El área industrial de Mondragón generó 2.691 empleos el año pasado, más de siete al día

Asistentes al congreso del pasado año del Grupo Mondragon en el Kursaal./SARA SANTOS
Asistentes al congreso del pasado año del Grupo Mondragon en el Kursaal. / SARA SANTOS

Ucín afirma que «2018 va bien» y explica que la rentabilidad de la actividad manufacturera cayó un 9% «por las materias primas, la fortaleza del euro y la fuerte apuesta exterior»

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

La Corporación Mondragón presentó ayer el detalle de los números de su área industrial y con ellos un primer balance general de la Corporación, que el año pasado dio empleo a 80.818 personas, un 0,7% más que en el ejercicio precedente. El verdadero motor de esa inyección de puestos de trabajo tuvo un protagonista: la industria, que a lo largo de 2017 creó 2.691 nuevos empleos medios; eso supone algo más de siete contratos cada día. Además, 1.338 nuevas relaciones laborales surgieron en el Euskadi.

El Grupo presidido por Iñigo Ucín, puso en valor esa capacidad de generación de empleo -de alto valor añadido y elevada cualificación en su inmensa mayoría- a la hora de presentar un balance industrial anual que incluye, sin embargo, una caída de la rentabilidad acumulada, que se situó en 233 millones de euros, del 9% sobre 2016. El propio Ucín, en declaraciones a DV -realizadas la víspera en la inauguración en Italia de una planta de Danobat- reveló que «el descenso interanual, en realidad, se debe al impacto de un euro más fuerte, a la presión de unas materias primas cuyo precio subió el año pasado y también a la fuerte apuesta internacional del Grupo, que requiere de fuertes inversiones y de un tiempo prudencial para rentabilizarlas».

Las cifras

37.020
personas emplea en total el área industrial de Mondragón tras sumar 2.691 el año pasado, de las que 1.338 fueron en Euskadi.
233
millones
233
de euros fue el beneficio neto agregado de las cooperativas manufactureras de la Corporación en 2017, un 9% interanual menos.

Ucín se mostró optimista y aseguró que «2017 ha sido un buen año», para añadir que «2018 ha comenzado también bien». Eso sí, lanzó un mensaje a navegantes al explicar -con vistas al Congreso anual de la Corporación, que se celebrará el 14 de noviembre en el Kursaal- que «hay que pensar más en el proyecto cooperativo que en el bolsillo de cada cual».

Presidente de Modragón «Hay que pensar más en el proyecto cooperativo que en el bolsillo propio» Iñigo Ucín

¿Por qué esta idea? Porque Mondragón someterá en ese congreso a la consideración de sus socios una ponencia (una línea estratégica a seguir después) sobre la necesidad de reforzar los recursos (las reservas) de las cooperativas. «Hoy hay una enorme oferta de dinero barato, pero eso no siempre va a ser así; hay que prepararse, ser previsor y, si queremos proyectos fuertes y solventes, tenemos que reforzar nuestros recursos propios», añádió Ucín, quien subrayó la importancia de distinguir entre «lo que se debe hacer y lo que apetece al bolsillo de cada cual».

Menos facturación

En ese repaso a los números de 2017, Ucín recordó «la solvencia, la rentabilidad la trayectoria» de Laboral Kutxa, y subrayó de manera especial el regreso a los beneficios de Eroski, «que ahora, sin agobios, está renegociando la deuda con sus bancos y en donde el modelo de tienda 'Contigo' está funcionando muy, muy bien», aseguró. «Las cosas van bien, Eroski está de nuevo en positivo (ganó 33,2 millones) y no hay ningún motivo para que las cosas no vayan bien», zanjó.

La Corporación explicó que, en términos generales, las ventas de todo el Grupo sumaron 11.280 millones de euros, un 1% interanual menos, mientras que la inversión global ascendió a 451 millones, lo que eleva ese capítulo a 1.963 millones si se toman en consideración las cifras del último quinquenio.

De vuelta al área industrial, que cuenta con una plantilla agregada de 37.020 personas y una facturación de 5.547 millones de euros, lo que supone un ascenso interanual del 8,1%, el Grupo puso especial énfasis en esa capacidad empleadora. Y reveló que en entre 2012 y 2017, las industrias de Mondragón han creado 7.000 nuevos puestos de trabajo, de los que el 55% surgieron «en nuestro entorno».

Además, recordó el Grupo, «las cooperativas han sabido dar soluciones de empleo (principalmente a través de reubicaciones y prejubilaciones) a prácticamente el 100% de los 1.895 socios afectados por el cierre de Fagor Electrodomésticos».

El repaso a las cooperativas industriales revela que el 70% de sus ventas se realizan en el extranjero frentre al 30% del mercado estatal que, sin embargo, creció más que aquel. En concreto, un 8,6% (en España) frente a un 7,8, en el plano internacional.«El año pasado se produjeron nuevas implantaciones como algunas en China, México y Noruega, de modo que ya existen 143 filiales productivas en el extranjero», subrayó la Corporación.

Áreas pujantes

Mondragón recordó que el área de Distribución, que incluye a Eroski y a la agrupación Erkop, ganó 40 millones de euros el año pasado y «sigue suponiendo la que mayor empleo proporciona dentro del grupo, con 40.368 personas». Y también que Laboral Kutxa aumentó su beneficio consolidado un 9,1% respecto al ejercicio anterior, hasta alcanzar 121,4 millones, mientras Lagun Aro cerró el año con 27.986 mutualistas activos, y un fondo patrimonial que ya alcanza la cifra de 6.477 millones de euros.

«Continuamos aportando nuestro granito de arena a la sociedad. Somos conscientes de que el futuro estará lleno de retos que pondrán a prueba nuestras capacidades, pero confiamos en nuestro modelo y gracias al aporte de nuestras personas, continuaremos contribuyendo en la creación de una sociedad mejor y más justa», concluyó Ucín.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos