Adegi prevé que la economía guipuzcoana crezca a buen ritmo este año, aunque de forma más moderada

Adegi prevé que la economía guipuzcoana crezca a buen ritmo este año, aunque de forma más moderada
Mikel Fraile

El PIB aumentará entre un 2,2% y un 2,6% y se crearán 5.500 empleos netos, con lo que la afiliación marcará récord

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

La economía guipuzcoana seguirá creciendo este año a buen ritmo después de un 2018 que «extraordinario». Eso es lo que augura Adegi tras analizar las respuestas que han dado las empresas del territorio en este comienzo de ejercicio y que ha recogido la asociación empresarial en el Informe de Coyuntura presentado esta mañana.

El presidente de Adegi, Eduardo Junkera, ha comparecido junto con el director general, José Miguel Ayerza, y el responsable de Competitividad e Innovación, Patxi Sasigain, para dar a conocer el balance de 2018 pero sobre todo la tendencia de 2019. Los responsables de la asociación han destacado que pese a las incertidumbres que hay, sobre todo, en el panorama internacional el crecimiento de la economía del territorio retornará a ritmos más acordes con su potencial. Así, prevé que lo haga entre un 2,2% y un 2,6%, es decir, por encima de la media de los últimos veinte años y dentro de la tendencia expansiva mostrada en estos últimos años, aunque de forma algo más moderada.

Así, señalan que tras unos niveles récord en 2018 en casi todas las variables de la encuesta, las empresas del territorio inician este 2019 con niveles elevados de confianza, ventas, pedidos, utilización de capacidad productivo y empleo. «A una año extraordinario le sigue un buen año, no exento de incertidumbres, posiblemente más difícil, y en consecuencia con más retos a superar», destacan. Adegi

Tanto Junkera como Ayerza han evitado utilizar la palabra «desaceleración» y se han limitado a señalar que se moderará el crecimiento pero que los datos siguen siendo buenos. Así, en lo que respecta al empleo, después de que el año pasado se crearan 7.000 empleos netos y de forma generalizada en todos los sectores, se espera que este ejercicio crezca en otros 5.500 puestos de trabajo. De este modo, la asociación empresarial prevé que la afiliación a la Seguridad Social marque récord históricos, superando las cifras anteriores a la crisis.

Ayerza ha hecho hincapié también en que en Gipuzkoa se ha alcanzado en 2018 un volumen de salarios récord, superando la masa salarial en un 5% a la de 2008. En concreto, destaca que los sueldos crecieron el año pasado un 2% de media, frente a un aumento de la inflación del 1,2%, «con lo que los trabajadores han recuperado el poder adquisitivo perdido durante la crisis». Para este año se prevé que los salarios crezcan incluso por encima, un 2,2%.

La encuesta revela que los tres factores que más preocupan a las empresas son la dificultad para contratar personal cualificado, un aspecto que ya se situaban en los anteriores informes en el primer puesto. Le siguen los elevados costes laborales, que es otro clásico, y la preocupación por la economía internacional, que aumenta significativamente en esta última oleada. En este aspecto destaca las incertidumbres del 'Brexit' y también la desaceleración de algunas economías europeas, como la alemana o francesa y la entrada en recesión de Italia, que ha concatenado dos trimestres consecutivos de bajada del PIB.

Ayerza ha destacado que para superar esos mayores retos «habrá que insistir en la apuesta por proyectos empresariales basados en las personas y apostar con energía renovada por el talento, la inversión, la innovación y la cooperación entre las empresas.

Preguntados por si prevén una desaceleración suave, han tratado de evitar esta palabra. Ayerza ha señalado que tras crecer en 2018 un 2,8% el dato previsto para este año es «bueno aunque menor, lo que no significa que sea negativo». Al respecto, Junkera ha querido introducir una reflexión. «No somos ajenos al bombardeo de augurios realizado por gurús económicos, que emiten sus visiones sin datos e inducen al pesimismo». Pero ha advertido que «si todos vamos por la senda de hablar de desaceleración en clave negativa llegará un momento en que todos nos contagiemos y hagamos que se produzca».

Al respecto, se ha mostrado optimista, ya que ha recordado que las empresas de Gipuzkoa «han mostrado capacidad de afrontar retos y de reinventarse. En un escenario que está aún lejos del de Italia afrontaremos los próximos años con optimismo», ha remarcado.