están siendo tan elevado en los últimos días, y debido a que seguirán en la misma línea, se prefiere por parte de las autoridades pesqueras ordenar un cierre precautorio.

El cierre de la costera de bonito supondría un serio problema imponderable para los arrantzales debido a que habitualmente la costera se prolonga hasta el mes de octubre, pero en esta ocasión el ritmo de capturas, con descargas de 40.000 kilos de media por barco, han desembocado que la flota pesquera tenga que apurar los últimos días de faenas, antes del sorprendente cierre. Esto conllevará que a partir del día 18 los barcos de arrastre pelágico de Francia e Irlanda serán los únicos que tendrán cuota, con lo que la oferta de bonito que se podría adquirir sería exclusivamente de esta flota.

Los arrantzales comenzaron el mes de julio la campaña de bonito con buenas capturas. Así, para el día 27 de julio llevaban descargadas 8.182.611 de kilos en total, más de la mitad de la cuota, con lo que comenzaron a ponerse las luces rojas. Sin adoptar ninguna autorregulación esperaron a la llegada de las fiestas de Getaria y Hondarribia, puertos principales de captura, para aminorar el ritmo con el parón festivo de ambas flotas . No obstante, se lanzaron para adelante encontrándose ayer con la orden del Gobierno central para que pararan las descargas de bonito ante el presumible agotamiento próximo de la cuota.

Los arrantzales han encontrado muy cerca el pescado, lo que ha contribuido a que se produjeran capturas significativas. Todo ello también ha aumentado la rentabilidad, ya que se reduce el consumo de gasoil si se compara con las largas travesías cuando tienen que acudir a los caladeros de Irlanda. Otro factor que incide son las altas temperaturas de la mar, que posibilita la concentración de los túnidos en nuestra costa .También se produce mucha presencia de anchoa, con lo que al encontrar alimento hace posible que pueda ser localizado y pescado con caña.

Los comercializadores explicaron que se había producido la entrada de dos tipos de bonito: uno de 4 a 7 kilos de peso que ofrece un precio en lonja de 3,40 a 3,70 euros; y otro de 8 a 9 kilos de peso, con unos precios que escilan entre los 4,50 y 4,90 euros. El pasado año, la cotización en lonja del pescado se situó en torno a los 3,89 euros por kilo, 13 céntimos por encima del precio medio registrado en 2016.

Hace dos años se produjo un cierre prematuro de la campaña. El día 11 de setiembre que originó mucho malestar entre los arrantzales debido a que, aunque inicialmente se pensó que la causa estaba en el elevado registro de capturas, después se conoció que España había cedido 1, 2 millones de kilos de bonito a Francia sin el consentimiento del sector pesquero.

El pasado año los puertos vascos recibieron, 6,7 millones de kilos, con un valor en primera venta de 26,3 millones de euros y un precio medio de 3,89 euros el kilo. El puerto de Getaria lideró el capítulo de descargas con cerca de 2,8 millones de kilos, seguida de Hondarribia con 2 millones. En Bermeo se desembarcaron 701.000 kilos, mientras que en Ondarroa se contabilizaron 603.000 kilos.

Vendieron la cuota de atún rojo

Cabe recordar que flota vasca decidió vender el 82% de la cuota de atún rojo que disponía para pescar este año, en el Atlántico, a las empresas de engorde de Cartagena (Murcia), Ricardo Fuentes e Hijos y a la de L´Ametlla de Mar (Tarragona), Balfegó. Las Federaciones de Cofradías de Gipuzkoa y Bizkaia, vendieron un total de 660.000 kilos a ambas empresas, mientras que la flota se quedaba con 140. 000 kilos para capturarlas en verano. Esto hace que el único recurso alternativo al cierre del bonito es pescar el atún rojo no vendido. Dado que la cuota es muy baja su agotamiento será cuestión también de días, con lo que la flota padecerá una larga inactividad en otoño e invierno.

El motivo de la operación de venta de la cuota de atún rojo es que los arrantzales sacan más partido vendiendo la cuota que saliendo a la mar para pescarla. En este sentido, Eugenio Elduayen, presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, incidió en que «tenemos que velar por nuestros intereses . El pasado año se vendió el atún en lonja a una media de 5 euros-kilo. Sin embargo, las empresas de engorde están dispuestas a pagarnos entre 8 y 9 euros, sin afrontar gastos en gasoil, víveres y demás. Todo el mundo vendemos al mejor postor. Si los comercializadores están dispuestos a pagarnos ese precio les venderíamos a ellos». En el seno del sector de bajura se mantiene la opinión que «la venta de la cuota no genera ningún perjuicio a ningún sector porque en un mercado global hace que los comercializadores encuentren la especie en otros mercados».

Por su parte, las empresas de engorde, adquirientes de la cuota vasca , buscan incrementar su nivel de actividad para vender el pescado en EE UU y, sobre todo, Japón, donde lo puede colocar a unos precios muy superiores (entre 25 y 27 euros por kilo, en los últimos años ), una vez que las cuotas de esta especie son muy bajas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos