El plan para que los autónomos coticen según sus ingresos afecta a 67.000 guipuzcoanos

Gráfico: Perfil del trabajador autónomo en el País Vasco. /Gráfico
Gráfico: Perfil del trabajador autónomo en el País Vasco.

Los colectivos profesionales del sector se muestran a favor de que se aporte por los ingresos reales, aunque difieren en las fórmulas. En Euskadi, el 76,4% de los trabajadores por cuenta propia cotiza el mínimo a la Seguridad Social, situación que la iniciativa del Ejecutivo debería revertir

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

Los hay que no llegan y los hay que se pasan sobradamente. Cada traba jador por cuenta propia es un mundo. Algunos tienen ingresos más bien continuados. Otros, sin embargo, no saben cuánto van a facturar a la semana siguiente y presentan grandes diferecias según los meses. Pero la gran mayoría de ellos -más del 76% en Euskadi-, opta por cotizar a la Seguridad Social por la base mínima. Esto es, declaran unos ingresos de unos 932,7 euros al mes y con ello abonan una cuota de 'solo' 279 euros al Sistema. ¿Qué sucede? «Que algunos no llegan y otros contribuyen menos al sistema de lo que deberían», apuntan desde UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) Euskadi. Para aclarar esa situación y para que, lejos de agrandar el agujero de la Seguridad Social los autónomos también ayuden a sostenerlo, el Gobierno se ha planteado modificaciones para que los trabajadores por cuenta propia coticen de forma más ajustada a los ingresos que perciben.

La iniciativa fue adelantada esta semana por la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, que explicó que «lo suyo sería que hubiese un acuerdo en virtud del cual, al igual que los trabajadores por cuenta ajena pagan en función de una serie de tramos de cotización según sus salarios reales, también los autónomos pudieran cotizar en función de ellos». Las asociaciones de autónomos han acogido la idea de forma positiva, pero ahora queda lo más complicado, diseñar un sistema en el que todos estén cómodos y sea avalado por el Ejecutivo.

Así las cosas, algo más de 67.000 trabajadores guipuzcoanos dados de alta como autónomos ya esperan para comprobar en qué medida les puede afectar el ajuste de cotizaciones que vaya a implementar el Gobierno, previsiblemente antes de que concluya este ejercicio.

«El sistema requerirá una mayor comunicación entre Hacienda y la Seguridad Social», señala UPTA

«500.000 autónomos no llegan SMI y el sistema les 'invita' a la economía sumergida», opina AVA

«Apoyamos la propuesta de la ministra ya que es una medida por la que venímos apostando desde hace mucho tiempo», apunta la secretaria general de UPTA-Euskadi, Silvia Martínez. La portavoz detalla que entre los autónomos que cotizan por la base mínima se encuentran «desde comerciantes de barrio a notarios», realidades muy diferentes que también registran una entrada de ingresos muy diversa.

En el caso de Euskadi, con datos del pasado 31 de marzo del informe sobre perfiles de autónomos del Ministerio de Empleo, tres de cada cuatro trabajadores por cuenta propia -concretamente el 76,4% de éstos- cotiza por ese mínimo. Una realidad que en el conjunto del Estado, supera el 85% del total de autónomos -«en Euskadi hay mayor cultura de preveer el futuro», justifican las asociaciones-. En el País Vasco los que así lo hacen son más de 63.000 de los casi 173.000 inscritos en el RETA -82.549 son personas físicas- , y en el Estado, cerca de 1,7 millones de un total de 3,2 millones.

Es evidente que las realidades de cada uno de esos autónomos vascos son diferentes de forma que, como apunta la portavoz de UPTA, «hay una incogruencia injusta y habría que diseñar un nuevo sistema donde se tengan en cuenta los ingresos». Y es que no es lo mismo que un trabajador por cuenta propia que un mes ingresa 150 euros tenga que abonar una cuota de 279 a que otro profesional que declara unos rendimientos superiores a los 60.000 euros pague lo mismo. «Está claro que el nuevo sistema requerirá de un mayor control pero también de una comunicación más fluida entre las Haciendas y la Seguridad Social, para comprobar los ingresos de cada autónomo», describe Silvia Martínez.

¿Qué fórmula implementar?

El grueso de los autónomos se muestra favorable a esa reforma, pero, ¿qué fórmula es la más adecuada para conseguir implementar la idea de forma eficaz? Emi Sánchez, directora gerente de la Asociación Vasca de Autónomos AVA-ATA Euskadi, advierte de que la cotización por ingresos «es difícil de implementar, ya que un autónomo desconoce 'a priori' lo que va a ganar hoy o mañana». Por tanto, «fijar una cotización sobre lo facturado y más hablando de hacerlo antes de la actividad, es complejo».

Desde ATA plantean que esa cotización se haga 'a posteriori' «tras hacer la declaración de la renta y cuando se puede analizar todo». Una fórmula, defiende Sánchez, que ya se aplica en otros países.

Tanto AVA como UPTA consideran imprescindible implementar una cotización por ingresos, sobre todo, explica la gerente de AVA, «porque hay 500.000 autónomos que tienen rendimientos netos por debajo del SMI -para los que la cuota mínima ya resulta excesiva- y a los que se está 'invitando' a irse a la economía sumergida».

Ambas asociaciones han preparado ya sus propuestas para su debate en la mesa que el Gobierno tiene planteada poner en marcha para finales de este mes. Los planteamientos tienen algún paralelismo pero son diferentes en sus puntos principales. AVA-ATA Euskadi propone que los autónomos con ingresos por encima de la base mínima aumenten «voluntariamente» su cotización, de forma que se aporten más ingresos al sistema y haya una mejor protección social del colectivo.

La principal asociación de autónomos del Estado, calcula que el 75% de éstos cuenta con unos ingresos por encima de la base mínima, de forma que sería este colectivo el que elevaría su aportación. Plantean también realizar aportaciones voluntarias al inicio del ejercicio que no modifiquen la cuota mensual pero que computen como si se cotizara por una base mayor.

Propuestas

ATA
Ingresos por encima de la base mínima
Propiciar que aquellos que puedan (el 75% del total) aumenten voluntariamente su base de cotización, lo que permitiría disponer al sistema de más ingresos y a los autónomos, de una mejor protección social.
Ingresos por debajo de la base mínima
Los que ingresen menos de la mitad del SMI anual, quedarían exentos de cotización si demuestran ciertas condiciones.
UPTA
Tarifa plana
Para los autónomos con ingresos inferiores al SMI, se aplicará la cotización de 50 euros al mes.
Tramo medio
Entre el SMI y los 40.000 euros de ingresos al mes (un 70% del total) se permitiría elegir la cuota a cotizar.
Tramo superior
Los que presenten unos ingresos por encima de 40.000 euros cotizarían al menos por el doble del SMI.

Hay que tener en cuenta además que una mayor cotización redundaría en mejores pensiones para este colectivo que en estos momentos percibe una prestación media de 610 euros al mes, por debajo del SMI.

En lo que respecta al 25% de los autónomos con ingresos por debajo de la base mínima, ATA propone que queden exentos de cotización aquellos cuyos ingresos no superen la mitad del SMI y puedan demostrar no haber realizado la actividad de forma continuada durante dos meses en un ejercicio completo, o periódica y discontinua durante cuatro meses en un periodo de doce. La asociación que dirige Lorenzo Amor emplaza además a fomentar e incentivar que esos autónomos esporádicos estén en el sistema.

Desde UPTA plantean un baremación que se resumiría en tres tramos. En el primero, a los autónomos con ingresos inferiores al SMI, se les aplicaría la tarifa plana a autónomos. Esto es, una cuota de 50 euros al mes que es la que se les aplica en estos momentos a los nuevos autónomos durante el primer año de actividad. En segundo lugar y hasta alcanzar unos ingresos de 40.000 euros al año, desde UPTA proponen que se pueda elegir la cuota por la que cotizar. En este colectivo -afirman- se encontraría alrededor del 70% de los trabajadores por cuenta propia, de forma que no se verían afectados por la reforma.

Y en tercer lugar, plantean un último tramo para los que ingresen más de 40.000 euros, para que estos (señalan que alrededor del 20% de los autónomos), coticen, al menos, por el doble de esa cuota mínima, «de forma que se refleje la realidad del colectivo tal y como es y se ayude a alimentar la caja única»

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos